Al menos ocho niños en riesgo si cierra unidad de hemodiálisis del J.M. de los Ríos

Hace más de dos meses que la incertidumbre se apoderó del piso de Nefrología del hospital infantil J.M. de los Ríos. Primero por la muerte de cuatro pequeños luego de que se produjera un brote infeccioso en la unidad de hemodiálisis. Ahora porque el Ministerio Público ejerció una acción de protección contra el centro de salud y solicitó el cierre temporal de la unidad. Más malas noticias para los padres de los pacientes, sobre todo de los menores, quienes quedarán desamparados con la suspensión del servicio.

La medida fue anunciada a través de un comunicado emitido por la Fiscalía la tarde el jueves, 13 de julio, y fue requerida por el fiscal 92° nacional, David Toro. Además del cierre preventivo por contaminación, el funcionario también solicitó que los pacientes sean referidos a otros centros de salud con atención pediátrica y se les garantice el tratamiento médico y farmacológico.

Sin embargo, el J.M. de los Ríos es el único lugar en donde Deivis, el hijo de Liliana Chinaglia, puede ser atendido. Por su edad y su peso, el niño de seis años solo puede ser tratado en el centro de salud ubicado en San Bernardino, que cuenta con la única unidad de hemodiálisis infantil en el país.

Belén Arteaga, jefa del servicio de Nefrología del hospital, indicó a Efecto Cocuyo que hay al menos ocho que no cumplen con los requisitos para ser tratados en una unidad de adultos. Uno de ellos es que tengan un peso mayor de 20 kilos. “Nosotros somos los únicos que los dializamos”, alertó.

Por lo general, los niños deben dializarse dos veces a la semana, mientras que a los adolescentes les corresponde hasta cuatro veces. Si no se cumple el procedimiento, entonces el organismo comienza a acumular toxinas y el riesgo mayor es la muerte. Arteaga explicó que, pese a que las máquinas para tratar los pacientes son las mismas en las unidades infantiles y de adultos, los parámetros de atención cambian. También el hecho de que tiene que haber un nefrólogo pediatra para prestar la atención médica a los pequeños.

“¿A dónde voy a mandar a esos muchachitos? Nosotros no tenemos a dónde referirlos. Algunas de las mamás de los adolescentes han conseguido cupo para sus hijos en otras unidades”, aseguró.

Tal es el caso de José Luis Vergara, papá de Carina. De cerrar la unidad del hospital, se devolvería a La Victoria con su hija, de donde tuvo que mudarse luego de que la adolescente de 15 años ingresara al J.M. de los Ríos. En Maracay, aseguró, le consiguieron un cupo en un centro de salud.

“Todavía no nos han dicho nada del cierre, pero eso es lo que se comenta”, dijo. Añadió que tiene tiempo pensando en un plan B para que la posible suspensión del servicio “no nos agarre fuera de base”. Sin embargo, aseguró que apoya a los padres de los niños más pequeños, quienes son los que se verían más afectados por la medida. “A ellos los están echando al abandono”, lamentó.

Vicky Fernández es mamá de Andrés, de 14 años, y desde que el brote infeccioso empezó, ella también comenzó a buscar otro sitio para dializar a su hijo. Sin embargo, no ha sido fácil alejar al adolescente de todos los problemas que rodean al J.M. de los Ríos. “A mí sí me mandaron a buscar otra unidad de hemodiálisis, pero el Seguro Social dice que no me va a dar cupo en otro hospital porque todo está bien aquí”, afirmó.

Hasta la fecha, el brote infeccioso de klebsiella, psedumona y estafilococo ha cobrado la vida de cuatro pacientes. La primera de las muertes ocurrió el 3 de mayo y fue la de Raziel Jaure, de 10 años. Le siguieron Samuel Becerra, de 12; Dilfred Jiménez, de 16; y Daniel Laya, de dos años. 

Tras la causa del brote

El MP indicó que la acción de protección contra el hospital J.M. de los Ríos —y contra el Ministerio de Salud— guarda relación con la investigación que lleva el fiscal 66° nacional, Renny Amundaray, sobre la muerte de los cuatro pacientes ocurridas entre mayo y junio de este año.

Los padres de los niños aún no han recibido noticias por parte de la Fiscalía. Sin embargo, se pudo conocer que el MP aún se encuentra en fase de interrogatorios a los médicos, que empezó la semana pasada y que está prevista que finalice la semana del 17 de julio.

Los padres de los niños también indicaron que la semana pasada se hizo un lavado a los tanques generales del hospital que surten al servicio de Nefrología y se realizó mantenimiento a la planta de ósmosis.

Lea también:

“A mi hijo de 5 años le da miedo dializarse”, madre de paciente del J.M. de los Ríos