A secas y sin luz se estrenó el 2017 en varios hogares venezolanos

Algunos hogares de Caracas empezaron el nuevo año secos. Otros, en Puerto Ayacucho, a oscuras. Las deficiencias en la prestación de servicios de electricidad y de agua no se quedaron en 2016 para los venezolanos, a pesar de haber sido el año con uno de los racionamientos más estrictos a causa del fenómeno El Niño.

En la urbanización Piñonal, ubicada en Maracay, las fallas en el servicio de Hidrocapital le “aguaron” las fiestas de fin de año a Cristina. “Pasé el 31 de diciembre sin agua. Llegó fue el domingo, 1 de enero, a las 2:00 am. Me arruinó la celebración”, explicó por Cocuyo Whatsapp. Añadió que el corte de agua también se presentó en otros sectores de la ciudad aragüeña.

Una situación similar le pasó a Ginelly horas después del cañonazo de año nuevo. Los primeros días de 2017 los comenzó con el pie izquierdo y con los grifos secos en su casa en Ruiz Pineda, en Caracas. “Ya teníamos dos meses sin que nos cortaran el agua“, indicó vía Whatsapp.

Sin previo aviso, la suspensión del servicio se extendió por cuatro días en el sector. “Apenas ahorita (miércoles 4 de enero) es que está sonando el tanque, pero solo sale agua sucia”, dijo.

En Cumbres de Curumo, Carolina también denunció que en su casa pasaron los primeros cuatro días del año sin una gota del líquido.

Frida es otra usuaria de Cocuyo Whatsapp que lleva los días del servicio contados. “Ya tenemos casi dos años con racionamiento“, explicó desde su apartamento lleno de botellas para fregar y limpiar. Asegura que el agua llega a su edificio en Los Palos Grandes los domingos y se distribuye lunes y martes todo el día.

Los miércoles, si tiene suerte y el nivel del tanque lo permite, también cuentan con el servicio el día completo. De jueves a domingo viven el verdadero calvario: por aproximadamente 30 minutos y dos veces al día solo ponen el agua en los apartamentos. “Ya no tenemos hoy miércoles”, aseguró.

El pasado 2 de enero, el hasta entonces ministro de Ecosocialismo y Aguas, Ernesto Paiva, anunció que a partir de ese día un nuevo plan de racionamiento de agua sería implementado en municipios zulianos de Almirante Padilla, Miranda, San Francisco, Mara, Lossada y Maracaibo.

Con la anunciada estabilización de los niveles de agua en los embalses Manuelote, Tulé y Tres Ríos, el suministro de agua fue modificado de 30 horas de suministro y 150 horas de racionamiento a 36 por 36 horas. Aún así, Inés aseguró a través de Cocuyo Whatsapp que los cortes de agua “siguen siendo terribles” en la capital zuliana.

El hampa también ha azotado a las comunicaciones en Zulia. Delincuentes han sustraído cables de Cantv en los municipios Maracaibo, Jesús Enrique Lossada, Cabimas, Miranda,  Cabimas y Lagunillas. Usuarios de la plataforma han denunciado fallas en el servicio telefónico, en la conexión a Internet y en los puntos de venta, según reseñó el medio Panorama.

Las fallas de agua no fueron las únicas que aparecieron al comienzo de este 2017. Un apagón dejó a oscuras a los amazonenses el tercer día del año por aproximadamente dos horas y media. Sin embargo, el corte de luz no sorprendió a Héctor Escandell, oriundo de Puerto Ayacucho.

“Aquí todavía no han quitado el racionamiento eléctrico. Quitan la luz por circuito y a cada uno le toca dos veces a la semana”, indicó. “Cuando el país no estaba en crisis eléctrica, aquí ya había racionamiento“, dijo. Horas después, Corpoelec informó que la falla se debió a una falla en el sistema de conexión del sistema Caicara-Cabruta.

Los vecinos del sector Los Kioscos, en San Cristóbal, también las “vieron negras” el pasado domingo 1 de enero, tras un corte de luz producido en la zona. La interrupción del suministro ocurrió apenas pasada la medianoche hasta las 4:00 am. Así lo aseguró Teresa de Contreras a Efecto Cocuyo, quien añadió que minutos después de que se restableciera el servicio, volvieron a cortar la energía hasta poco después de las 6:00 am.