¿Qué riesgos trae la doble militancia para los partidos políticos?

En la sentencia N° 01 del 5 de enero de 2016, la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) hace especial hincapié en la prohibición de la doble militancia para la legalización de los partidos políticos. El dictamen dice: “Está prohibida la doble militancia, por lo que un partido político debidamente inscrito en el Consejo Nacional Electoral, de acuerdo a lo establecido en la ley, no puede sumar su nómina de inscritos a la de otro partido político sin perder su existencia”.

Y señala que las organizaciones con fines políticos que incurran en esta práctica estarán sujetos a las consecuencias jurídicas establecidas en el artículo 32 de la Ley de Partidos Políticos que dispone la cancelación de las toldas cuando “se compruebe que ha obtenido su inscripción en fraude a la ley, ha dejado de cumplir con los requisitos en ella señalados, o su actuación no estuviere ajustada a las normas legales”.

La rectora principal del CNE, Tania D’Amelio ha señalado que si se detecta que un militante firmó por dos partidos “se anularán las manifestaciones de voluntad previas y solo será válida la última”.

Es decir, si por ejemplo una persona firmó en el estado Zulia avalando a Un Nuevo Tiempo y después lo hace por Avanzada Progresista (AP), en Lara, solo será reconocida la firma por AP.

Se plantea, entonces, el peligro de que se cancele a algún partido si se determina que incurrió en esta práctica y, por lo tanto, tiene una “actuación no pegada a las normas legales” o porque no logre los requisitos previstos en la ley como reunir el 0,5% de las firmas del Padrón Electoral en al menos 12 estados. Y si un partido es cancelado, pierde la reserva legal de su nombre, sus siglas y colores que lo identifica hasta que pueda inscribirse de nuevo.

El abogado y politólogo experto en materia electoral, Luis Salamanca, explicó a Efecto Cocuyo que la inscripción en sí misma se ha convertido en otro mecanismo de obstrucción. “El proceso de constitución de nuevos partidos está sometido a una virtual confiscación por parte del TSJ y el CNE. Lo que es sumamente grave porque impide uno de los derechos fundamentales de la democracia como lo es el de asociación política”, alerta.

inscripcion-de-partidos-ante-el-cne

Sin tiempo

Es casi imposible que un partido político pueda determinar si una persona que firmó para su validación no lo hizo anteriormente para constituir a otro partido. Las únicas estrategias que pudieran implementar para minimizar el riesgo son: elaborar listas previas con los nombres de los militantes que participarán en el proceso o elaborar bases de datos compartidas con la MUD, en el caso de las organizaciones opositoras, donde puedan buscar los datos de la persona para asegurarse que no firmó con anterioridad, pero ambos mecanismos requieren de un necesario período de tiempo que no concedió el CNE.

Cada partido dispondrá de solo 14 horas para legitimarse con el 0,5% del RE en 12 estados, comenzando dentro de una semana: el 18 de febrero.

Un técnico y consultor electoral, que prefirió mantener su nombre en reserva, señala que “los sistemas de control requieren de la organización de una plataforma y de testigos que hagan ese trabajo. Es un proceso muy complejo para hacerlo en tan pocos días. Los últimos partidos en renovar pueden fácilmente sabotear a los otros valiéndose de esto”.

“Así como la información de los firmantes llegó a manos indebidas durante el proceso de recolección de firmas para activar el referendo revocatorio y apareció una supuesta lista de fallecidos con la que demandaron a la MUD por fraude electoral, esa información de los militantes también puede generar el mismo problema. Además de que esta información que exige el CNE puede atentar contra la privacidad de la gente con la posible reedición de una Lista Tascón”, afirmó el especialista.

El representante de la Red de Observación Electoral de la Asamblea de Educación, José Domingo Mujica, coincidió en que es “virtualmente imposible para un partido evitar la doble militancia” porque no tendrá tiempo para idear un mecanismo de filtración.

Agrega que el requisito de que los firmantes sean solo militantes “es una restricción que va en detrimento del ejercicio más amplio de los derechos democráticos de los ciudadanos”.

Anteriormente, las organizaciones podían ser respaldadas por simpatizantes o por cualquier ciudadano que así lo quisiera.

“Los partidos pueden y van a tener testigos, pero sin una lista previa de los militantes no van a poder detectar si una persona está firmando por segunda vez”, advirtió.

El rector principal del CNE Luis Emilio Rondón señaló que la doble militancia facilita la toma de decisiones discrecionales que afectan la asociación política. “El TSJ estableció dos condiciones que no están en la ley: el tema de la doble militancia, la Constitución del 1999 permite que los venezolanos tengamos doble nacionalidad, pero no permite que los venezolanos tengan doble militancia. Yo me pregunto en qué dispositivo legal se establece eso. Las limitaciones y las restricciones tienen que estar establecidas en la ley”.

(Visited 40 times, 1 visits today)

Comentarios

1 Comment

Leave a Reply