#Testimonios: “No es lo que diga el señor Nicolás, es lo que diga el pueblo”

A las 12:46 del mediodía de este 23 de junio, le tocó validar la firma al señor Richard Javier Simancas en la sede regional del Consejo Nacional Electoral en Plaza Venezuela. Recorrió 548.3 kilómetros y tardó 14 horas en carretera desde el estado Trujillo hasta Caracas para ratificar su decisión de revocar al presidente Nicolás Maduro. “No es lo que diga el señor Nicolás, es lo que diga el pueblo. Ahorita estoy saliendo nuevamente para Trujillo”.

A pesar de que el pasado 22 de junio, en Distrito Capital y el 91% de los estados del país ya se había logrado el 1% de firmas exigidas por el CNE para la activación del referendo revocatorio miles de personas por cuarto día consecutivo hicieron filas desde las 5:30 de la mañana en Plaza Venezuela para validar sus rúbricas.

A las 8:45 de la mañana la cola llegaba hasta las oficinas de la alcaldía de Libertador ubicadas en la calle Lima, adyacente a la Av. Libertador; allí se encontraba Beatriz Delgado, quien vota en la parroquia 23 de Enero, pero vive en Guatire. Salió a las 4 de la madrugada y dejó de trabajar para poder validar su firma: “Tenemos que revocar a Maduro, yo vine a expresar mi derecho”.

Yasmín Bolívar, de 20 años, de la parroquia Altagracia,  también estaba en Plaza Venezuela. “Vine porque defenderé las firmas que invalidaron de mi hermana y las de todos los venezolanos”, añadió.
7dc81704-c01d-4bd4-ac00-beffaa82e6a2

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La Mesa de la Unidad Democrática (MUD) activó un punto de asistencia médica. Una ambulancia estaba estacionada para atender cualquier emergencia que se presentara. Un paramédico dijo a Efecto Cocuyo que desde el comienzo del proceso hasta este jueves 23 de junio han sido atendidas 110 personas con mareos, desmayos y problemas con la tensión arterial; en su mayoría de la tercera edad. “Ayer en el punto de validación de Macarao, un señor se cayó y tuvo que ser trasladado en la ambulancia a un centro asistencial para recibir cuidados médicos”.

A las 2 de la tarde seguía llegando gente para incorporarse a la cola que tenía 500 metros de distancia al punto dispuesto por el CNE para autenticar las firmas.

Una hora después, el arribo de las hermanas Rosa y María causó algarabía entre las personas que esperaban su turno. María tiene 85 años, fue a validar y pidió por la paz y la reconciliación en Venezuela. “Venimos a validar porque queremos que se cumpla el referendo, queremos que Dios llene de bendiciones este país“.

2b3c92a9-ea63-4ea8-bae5-78e93fcc2dc0

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Así mismo, Daniel Rodríguez, de 20 años, esperó junto a sus familiares siete horas para poder ratificar su voluntad. “Yo vengo de Santa Mónica, el proceso ha sido muy lento; sin embargo, vale la pena hacer esta cola y venir a validar”, recalcó.

A pesar de la lluvia que cayó al mediodía, la gente se mantuvo en la fila, debajo de los toldos o cubriéndose con sus paraguas, un camión con música pasaba para alentar y dar ánimos a los ciudadanos.

“Llegamos a las 6 de la mañana y estamos contentas; por fin validaremos. Ayer vinimos hicimos la cola, pero no llegamos a tiempo“, comentaron unas señoras.

b2fb7e6d-ad80-4eb0-becf-8dde18fdcf66

Según un balance ofrecido este jueves por la diputada Delsa Solórzano, en el Distrito Capital han sido validadas 23.228 mil rúbricas.

(Visited 4 times, 1 visits today)

Comentarios

No Comments Yet

Leave a Reply