80% de los niños desnutridos atendidos por Cania son menores de dos años

En un espacio en Antímano donde antes funcionaba una planta de Cervecería Polar ahora está el Centro de Atención Nutricional infantil de Antímano (Cania), una iniciativa de la empresa para retribuirle a la comunidad su apoyo durante tantos años. Cuando Polar realizó un estudio para ver qué era lo que más necesitaba la parroquia, los resultados arrojaron que la desnutrición en niños era el principal problema. Veintidós años después, el problema persiste y la presencia del centro es más agradecida que nunca.

Aunque en un principio la iniciativa estaba orientada solo a atender a la parroquia de Antímano, personas de la Gran Caracas, de Higuerote y de La Guaira también buscan atención en el centro. Allí, especialistas ofrecen atención gratuita a niños y mujeres embarazadas y hacen seguimiento de los casos de desnutrición infantil.

Sin embargo, los esfuerzos no solo se circunscriben al edificio en donde Cania funciona, sino que también llega a las comunidades con trabajos de prevención que involucran no solo a las familias, sino también a líderes comunitarios, maestros y promotores para promover una alimentación balanceada.

La labor se ha vuelto más necesaria que nunca. Mientras que en 2015 las evaluaciones de Cania en la comunidad advirtieron sobre una malnutrición por exceso, en 2016 las cifras se voltearon y la malnutrición por déficit tuvo una tendencia al aumento. Para 2014, 41% de la población infantil evaluada por Cania presentaba algún grado de desnutrición, pero en 2016 ese número incrementó a 57%.

Con sus evaluaciones en la comunidad de Antímano, el centro de atención también determinó que justamente los niños con malnutrición por déficit son los más pequeños: 80% de los desnutridos son menores de dos años de edad.

Una solución al problema

Para los especialistas del centro de atención es normal escuchar que las mamás se quejen por “lo caro que está todo” o porque “no se consigue” una cosa un otra. Sin embargo, Los nutrólogos y nutricionistas orientan a las familias en la búsqueda de alternativas saludables con recetas económicas y con ingredientes disponibles en los supermercados para no dejar de lado la nutrición de los niños.

En la última encuesta de seguridad alimentaria de las familias de Antímano realizada por Cania, 85% de los consultados dijo tener algún grado de inseguridad alimentaria. En el estudio se preguntó si algún miembro familiar ha dejado de comer por la situación o si se ha dejado de consumir algún alimento.

En la encuesta también se obtuvo que los alimentos más consumidos por la población evaluada son la margarina, la harina de maíz precocida y el queso, mientras que los de menor ingesta son las proteínas y las frutas.

Con distintas actividades, Cania promueve la lactancia materna y orienta a las madres

En Cania también se ofrece orientación a las mamás lactantes para que den pecho a sus hijos. A través de distintas actividades, el centro de atención promueve la lactancia materna e instruye a las madres desnutridas, que creen que por su condición de bajos nutrientes su leche no es de calidad.

Cuando se trata de un bebé pequeño, Cania se enfoca en que la madre tenga una buena alimentación para que pueda seguir amamantando al pequeño, pues la leche materna les provee los nutrientes necesarios para su desarrollo.

(Visited 12 times, 1 visits today)

Comentarios

No Comments Yet

Leave a Reply