La represión le bajó la santamaría a los locales la tarde del #19Abr

Solo los manifestantes que regresaban a casa quedaron en las calles. Algunos se mantenían firme en la protesta a la altura de la Plaza Francia, en Altamira. Sin embargo, las santamarías de los locales se mantuvieron abajo más que cualquier otro feriado. Sin negocios abiertos ni tráfico de vehículos, en el este de Caracas parecía 1 de enero. Ni en los días santos se guardaron los comercios como este jueves 19 de abril.

Hasta las 4:00 pm, restaurantes y sitios de comida rápida ofrecieron sus servicios a quienes volvían de la marcha. A las 5:00 pm, la mayoría ya había despachado a sus comensales y cerrado las puertas con llave.

Una que otra línea de mototaxi o de taxi quedaban disponibles a la altura de El Rosal y de Chacao para el final de la tarde, a la espera de quienes quisieran retornar a casa tras los disturbios y la represión. Otros manifestantes opositores esperaban aglomerados en las esquinas a que pasara una camionetica para pagar la tarifa mínima.

En Altamira, Migas recibió unos últimos comensales antes del atardecer. Luego recogieron todo. La mayoría de las panaderías de la zona también tenían las puertas de metal abajo. En la Francisco de Miranda, ni Don Corleone ni Carmelo Pizza subieron las santamarías después de las 5:00 pm.

Los negocios de Los Palos Grandes que optaron por mantener sus puertas abiertas para atender a unos últimos clientes tuvieron que bajarlas de golpe. Efectivos de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) y de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) patrullaron la zona y lanzaron perdigones contra los manifestantes que aún quedaban en algunas calles de la urbanización.