"Agarré a mi muchacho y corrí", madre tras incendio en la emergencia pediátrica del Clínico Universitario - Efecto Cocuyo

“Agarré a mi muchacho y corrí”, madre tras incendio en la emergencia pediátrica del Clínico Universitario

Un cortocircuito en los aires acondicionados colocados frente a la emergencia pediátrica del Hospital Universitario de Caracas (HUC) ocasionó que la sala de urgencias en donde tratan a los niños se llenara de humo. Esto derivó en un pequeño incendio este miércoles 14 de marzo, cerca de las 8:15 am. Sin embargo, el incidente no pasó de ser “solo un susto” tras ser controlado rápidamente y no dejó ninguna víctima fatal.

Cler Briceño recuerda que los médicos estaban pasando revista cuando vio una llamarada fuera de la ventana de la sala. Rápidamente, el humo empezó a entrar a la habitación y la gente que estaba en la emergencia empezó a correr. “Yo agarré a mi sobrino y se lo lancé a mi papá, que estaba afuera esperando. Luego entré otra vez para nuestras cosas”, cuenta.

El sobrino de Cler tiene asma severa y había ingresado a la emergencia el pasado lunes 12 de marzo, porque presentó dificultades para respirar. El pequeño de ocho años resultó afectado por el humo, según contaron sus familiares, pero está estable.

Permanece en una de las habitaciones habilitadas para los pacientes de urgencias en el piso 9 de la torre de hospitalización, adónde fueron trasladados niños y familiares temporalmente luego de que desalojaran el área en planta baja.

“Casi que me lo mandan para terapia intensiva“, agrega Santiago Briceño, abuelo del niño. Sin embargo, asegura sentirse aliviado de que la situación no fue grave y aplaude la rápida respuesta que tuvo el personal del hospital.

“Inmediatamente llegaron los Bomberos de Caracas. Todos reaccionaron bien. En la emergencia entraron médicos, enfermeras, hasta personal de seguridad y de limpieza, para ayudar a sacar a los niños que estaban ahí”, dice.

Neiyerlin tenía menos de dos horas de haberse instalado en la emergencia cuando se produjo el incendio. “Estaban evaluando a mi hermana cuando empezamos a ver el humo“, recuerda. Agrega que la gente salió corriendo de la sala y que gritaban “se está quemando el hospital“.

El papá de Neiyerlin cargó en sus brazos a la niña de ocho años -diagnosticada con paludismo– para tratar de huir del incendio. Para el momento del incidente, en la sala había aproximadamente 10 pequeños.

“Yo agarré a mi muchacho y corrí“, asegura Germari Ávila, quien también tomó en brazos a su bebé de ocho meses hasta llegar a la calle. “Gritaron hay humo y empecé a correr“, añade. Su pequeño ingresó a la emergencia por una infección urinaria. Indicó que el niño fue afectado levemente por el humo, pero que lo supero satisfatoriamente.

El cortocircuito se produjo en el compresor de los aires acondicionados que refrescan el sótano del hospital. Estos aparatos están ubicados frente a las ventanas de la emergencia pediátrica. La sala continúa desalojada para la tarde de este miércoles.

Comentarios

No Comments Yet

Leave a Reply

¡Suscríbete!