23 de los 146 detenidos de Tucupita fueron trasladados a la PGV este sábado

En vigilia permanecieron los familiares de los 146 detenidos las noches del jueves y viernes, 20 de junio y 1 de julio, respectivamente. Los rumores de que los privados de libertad podrían ser trasladados a la Penitenciaría General de Venezuela (PGV) se confirmaron cerca del mediodía de este sábado, luego de que 23 personas fueran llevadas en un avión Hércules hasta el estado Guárico, donde se encuentra el penal.

Las familias trancaron vías y protestaron frente al comando de la Guardia Nacional (GNB). Sin embargo, nadie les dio respuesta. Algunos iniciarán una huelga de hambre para presionar por la libertad de sus familiares.

La incertidumbre reinó entre los hermanos, esposas, amigos e hijos de los privados de libertad: Desconocen si han sido alimentados o atendidos, tampoco saben nada del estado de salud. El derecho a la defensa privada no tuvo lugar en los dos días y medio que transcurrieron los hechos, cuando el pasado jueves una manifestación por comida se transformó en un saqueo a seis negocios.

La diputada de la entidad, Larissa González, informó que la madrugada del sábado fueron liberadas 77 personas. Entre el jueves y el viernes salieron indígenas, personas con discapacidad y hasta menores de edad del comando.

Estamos en presencia de un secuestro“, advirtió la diputada por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD). “No se les permitió ver a los familiares. No tuvieron acceso a defensa privada, sino a los juicios por parte de los fiscales. Si bien es cierto que a lo mejor algunos de ellos han cometido algún delito, no es la forma de proceder“, denunció.

El diputado José Antonio España, también por el estado Delta Amacuro, se pronunció sobre los hechos a través de su cuenta de Twitter.

González informó que Jhonny Médez, sindicalista de la CTV, se encuentra en el grupo de 23 personas trasladado a Guárico. También denunció que fueron emitidas órdenes de aprehensión contra dirigentes opositores de la entidad: Giovanny Gómez, Numa Monroy y Henry Velásquez.

Aunque la ciudad permaneció militarizada por dos días, este sábado, la presencia de cuerpos de seguridad fue menor. La representante parlamentaria de la entidad agregó que las emisoras que vieron interrumpidas sus señales por transmitir las protestas de comida están en proceso de restablecer sus servicios.

Aún no se sabe nada de la condición de los 23 privados de libertad. Sin embargo, sus familiares continúan exigiendo que se hagan valer sus derechos. “La gente no tiene cómo acceder a una Harina PAN ni a un kilo de pollo. Mucho menos para trasladarse al otro lado del país para visitar a sus familias en una cárcel de máxima seguridad“, puntualizó.

(Visited 10 times, 1 visits today)

Comentarios

1 Comment

Leave a Reply