Venezuela no cuenta con apoyo internacional para resolver disputa territorial ante la ONU

La Carta de Naciones Unidas, en su artículo 33, establece siete mecanismos diplomáticos para resolver controversias que puedan “poner en peligro el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales”. Estos son: la negociación, la investigación, la mediación, la conciliación, el arbitraje, el arreglo judicial, el recurso a organismos o acuerdos regionales.

La disputa territorial entre Venezuela y Guyana por el Esequibo califica como una de estas controversias, y durante los últimos 20 años se ha intentado, a través del buen oficiante, una negociación que ha sido infructuosa.

Ahora, con el reciente impasse provocado por el decreto 1.787 que aprobó el presidente Nicolás Maduro para constituir las Zonas Operativas de Defensa Integral Marítima e Insular con margen de acción para actuar en la zona en reclamación, Guyana podría solicitar una salida más determinante como la Corte Internacional de Justicia para resolver el diferendo, opinó el embajador Sadio Garavini.

 

Ya el Gobierno guyanés pidió, este jueves 11 de junio, la intervención del secretario de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, para acelerar la resolución del conflicto. “Guyana dijo que se agotó la figura del buen oficiante y posiblemente proponga que se resuelva con otro mecanismo más definitorio, pero la ONU no puede imponer eso. Venezuela responderá si quiere discutir en la corte, a nosotros no nos interesa llegar a esa instancia”, explicó Garavini  y detalló que no es conveniente, porque el país no cuenta con un apoyo internacional sólido.

 

“Hace dos meses, dada la mala relación entre Estados Unidos y Venezuela, la Casa Blanca emitió un comunicado por medio de su embajada en Guyana en el que manifestó que apoyaba la posición de ese país, después de haber mantenido una postura de absoluta imparcialidad todos estos años. Por otro lado, está la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños que es el club de Guyana. En América Latina, Brasil siempre se ha mostrado receloso de que Venezuela reclame el Esequibo, así que no veo mucho apoyo, de pronto Argentina lo haga por el tema de Las Malvinas”, señaló el experto.

 

El decreto 1.787 suma mayor incomodidad en la opinión pública internacional, porque establece límites que se expanden hacia aguas guyanesas y que “violan el laudo arbitral de 2007 de la Corte Internacional de Justicia” en el que se delimita la frontera marítima entre Guyana y Surinam, según Garavini, quien aseguró que en el comunicado emitido por la cancillería venezolana, el martes 9 de junio, no se explica la función de las Zonas de Defensa, sino que las considera una “norma administrativa dirigida a supervisar”.

 

El embajador Emilio Figueredo Planchart también considera que Venezuela no está en el escenario más favorable para una confrontación internacional. “Desde el punto de las relaciones internacionales, Venezuela no está en su mejor posición, Brasil tiene muchos intereses en Guyana, incluso piensa utilizarlo como canal para su salida por el norte hacia el Atlántico (…) otro punto es que la concesión de Exxon Mobile representa el 40%. El otro 35% lo lleva China Petroleum Corporation entonces no sólo enfrentas a EEUU, sino la relación entre EEUU y China”, precisó.

 

El especialista en Derecho Internacional aseguró que el decreto no tiene validez legal y que cercena parte del espacio marítimo de Guyana e impide que se proyecten Surinam y la Guyana Francesa. Sin embargo, también recordó que Guyana ha otorgado más de 20 concesiones en la Zona en Reclamación.

 

¿Cuál será la ruta que se abrirá desde la ONU? Figueredo Planchart explicó que, de acuerdo con el artículo 4 del Acuerdo de Ginebra, el secretario general de la ONU puede escoger uno de los mecanismos para la resolución de controversias.

Ginebra

Advirtió que el problema de la Corte Internacional de Justicia es que las decisiones que ahí se tomen sí son vinculantes, es decir, definitivas.

La Cancillería venezolana le volvió a responder al Gobierno guyanés para rechazar “el peligroso llamado de carácter bélico que en nada contribuye a las relaciones de paz” hechas por el jefe de Estado Mayor de la Defensa de la República Cooperativa de Guyana, Brigadier Mark Phillips, lo que abre un nuevo capítulo del conflicto.

Mientras tanto, el presidente Maduro le achaca el conflicto a la trasnaccional estadounidense Exxon Mobil por los “perniciosos y malos consejos” que está dando a los políticos guyaneses.

(Visited 8 times, 1 visits today)

Comentarios

No Comments Yet

Leave a Reply