A un mes del #19Abril, familiares de las víctimas aún reclaman justicia

La vida después del 19 de abril no fue la misma para los familiares y amigos de Carlos Moreno, Almelina Carrillo y Paola Ramírez. El primero era estudiante de Economía en la Universidad Central de Venezuela (UCV); la segunda, camarera en la Policlínica La Arboleda; y la tercera, estudiante de la Universidad Católica del Táchira (Ucat). Los tres tenían poco o nada en común hasta ese día. Los tres murieron en medio de las protestas que tuvieron lugar en Caracas y San Cristóbal aquel miércoles, feriado nacional.

Un mes después de los hechos, las pesquisas de la Fiscalía y el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) han dejado cuatro detenidos. Para algunos familiares, el martirio sigue estando acompañado de llamadas de fiscales y visitas al Ministerio Público (MP); para otros, el caso ya está prácticamente cerrado, a pesar de las dudas.

Carlos Moreno

Carlos José Moreno planificaba su fiesta de cumpleaños número 18 para el sábado 22 de abril; pero a su familia le tocó la dura tarea de planificar su velorio y de enterrarlo un día antes de que cumpliera la mayoría de edad. En lugar de una reunión con los suyos, ese sábado conmemoraron su vida con el inicio de los novenarios.

A Carlos lo mató una bala en la cabeza el 19 de abril. La manifestación opositora se encontraba en la plaza La Estrella, en San Bernardino, cuando un grupo de motorizados armados lanzó una bomba lacrimógena a la concentración que se preparaba para salir. Acto seguido, sonaron las detonaciones y el muchacho quedó tendido en el pavimento al frente del Abasto Bicentenario.

“Fue una conmoción porque todo ocurrió muy cercano a su cumpleaños“, dijo a Myriam Altuve a Efecto Cocuyo, coordina del oratorio Don Bosco del colegio salesiano donde estudió Carlos. “Él venía preparando su fiesta. La mamá pidió que el novenario comenzara ese día; nos quedamos impresionados con la cantidad de jóvenes que asistieron”.

Para Ana Barón, la vida después de ese 19 de abril aún transcurre entre idas y venidas a la sede de la Fiscalía. La más reciente visita de la madre de la víctima fue este jueves 18 de mayo, luego de que el ministro de Relaciones Interiores, Justicia y Paz, Néstor Reverol, informara sobre la detención de uno de los implicados en el homicidio.

Jonathan Camacho, oficial jefe de la Policía de Sucre y quien fue señalado como presunto autor material del crimen, fue detenido el pasado 16 de mayo en la sede policial en La Urbina por efectivos del Cicpc. “Este es un oficial activo, jefe de Polisucre, de 38 años y que es apodado ‘Jhonathan 38’, y según las investigaciones, acudió al lugar de los hechos en una moto, sin uniforme y logró infiltrarse entre los manifestantes y disparar contra varias personas presentes allí”, indicó el ministro Reverol durante una alocución el miércoles 17 de mayo.

El MP también informó sobre la detención de Alexander José Linares, de 40 años, por su presunta responsabilidad en la muerte de Carlos. Fue detenido el lunes 15 de mayo en las adyacencias de la avenida Fuerzas Armadas y se fijó el Rodeo III como sitio de reclusión. Ambos hombres pertenecen al colectivo Frente 5 de Marzo, que opera en Cotiza, San Bernardino, San José y La Candelaria.

Un mes después de los hechos, quienes querían a Carlos vislumbran algo de la justicia que tanto pedían. Aún así, Altuve se mantiene escéptica hasta conocer a mayor profundidad lo que han arrojado las pesquisas. “Ojalá no estén poniendo a pagar a alguien que no lo hizo. Si fue él (Camacho), allá él con su conciencia“, expresó.

Almelina Carrillo

A unos escasos 400 metros del lugar donde cayó Carlos Moreno también murió Almelina Carrillo. No fue en la marcha opositora, sino en la chavista cuando la camarera fue impactada en la cabeza por una botella llena de agua congelada. Sin estar identificada con el oficialismo, Almelina caminaba por el Pasaje Esmeralda de La Candelaria vía la Policlínica La Arboleda. El objeto que le fue lanzado directamente le ocasionó una fractura de cráneo abierta.

Cuatro días después de haber recibido el golpe, el 23 de abril, Almelina falleció en el mismo lugar donde trabajaba. Quienes compartieron con la mujer de 48 años en el centro de salud lamentan su partida y la recuerdan como a alguien vivaz. “Siempre estaba feliz y sonreía. Era muy buena persona. Sus amigos del turno de la tarde la querían mucho”, contó una camarera que prefirió no revelar su identidad.

Desde hace 19 años, Almelina trabaja en la clínica ubicada en San Bernardino. En sus redes sociales es frecuente ver fotos de ella abrazada con sus compañeros de trabajo y celebrando con ellos. Vivía cerca del centro asistencial junto con sus padres y su hijo. Ella era el sostén de su hogar.

Momento en el que Almelina Carrillo fue impactada por la botella:

De acuerdo con las pesquisas del MP y del Cicpc, la botella provino del edificio Rostrol, ubicado en el pasaje Esmeralda. El locutor y abogado Jesús Juan Albi Zambito es señalado de ser el culpable de la agresión y permanece detenido en la sede del Cicpc en la avenida Urdaneta, pese a que el tribunal decretó el Centro Penitenciario Metropolitano Yare III como sitio de reclusión.

Homicidio intencional calificado con alevosía y por motivos fútiles e innobles es el delito imputado a Albi Zambito.

Paola Ramírez

Un detenido dejó la muerte de Paola Ramírez, de 23 años, en San Cristóbal. La joven fue impactada por una bala en la cabeza mientras era perseguida junto a otros manifestantes por un grupo de civiles armados en motos. Tras varias detonaciones, el cuerpo de Paola quedó tendido en la esquina de la calle 12 con carrera 11 del sector San Carlos. 

El gobernador del estado Táchira, José Gregorio Vielma Mora, no tardó en pronunciarse sobre el presunto culpable de los hechos: Iván Alexis Pernía, de 33 años. El mandatario tachirense escribió la noche del 19 de abril en su cuenta de Twitter que Pernía fue detenido “por el asesinato de Paola Ramírez en San Cristóbal” e indicó que el hombre pertenecía a las filas de un partido opositor.

El mismo día, el primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv), Diosdado Cabello, se refirió al hecho en su programa Con El Mazo Dando. “Iván Alexis Pernía Dávila, de 31 años, abiertamente opositor, le disparó a unos motorizados que transitaban por la vía y el disparo alcanzó a la muchacha. Se hicieron las experticias al arma”, dijo. Figuras del oficialismo denunciaron que Pernía, también comerciante, es militante de Vente Venezuela.

De acuerdo con el MP, el acusado efectúo varios disparos en contra de los civiles armados desde uno de los edificios en la zona y uno de los proyectiles impactó a Ramírez. El organismo también señala que Pernía se entregó a funcionarios del Cicpc la noche del miércoles y dio a las autoridades policiales el arma y sus respectivas municiones. El Centro Penitenciario de Occidente II fue fijado como el sitio de reclusión.

Carmen de Gómez, tía de Paola, aseguró a Efecto Cocuyo que la familia ha encontrado todo menos paz, a pesar de que la Fiscalía dio con el autor material. “Ni a mi cuñada ni a su esposo los han vuelto a llamar desde que fue el funeral (el 21 de abril)”, dijo. Añadió que las autoridades prometieron a los padres de la joven llevarlos al lugar de los hechos y hacer una planimetría. Sin embargo, aseguró, las palabras solo se quedaron en promesas.

“Uno no confía, ellos dicen que fue ese señor, pero como familia no tenemos la seguridad de que haya sido él (Pernía). Estamos esperando que se calmen un poco más las cosas para pedir que sigan las investigaciones; pero el caso está cerrado. Ya como familia, estamos resignados“, afirmó.

(Visited 266 times, 266 visits today)