Sin presión ciudadana, hay pocas probabilidades de que haya RR, aseguran especialistas

Las declaraciones de la presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE) no cubrieron las expectativas. Sin dar una fecha fija para la recolección del 20% y tras ubicar esta fase del referendo revocatorio para finales de octubre, las posibilidades de que el proceso se realice en 2016 disminuyeron. Con los tiempos en contra, y sin celeridad por parte del organismo comicial, especialistas aseguraron a Efecto Cocuyo que la solución es que la sociedad civil siga presionando para ejercer su derecho.

“La realidad es que, si la oposición no es capaz de presionar desde la calle, la probabilidad de que haya un revocatorio es cero, incluso en 2017″, expresó el director del Centro de Estudios Políticos de la Universidad Católica Andrés Bello (CEP UCAB), Benigno Alarcón.

De acuerdo con el especialista, “es evidente” que la intención de que el CNE es evitar que se celebre el referendo este 2016. “No cierra la puerta porque puede generar unos niveles de conflictividad muy importantes, empezando por la marcha del 1 de septiembre convocada por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD)“, dijo.

El director del CEP precisó que la intención de impedir el revocatorio se vio reflejada en la exposición de la rectora Tibisay Lucena, hecha el pasado martes, 8 de agosto. Prueba de ello, agregó, es la ausencia de una fecha específica para recolectar 20% de las manifestaciones de voluntad necesarias en el proceso y los condicionales que no dan fe de ninguna garantía.

La directora de la Cátedra Libre Democracia, Elecciones y Comunicación de la Universidad Central de Venezuela, Egleé González Lobato, coincidió en este punto. “La intervención (de Lucena) sorprende porque había mucha expectativa, sobre todo por la convocatoria que se hizo al cuerpo diplomático”, explicó, “además, dijo que si se cumplen con todo los requisitos, un eventual RR podría darse en 90 días”.

González añadió que voceros de la oposición aseguraron que no es definitivo que el revocatorio no pueda darse en 2016 tras los nuevos plazos anunciados por la rectora del ente comicial. “¿Qué pretendía Lucena con este tipo de declaraciones? ¿Crear una falsa percepción en la población?”, inquirió, “podría estarse desmotivando al ciudadano para que sienta cierta frustración”.

Los lapsos planteados por Lucena, que ubicarían el referendo revocatorio para el primer trimestre de 2017, podrían significar la remoción del presidente Nicolás Maduro. Sin embargo, tras superar la fecha límite, el 10 de enero del año que viene, le tocaría al vicepresidente asumir el mandato.

Este escenario, señaló Alarcón, podría arriesgar los resultados del RR. “No tiene mucha utilidad que el referendo se haga en 2017 y la gente lo percibe, porque sabe que habrá un cambio de presidente, mas no uno de Gobierno“, indicó. Ante esta situación, añadió, quienes detentan el poder deberán evaluar si el costo de no hacer el revocatorio es más alto que el de hacerlo.

“Viene un escenario muy complicado porque la situación política y económica actual podría dificultar la gobernabilidad. La única respuesta que pudiera tener el Gobierno sería acrecentar la represión, pero ¿cuál sería el costo de eso?”, dijo.

Para González es necesario destacar el carácter ciudadano del proceso, en donde precisó que los venezolanos y las agrupaciones políticas tienen un gran desafío. “Los partidos deben responder a los intereses de la gente y no de particulares”, expresó, “la sociedad civil debe velar por la protección de los derechos ciudadanos y conciliar las carencias y demandas sociales con las vías políticas“.

(Visited 6 times, 1 visits today)

Comentarios

No Comments Yet

Leave a Reply

¡Suscríbete!