72 casos de torturas en Venezuela fueron incluidos en informe de la OEA

Angelly Pernía recibió fuertes y violentos golpes y patadas en todo su cuerpo, en especial, en la cara y en su abdomen y partes bajas que provocaron el desprendimiento de un ovario, lo que le ocasionó terribles dolores mientras estuvo detenida. Fue rociada con cloro y gasolina y amenazada con prenderle fuego. La escupieron mientras la golpeaban. Fue trasladada al hospital después de su presentación en tribunales para ser operada por la lesión sufrida”. Así llegó el caso de esta venezolana a la Organización de los Estados Americanos (OEA).

Este testimonio es parte de los 72 casos registrados en el informe elaborado por  la Secretaría General de la OEA  y a cargo del panel de expertos internacionales independientes sobre la posible comisión de crímenes de lesa humanidad en Venezuela.

El 29 de mayo de 2018 fue publicado el informe de la Organización de los Estados Americanos (OEA), donde se concluyó que existe fundamento suficiente para considerar que se han cometido crímenes de lesa humanidad en Venezuela, durante el gobierno de Nicolás Maduro.

Una de las instituciones civiles que fueron consultadas por los expertos de la OEA fue Centro de Estudios y Análisis para América Latina (Casla). Tamara Sujú, directora ejecutiva de Casla, presentó para el informe 289 casos de víctimas directas de tortura ocurridas desde 2014.

Según se explica en el informe, Sujú precisó que los casos de torturas son superiores a los que ella registró, debido a que las personas que dieron su testimonio aseguraron que fueron torturadas en grupo.

“La aplicación de la tortura en Venezuela no es circunstancial ni en casos aislados, sino que su empleo ha sido utilizado sistemáticamente para dar castigos ejemplarizantes, para sembrar terror, para reprimir y tratar de suprimir la acción ciudadana para ejercer o defender sus derechos y para castigar a la disidencia y a los opositores del Gobierno”, señala el informe de los expertos consultados por la OEA.

Allí se refieren también a la sistematización de los actos crueles y degradantes al apuntar que “los organismos de seguridad del estado han actuado de forma estructural, utilizando los mismos métodos, como si tuvieran un manual de uso de los maltratos físicos a quien el gobierno considera su enemigo”.

El documento de 400 páginas destaca que en Venezuela se usaron métodossofisticadosde tortura que incluyen las llamadas torturas blancas, que no dejan huellas físicas sino psicológicas, como los aislamientos prolongados.

Según el análisis de los expertos, en el 30% del total de los casos presentados se trata de personas que se opusieron al gobierno. El resto fue torturado por protestar “para castigarlos, intimidarlos, obligarlos a acusar a otras personas o a grupos partidistas, coaccionarlos e incluso dejarlos marcados como ‘opositores’ de por vida, y para aterrorizar a sus familias a sus amigos, y a la población en general”.

Estos son algunos de los 72 casos registrados por el informe de la OEA que fue presentado ante la Corte Penal Internacional (CPI) por el secretario general, Luis Almagro, el 31 de mayo. La intención de la OEA es que la Fiscalía de la CPI investigue los delitos de lesa humanidad en Venezuela.

.- Araminta González. Fue detenida en 2014 después de que una persona identificada como Juan de Dios Blanco, miembro de la junta comunal 27 de febrero, la acusara de supuestamente preparar explosivos y estar asociada con Vasco Da Costa, otro venezolano detenido en esos días. En la sede del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc), en Caracas, le forraron manos, pies y cabeza con papel periódico y tirro para luego envolverla en una colchoneta y golpearla con tubos, palos, patadas. A Araminta le arrancaron cabello a través de un instrumento conocido en el Cicpc como “el helicóptero” que arranca mechones de pelo. Quedó con huecos en su cuero cabelludo. Le arrancaron las uñas de los pies y funcionarios se le montaron encima para tocarla en sus partes íntimas. Le pusieron descargas eléctricas en los senos y le gritaban que confesara que era miembro de alguna organización terrorista, a lo cual ella se negaba constantemente y entonces recibía más golpes y repetición de las torturas antes descritas.

.- Efraín Ortega. Fue detenido el 24 de julio de 2014. En sus torturas participaron funcionarios del Cicpc y Ministerio de Asuntos Penitenciarios, custodios del Centro Penitenciario El Rodeo II. Ellos lo habrían golpeado brutalmente. Fue forzado a mantener posiciones inhumanas por tiempo prolongado, sometido a descargas eléctricas, obligado a permanecer hincado (agachado) por más de siete horas esposado de pies y manos. Fue levantado con los brazos esposados hacia atrás con el fin de quebrarle los hombros. Permaneció tres meses sin poder dormir, sino solo cerrar los ojos y dormitar a veces, por permanecer parado y agachado sin poder acostarse.

.- Juan Miguel de Souza estuvo en una celda de castigo, con muy bajas temperaturas, y constantemente privado de sueño. Fue golpeado y quemado con cigarrillos. Sus hijos también fueron vigilados -le decían en qué escuela estaban, de qué color vestían-. De hecho, uno de ellos fue sacado por un funcionario del Sebin del autobús escolar, lo levantaron por la camisa y los oficiales le decían que “dijera la verdad de su papá”. Luego, bajaron a la niña de 12 años, pero la gente intervino para evitar que siguieran amedrentándolos. La hija mayor, Michelle De Sousa, fue amedrentada en una calle de Caracas por un funcionario del Sebin. Además, siete meses después de estar en La Tumba, la falta de atención médica oportuna al detenido ocasionó que por una infección que tenía en una muela, se le reventara el tímpano del oído izquierdo. Juan Miguel tenía mucho dolor al orinar, orinaba con sangre. Se puso en huelga de hambre para que lo atendieran y tampoco lo logró. Luego, fue internado en el Hospital Militar con cáncer en la próstata nivel 8.

.- Joselyn Prato. Fue detenida en 2015. Se encontraba junto con su familia en Cayo Sal, estado Falcón, donde según registros había llegado una hora antes de su detención. Ese día, la ministra de Turismo Marleny Contreras había ido a dicha playa y había sido abucheada por varios de los presentes. Durante la aprehensión de Joselyn, recibió fuertes golpes y patadas que le ocasionaron una lesión sangrante en el ojo y un gran hematoma en el 40 % de su rostro, provocando pérdida del conocimiento y fractura de su brazo izquierdo. Objeto de tortura sexual de desnudamiento, tras ser forzada a estar desnuda por 50 días, encerrada en una celda dos metros por tres metros con ocho mujeres más, sin acceso a la luz solar ni a la ventilación natural, sufriendo vómitos y sangramientos por los golpes recibidos. Recibió alimentos descompuestos y con gusanos. Fue víctima de actos lascivos y requisas vejatorias en la madrugada. La primera noche de su detención, Diosdado Cabello, esposo de la ministra, dijo en su programa de televisión: “Llegó la ley y buscó a los agresores de mujeres. Tun, tun, ¿quién es? Este es el Sebin… No vamos a permitir la falta de respeto a las mujeres venezolanas” (…) “Entre los detenidos se encuentra la activista de Voluntad Popular del estado Táchira… Dios te cuide, mi reina, Joselyn Prato”.

.- Riccardo Polito. Fue detenido en 2017.  Fue golpeado brutalmente en múltiples ocasiones hasta perder la conciencia, encerrado en una tanqueta sin aire, encerrado en una celda con bombas lacrimógenas, privación de sueño y comida, le quemaron el cabello.

.- Yolibeth Colmenares. Fue detenida en 2017.  Fue atacada por cinco policías, quienes le dieron golpes y puntapiés en todo el cuerpo. Fue bañada con heces fecales, e incluso, la hicieron tragarlos y además fue bañada con orines que sacaron de los baños de los calabozos, donde orinan los presos, abriéndole el pantalón para echárselo en sus partes íntimas, dejándola en estas condiciones por más de 24 horas, provocándole una grave infección. Fue arrastrada más de 50 metros mientras la golpeaban, pasándola por encima de heces que estaban en las calles, cuando no dejó que la metieran en el momento de su detención en una tanqueta, junto con otros detenidos.

Con 153 asesinatos la OEA sustenta denuncia sobre crímenes de lesa humanidad en Venezuela

(Visited 438 times, 1 visits today)

Comentarios

No Comments Yet

Comments are closed

¡Suscríbete!