Usan el hambre como mecanismo de dominación en la campaña electoral, advierten expertos - Efecto Cocuyo

Usan el hambre como mecanismo de dominación en la campaña electoral, advierten expertos

El hambre entró en la campaña presidencial venezolana. Los aspirantes al máximo cargo de la República ofrecen platos de sopas, tarjetas en dólares o cajas de comida para sumar voluntades en sus actos de campaña o coaccionar a los electores.

Para la experta en marketing político Carmen Beatriz Fernández el hambre es usada como “mecanismo de opresión social” y de dominación desde el Poder Ejecutivo.

“Las campañas siempre hacen un enlace entre las necesidades y las promesas de los candidatos, eso es natural, y la necesidad número uno del país es la escasez de alimentos y el alto costo de la vida. Pero no puede compararse el ejercicio de campaña volcada al hambre, como hacen (Javier) Bertucci y (Henri) Falcón, con el uso del hambre como sistema de opresión social que hace (Nicolás) Maduro”, afirma.

El canje de votos por comida se evidenció en las elecciones municipales de diciembre de 2017. En la escuela Ramón Velásquez, ubicada en la capital del estado Táchira, dos personas ingresaron con cajas de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap) para ejercer el derecho al sufragio, según reseñó el equipo de El Pitazo en esa entidad.

El programa de reparto de comida a través de los Clap es manejado por el Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) principal organización que respalda al aspirante a la reelección Nicolás Maduro.

En la elección de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), el portal Aporrea también registró denuncias asociadas al uso del beneficio social como retaliación política. En la comunidad El Cercado, ubicada en el municipio Bejuma del estado Carabobo, habitantes declararon que la coordinadora del programa estatal les negó la compra de la caja de los Clap por no haber participado en la elección de la ANC.

El gobierno utiliza el hambre para controlar a la sociedad y los programas Clap y el Carnet de la Patria construyen poderosas bases de datos que enlazan esta necesidad con el sistema electoral”, explica Fernández.

Para la analista la elección termina siendo la “mampara” “de un sistema de dominación social”.

El candidato del hambre

Henri Falcón bautizó al presidente y aspirante a la reelección Nicolás Maduro como el “candidato del hambre” y prometió dolarizar la economía para incrementar el poder adquisitivo del venezolano.

El dirigente de Avanzada Progresista llamó a su comando de campaña como el “comando de la salvación” y en sus arengas asegura que los electores le piden que rescate a Venezuela.

Javier Bertucci se hace llamar el candidato de la esperanza. En cada gira reparte cientos de platos de sopas y propone unificar el control cambiario, impulsar una política de empleo y hacer eficiente el gasto público sin precisar cómo lo haría, pues asegura que el diseño de estas políticas sería elaborado por un equipo de expertos que convocaría de ganar la presidencia.

Mientras que Nicolás Maduro afirma que es el candidato de la patria y el presidente obrero. El mandatario transgrede el acuerdo de garantías electorales que firmó ante el Consejo Nacional Electoral (CNE) al usar recursos públicos para captar votos con la repartición de bonos, casas y cajas de comida en actos de campaña.

En opinión del sociólogo Trino Márquez estas estrategias de campaña revelan el creciente empobrecimiento del venezolano. “Esto refleja a un país donde 87 % de las familias está en el umbral de la pobreza, familias a las que no les alcanza para cubrir el costo de la mitad de la canasta básica. Lo que revela es la miseria, la pobreza en la que se ha hundido el país y que es una situación inédita”, expresa.

En este contexto, el doctor en ciencias sociales advierte que es lógico que los candidatos apelen al hambre para ganar votos. No obstante, subraya que es necesario diferenciar entre las prácticas de los tres políticos que figuran en las encuestas.

“En el caso de Maduro la oferta de los Clap es un síntoma de la destrucción del aparato productivo en la que él tiene responsabilidad como Presidente. Es un indicador de la concepción que tiene el gobierno sobre el crecimiento económico y la alimentación (…) Toda la política social de Maduro está basada en programas de corte asistencialista, populista, demagógico, sin respuestas para los problemas estructurales de la economía”, opina.

Márquez señala que el uso del hambre es inédito y tiene un impacto más determinante en un año electoral por el contexto que atraviesa el país. “En campaña anteriores, durante el periodo democrático, se montaban ferias de comida y los candidatos promovían sus programas de gobierno en esas ferias en las que vendían productos agrícolas y alimentos de distinta clase. Pero es primera vez que se observa este fenómeno. Hay un intento de manipulación de la situación de extrema pobreza en la que viven los venezolanos”, concluye.

Foto: El Pitazo.

Comentarios

No Comments Yet

Comments are closed

¡Suscríbete!