Observadores nacionales “redoblarán” su vigilancia durante la campaña

El calendario del Consejo Nacional Electoral (CNE) señala que faltan 10 días para que inicie la campaña y, para evitar “el todo se vale”, los observadores nacionales estarán atentos a lo que ocurra en el transcurso de esos 21 días para denunciar cualquier irregularidad.

Para el 6 de diciembre, el CNE otorgará 777 acreditaciones a cada una de las organizaciones participantes: Observatorio Electoral Venezolano, Proyecto Social, Fundación por un Pueblo Digno y Red de Observadores Electorales de Venezuela.

En la campaña electoral es donde está el problema. El voto es seguro, es secreto, se cuenta y se cuenta bien. El sistema es auditable y eso es una fortaleza, pero en la campaña existe mucho desequilibrio, mucha inequidad y esto atenta contra el justo desarrollo del proceso”, opinó Carlos Medina, director del Observatorio Electoral Venezolano (OEV), una de las cuatro organizaciones nacionales acreditadas por el CNE para el 6D.

La OEV medirá la campaña a través de los medios de comunicación. Harán un registro de las informaciones electorales para contabilizar el uso de recursos públicos, la aparición en actos oficiales y la utilización de cargos públicos que promuevan el ventajismo.

La precampaña también fue incluida en este “monitoreo” que forma parte de su plan de observación. La organización también participó en las siete auditorías que ha realizado el CNE hasta el momento y estuvo presente el día del simulacro electoral del pasado 18 de octubre.

En este evento en particular, la organización denunció la utilización del acto para hacer proselitismo político. “Lamentamos que ese día algunos actores políticos, principalmente el Psuv y sus aliados, utilizaron el simulacro como una actividad de campaña y esto es una mala noticia. Es lamentable que traten de sacar ventaja de esta actividad, que hagan llamados explícitos a votar por sus candidatos, usando la ocasión para afinar la maquinaria electoral partidista”, sentenció.

Para Medina, el simulacro debe recrear plenamente las condiciones físicas y políticas del 6D, por lo que la instalación de puntos “rojos o azules” viola el artículo 75 de la Ley Orgánica de Procesos Electorales que prohíbe la propaganda electoral fuera del lapso establecido.

La presidenta de la Red de Observadores Electorales de Venezuela, Helen Aguiar, opina diferente. Considera que el pasado 18 de octubre no se violó la normativa electoral, porque el CNE no estableció parámetros entorno de la actividad de los partidos. “No había ninguna limitación en relación con el ejercicio político y es evidente que todos los partidos comenzaron a hacer su campaña así no estemos en el proceso establecido para ello (…) Si no se establecen parámetros, todos van a hacer uso y abuso”, argumentó.

Desde la Red también intensificarán su estudio de medios para denunciar el ventajismo en campaña. “Vamos a verificar las faltas electorales no sólo el día de la elección, sino también durante la campaña”, aseguró.

Sobre la radicalización del discurso presidencial, Aguiar declaró que forma parte del juego político que se da de parte del oficialismo, pero también de la oposición.

Mientras que Medina sostuvo que este tipo de llamados van contra la institucionalidad del Estado y contribuye a reforzar la desconfianza que hay sobre el órgano electoral.

“La desconfianza continúa a pesar de la fortaleza que hay en el sistema automatizado de votación, porque el CNE no es imparcial en determinadas situaciones; por ejemplo, el CNE no le llama la atención al Gobierno cuando el Presidente hace estas declaraciones y la gente ve esto de mala manera”.

La Red estará atenta a que no se repitan incidencias pasadas en relación con los votantes que requieren asistencia y la inasistencia de los miembros de mesa y tendrá presencia en las 87 circunscripciones, al igual que el Observatorio que contará con un despliegue en 700 mesas a nivel nacional.

“Ya se han tomado acciones respecto de las personas que asisten a los votantes con condiciones especiales. Sólo se permitirá la asistencia de una persona por cada elector y quien haga el acompañamiento deberá registrarse en el Sistema de Autenticación Integrado (SAI)”, precisó Aguiar.

El trabajo de los observadores nacionales adquiere protagonismo frente a la posibilidad de que la misión de Unasur no asista a las parlamentarias.