AI: De no aceptar ayuda, se estará condenando a millones a un final lento y doloroso

“El presidente Maduro, la oposición, los dueños de las empresas, sindicatos y asociaciones profesionales, y la comunidad internacional deben entablar con urgencia un diálogo sustancial. Deben identificar y aplicar mecanismos innovadores, efectivos y no discriminatorios para hacer llegar una ayuda humanitaria esencial a los millones de personas cuyas vidas dependen de ella”, dijo Erika Guevara-Rosas, directora para las Américas de Amnistía Internacional.

Según escribió, de no aceptar la ayuda “estarán condenando a millones de personas a un final lento y doloroso. Se ha acabado el tiempo para la política mezquina”.

Guevara-Rosas hizo referencia al hospital J.M. de los Ríos, que en otro tiempo fue referencia pediátrica internacional, diciendo que “hoy es un trágico símbolo de la crisis que está arrasando este país”.

El hospital ha protestado en varias ocasiones por las condiciones de infraestructura en la que se encuentra y por la escasez de medicinas. El servicio de terapia neonatal se ha inundado por aguas servidas, el servicio de alimentación ha sido deficiente, los trasplantes renales tienen siete meses suspendidos por la escasez y gran cantidad de medicamentos escasean.

Para Guevara-Rosas, la escasez de suministros médicos es grave pero constituye solo un aspecto de la profunda crisis humanitaria que devora Venezuela desde hace tres años. “La tragedia podría haberse evitado. El país suramericano disfrutó durante años de la prosperidad que conllevaba tener una de las mayores reservas de petróleo del mundo.”

De acuerdo a la Federación Farmacéutica Venezolana, para abril de 2016 la escasez de medicinas se ubicaba en 85%. De igual manera, la Sociedad Venezolana de Psiquiatría alertó que la existencia de drogas psiquiátricas en el país se ha reducido en 70%.

“Los médicos, ante tal escasez, tienen que improvisar para salvar vidas, como si trabajaran en una zona de guerra“, dice la relatora.

Guevara-Rosas habló también de la Maternidad Concepción Palacios, nosocomio que ha protestado con frecuencia en los últimos meses. “El personal directivo de la Maternidad, la mayor de Venezuela, nos contó que en el primer trimestre de 2016 murieron 101 recién nacidos, el doble que en el mismo periodo de 2015. En el mismo hospital habían muerto unas 100 parturientas en lo que iba de 2016”, se puede leer en el comunicado.

En la maternidad no hay aire acondicionado y la mayoría de los medicamentos escasea. En un recorrido realizado por el equipo de Efecto Cocuyo, se pudo evidenciar las precarias condiciones del hospital.

“Sólo existe una solución clara para esta crisis. El gobierno debe deponer su testaruda actitud y pedir ayuda al mundo“, dijo.

La nota de Guevara-Rosas fue originalmente publicada en Aristegui Noticias.

(Visited 5 times, 1 visits today)

Comentarios

No Comments Yet

Leave a Reply