“Mientras esté en desacato, no reconoceremos a esa AN”, dijo El Aissami

tareck

El nuevo vicepresidente ejecutivo, Tareck El Aissami, ya fijó posición del Estado en torno a la nueva directiva de la Asamblea Nacional, de la cual sostuvo que se mantenía en desacato, por lo que no reconoce a los diputados, Julio Borges, Freddy Guevara y Dennis Fernández, como directivos del Parlamento para el período 2017-2018.

“Nosotros esperábamos una rectificación, que superaran el desacato, que desincorporaran, votaran y echaran de ahí a tres diputados… perdón, a los tres impugnados, porque ellos no son diputados porque llegaron ahí por la vía del fraude”, aseguró el segundo a bordo del tren gubernamental.

El Aissami se refirió directamente a Borges y aseguró que durante su discurso de inicio del período legislativo “se le cruzaron los cables… Comenzó muy mal y además comenzó ofendiendo el honor militar de nuestra Fuerza Armada Nacional Bolivariana”, dijo.

“¡Inmoral, cínico, golpista, corrupto!”, fueron parte de los descalificativos que usó para referirse al nuevo presidente del Legislativo. “El debió haber comenzado pidiendo perdón por el golpe de Estado de 2002 y los hechos de corrupción que él protagonizó y que -afirmó- están comprobados. Le queda grande a usted mencionar en la boca a nuestro digno hijo de Chávez, Nicolás Maduro. ¡Sinverguenza!”, dijo el Vice presidente durante un acto en el que se juramentó a Caryl Bertho como la nueva gobernadora del estado Aragua.

Golpe al marrón

El Aissami también habló de un presunto golpe financiero organizado por la banca privada y el diario El Nacional. Según su análisis, como el periódico publicó información el 18 de noviembre de los posibles problemas de liquidez que se presentarían en el país, entonces son responsables de los desajustes financieros y hasta sucesos que se presentaron en diciembre a raíz de la falta de efectivo.

El exgobernador aseguró que Maduro le encomendó auditar todas las bóvedas de la banca pública y privada y fue ahí donde detectaron que solo tenían 5% de los billetes de 100 bolívares que circulan en el país.

Además señaló como cómplice del supuesto golpe al Departamento de Estado de Estados Unidos por emitir un comunicado advirtiendo a sus ciudadanos los peligros de venir a Venezuela ante la conflictividad que vive el país.