Rodríguez Torres, el allegado de Chávez que fue execrado por Maduro

Los rumores se cumplieron. Después de un año de haber manifestado su oposición al Gobierno de Nicolás Maduro, Miguel Rodríguez Torres, fue detenido este martes 13 de marzo de 2018 mientras asistía a un acto de su Movimiento Amplio Desafío de Todos, la organización política con la que mostró su disidencia al chavismo.

Como una jugada irónica del destino, el mayor general del Ejército fue aprehendido por agentes del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional Bolivariana (Sebin), cuerpo de investigaciones que estuvo bajo su cargo desde 2002 hasta 2013. Esto ocurrió cuando salía de una jornada conmemorativa por el Día Internacional de la Mujer.

Pero no fue trasladado a alguna de las sedes capitalinas del Sebin. Los funcionarios lo entregaron a la Dirección General Contra Inteligencia Militar (Dgcim), específicamente en la sede en Boleíta, municipio Sucre, estado Miranda.

“Estaba siendo requerido por la Justicia, al estar incurso en acciones contra la paz y la tranquilidad pública, y en conjuras y complots que perseguían la intención aviesa de atentar contra la unidad monolítica de nuestra Fuerza Armada Nacional Bolivariana“, reza el comunicado oficial que explica las razones de este procedimiento.

Rodríguez Torres no solo ocupó la dirección de la policía política durante más de 10 años. También figuraba entre los altos cargos de mando desde el golpe de Estado de 1992, el cual fue encabezado por Hugo Chávez.

Por esta razón, el hoy mayor general fue detenido, al igual que su líder. Pasó por las celdas de la Dirección de Inteligencia Militar (DIM) para luego ser llevado al Cuartel San Carlos, donde pagó cárcel por dos años, hasta que Rafael Caldera en 1994 otorgó el polémico indulto presidencial que puso en libertad a los participantes en la intentona golpista.

Una vez que Chávez llegó al poder, Rodríguez Torres pasa a integrar su círculo cercano y comenzó su carrera en la Dirección General Sectorial de los Servicios de Inteligencia y Prevención (Disip), actualmente el Sebin.

En su currículo tiene reflejada su experiencia en enfrentamiento terrestre, su participación en unidades de Cazadores, comando y paracaidistas, así como su trayectoria como Guardia de Honor Presidencial y docente de la Academia Militar.

Gestión como Ministro

Rodríguez Torres fue designado como Ministro para Relaciones Interiores, Justicia y Paz (MIJ) en abril de 2013. Fue uno de los primeros aliados que Nicolás Maduro como presidente llamó a su gabinete.

La “Conexión de Abril” fue el primer plan conspirativo que “descubrió” el ministro, maniobra con la cual -supuestamente- se buscaba la desestabilización del país después de las elecciones presidenciales en las que se enfrentaron Maduro y Henrique Capriles.

Luego vino la “Operación Soberanía“. Rodríguez Torres presentó a Timothy Hallet Tracy, un joven cineasta norteamericano, como un agente de inteligencia, miembro de esa conspiración, y ordenó su detención por delitos de espionaje. El 5 de junio, luego de permanecer recluido en el Rodeo II, el titular del MIJ escribió en su cuenta de Twitter: “El gringo Timothy Hallet Tracy capturado haciendo espionaje en nuestro país, ha sido expulsado del territorio nacional”.

En 18 meses de gestión estuvo encargado de sacar adelante la Misión A Toda Vida Venezuela,  la última política pública que Chávez implementó antes de morir. Fue el creador del Patrullaje Inteligente, sectorización de los despliegues policiales; fue el ejecutor de la Ley Desarme y el Plan Desarme Voluntario y guardó silencio ante la negociación con bandas delictivas que desarrolló su viceministro José Vicente Rangel Ávalos.

Durante las protestas de 2014, motivadas por el descontento popular por el gobierno de Maduro, fue quien ordenó múltiples procedimientos represivos contra los manifestantes. Incluso dos de sus funcionarios de confianza estuvieron implicados en el homicidio de Bassil Da Costa, el 12 de febrero de 2014: su escolta y miembro del Sebin, Andry Joswa Jaspe López, de 25 años de edad, y su asistente, Jonathan José Rodríguez Duarte, de 40 años.

Estas protestas y hechos violentos dejaron 41 personas fallecidas. Para 2016, todavía quedaban tras las rejas 29 personas que fueron aprehendidas en esas manifestaciones que desarrollaron por cinco meses en todo el país.

Diferentes presos políticos de esa época denunciaron que eran recluidos en una mínima celda con luz blanca permanentemente encendida, en la que se perdía la noción del tiempo, desde la cual no se les permitía comunicación y a algunos se les privaba de alimentación y agua. Se le llamaba: la Tumba.

La salida… de Rodríguez Torres

Un procedimiento policial en el edificio Manfredir dejó como saldo cinco personas asesinadas, el 7 de octubre de 2014, entre ellos miembros del Frente 5 de Marzo, agrupación afín al chavismo y considerada como un grupo armado del Gobierno. Uniformados del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc) fueron los que participaron en el enfrentamiento con los “colectivos”.

Ese día, Rodríguez Torres publicó en su cuenta de Twitter que los fallecidos estaban involucrados en varios delitos y que estos colectivos estaban señalados como delincuentes por el Cicpc.

Este operativo no solo mostró cómo la directiva del Cicpc estaba supeditada a las órdenes políticas, sino también dejó a la vista la división del Secretariado Revolucionario de Venezuela, agrupación donde se conglomeraban los colectivos aliados con Chávez.

Mientras los que seguían al Secretariado llevaron un documento a la directiva del Cicpc en el que manifestaban su apoyo al ministro, los que se agruparon en el Movimiento Juan Montoya, junto a familiares de las víctimas, pidieron la destitución de Rodríguez Torres.

Al día siguiente, el 24 de octubre de 2014, el ministro fue destituido por televisión y se despidió por Twitter.

…a la disidencia

Desde su salida del gabinete presidencial hasta 2017, él mantuvo un bajo perfil y solo resaltaba sus actividades como docente en la Academia Militar.

Pero durante las protestas que nuevamente tomaron al país durante cuatro meses en 2017, Rodríguez Torres inició un proceso para posicionarse como candidato presidencial, al proclamarse un disidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv). Formó el Movimiento Amplio Desafío de Todos para enmarcar sus críticas a Maduro.

Entre sus opiniones más polémicas se encuentra el llamado al presidente Maduro para que “rectifique sus acciones y suspenda la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) que convocó”, indicó en una nota de prensa de su nueva organización el 24 de julio de 2017.

Participó asimismo en el “Encuentro en Defensa de la Constitución que se realizó el 6 de agosto de 2017 en el Aula Magna de la Universidad Católica Andrés Bello (Ucab), junto a otros conocidos representantes del chavismo crítico como la fiscal destituida por la AN, Luisa Ortega Díaz; la exdefensora del Pueblo, Gabriela del Mar Ramírez; el diputado Eustoquio Contreras y dirigentes opositores como Julio Borges y Henrique Capriles, además del rector de la casa de estudios, José Virtuoso.

El 1 de febrero de este año, Rodríguez Torres fue inhabilitado para ejercer cargos de elección pública durante un año por la Contraloría General de la República (CGR); y el 8 de marzo se hizo ver en el acto de presentación del Frente Amplio Venezuela Libre, plataforma integrada por miembros de los diferentes sectores de la sociedad civil, representantes de partidos políticos de oposición y chavistas disidentes, entre otros.

Ahora, el último acto público al que asistió antes de ser detenido, presuntamente sin ninguna orden de captura, fue el que se celebraba este martes en el hotel capitalino.

Detenido Rodríguez Torres por funcionarios del Sebin en Plaza Venezuela

Comentarios

8 Comments

Leave a Reply

¡Suscríbete!