Un Almagro fortalecido y un quiebre en países del Caribe deja la sesión de la OEA, afirman expertos

No solo 20 votos a favor respaldaron al secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, para que presentara su informe y debatir si se aplica la Carta Democrática a Venezuela. También los pesos pesados del continente estuvieron de su parte: Estados Unidos, Brasil, México y Canadá. El Gobierno venezolano perdió algunos antiguos aliados del Caribe. Para los especialistas, en la sesión extraordinaria del Consejo Permanente de este jueves 23 de junio, la gestión de Almagro salió más fortalecida.

Aunque Venezuela y otras delegaciones afines al Gobierno intentaron bloquear la aprobación del orden del día, la crisis del país y la búsqueda del diálogo fueron los protagonistas del debate.

Venezuela queda muy mal parada“, advirtió el internacionalista Juan Francisco Contreras. “Vemos a la canciller con un discurso desfasado. Deja muy mal al Gobierno, porque intentó descalificar al órgano político por excelencia de toda la región”, agregó.

El presidente de la Asamblea Nacional, Henry Ramos Allup, no tardó en pronunciarse sobre el desempeño de la delegación venezolana en la reunión celebrada en Washington. “La diplomacia venezolana ha sufrido una gran derrota hoy: no solo por subestimar la autonomía de los países de la OEA, sino porque no pudieron suspender el orden del día”, afirmó.

Avalado por la votación de los Estados miembros, el secretario general queda respaldado por los más grandes e importantes de la región. Por su parte, precisó Contreras, el Gobierno venezolano contó con el apoyo de países que se guían más por los criterios ideológicos que por los principios que profesa el organismo.

“Hay un punto de quiebre. Sorprendió a todos que algunos países del Caribe, que reciben favores de Venezuela, hoy se abrieran a la posibilidad de generar un debate”, dijo el analista internacional y profesor universitario, Daniel Merchán.

El especialista agregó que también sorprendió la decisión de Argentina, cuya delegación votó por el sí para abrir el espacio de discusión. “Estaba la disputa con la representante Malcorra y vimos hoy que Argentina también estuvo a favor de debatir”, precisó.

Para Contreras, la razón detrás de que viejos aliados, como Jamaica y Guyana, se voltearan al Gobierno recae en que la situación es “insostenible”, tanto en el ámbito político y social como en el económico.

Tras la sesión extraordinaria celebrada este jueves, se da inicio al proceso de evaluación de la crisis venezolana a los ojos del organismo regional. Lo que sigue, aseguraron los especialistas, es seguir aún más de cerca y de manera más profunda lo que sucede en el país latinoamericano.

“Las próximas sesiones ordinarias de la OEA van a estar marcadas por el tema venezolano. Hay una gran presión por parte de actores gubernamentales, de ONG, del sector empresarial. Dudo que se pueda dilatar mucho más la situación que vive el país”, señaló Merchán.

Con el diálogo como bandera desde un bando y de otro, Contreras precisó que, de ahora en adelante, los encuentros entre la oposición y Gobierno deberán estar orientados a la búsqueda de una verdadera solución.

“Seguramente en esta evaluación del informe de Almagro surgirán propuestas para tratar de buscar procesos de conversación, de diálogo, de mediación y de ayuda”, aseguró Contreras. “Sin embargo, el diálogo no puede ser el fin, sino el mecanismo. Eso es lo que debería empezar a explorar la OEA para destrancar el juego“.

Foto: Eduardo Lugo (@LEDDZ)

(Visited 4 times, 1 visits today)

Comentarios

No Comments Yet

Leave a Reply