La oposición busca generar inicio de una transición desde el tablero electoral

La oposición venezolana entró en la carrera electoral en un contexto país sumamente difícil, debido a la crisis política, económica y social. En este escenario, la espiral inflacionaria, calcula la firma Econométrica, se ubicará en 1.157% al finalizar el año y el promedio de escasez general en 52% mientras que la de alimentos y bebidas en 73,4%.

A esta debacle económica, se une la impunidad por los responsables de más de un centenar de muertos y más de un millar de heridos ocurridos durante los cuatro meses de protestas, a partir de abril de 2017.

Es así como, los comicios se presentan como una esperanza para iniciar el cambio político en Venezuela, más que ganar cargos es adherir espacios para las elecciones presidenciales de 2018. Y uno de los tantos tableros en donde jugar.

Los politólogos Luis Salamanca y John Magdaleno no tienen dudas que significarán un paso hacia adelante en el intento por iniciar un relevo político en el país. El primero destaca que Maduro necesita elecciones para legitimarse; el segundo pronostica que, de tener un triunfo contundente la oposición, el Gobierno entonces incrementará la presión.

Salamanca dijo que si se realizan de manera democrática los comicios, la oposición tiene una alta probabilidad de triunfo para continuar avanzando en esta guerra de posiciones en que ha devenido la lucha contra el chavismo. “Las elecciones no se pueden ver en forma convencional como la competencia por un cargo a ser ejercido en un período, sino en otra forma de ganar posiciones en esta confrontación de desenlace incierto, que puede resolverse por el voto o por cualquier otra vía”.

Magdaleno expresa una visión similar a la de Salamanca. “Primero representa la posibilidad de la presión ciudadana para el cambio político que está bloqueado desde el año pasado”.

Agregó que las elecciones regionales pueden ser una referencia de estrategia hacia la transición a la democracia. “Más allá del número de gobernadores que gane la oposición abona el terreno para las elecciones presidenciales del próximo año. Es un hito en el camino acerca de la posibilidad del inicio de una transición”.

Ambos dejan en claro que con la elección de gobernadores no significa que Nicolás Maduro dejará el poder de inmediato.

“Ciertamente las regionales no lograrán sacar a Maduro, pues no se vota a presidente de la República, pero abonaría a una estrategia incrementalista de desalojo del poder del chavismo, cuando éste muestra los dientes en su afán por permanecer en el mismo indefinidamente”, agregó Salamanca.

Magdaleno opina que contribuyen en la dirección de iniciar la transición. “Esta se produce cuando los miembros de la coalición dominante deciden restituir las garantías que han sido violadas. También cuando ocurren una serie de eventos como el deterioro de la economía y la presión internacional, entre otros”.

Ambos destacan que tradicionalmente en Venezuela el cambio político es por la vía del voto. “Pero como Maduro dijo que no lo sacarían ni con votos ni con balas, eso cambió la lucha política y ahora el cambio político, que está en la agenda, puede darse por cualquier vía, incluida la electoral”, advierte Salamanca.

Riesgos

Magdaleno observa que si la oposición no participa: las autoridades electas quedan legitimadas sociopolíticamente y cambian para controlar fuertemente las instituciones. “Se avanzará hacia la transición del socialismo y reclamar legitimidad ante el mundo y en Venezuela”.

Pero también ve que de realizar el oficialismo un fraude masivo habría una fractura de la coalición dominante y se erosionaría la cohesión del liderazgo político de los chavistas. Entiende que esa fisura podría darse no solo en el ámbito político, sino militar y empresarial. “Viendo ese escenario ayudaría a socavar las bases del oficialismo. Están conscientes que tienen que maniobrar para detener el 15 de octubre”.

Sin embargo, los peligros acechan igualmente si hay participación de la oposición. “El Gobierno producirá mayor control de la ANC y amenazar con efectuar cambios en las reglas de juego, amenazar con reducir las funciones de las autoridades electas. Por ejemplo: inestabilidad, arrestar a los electos, procesarlos, inhabilitarlos”.

El maquillaje

En este escenario el diálogo o aproximaciones entre el Gobierno y la oposición causa ruido para muchos. Salamanca opina que las elecciones le darán aceptabilidad internacional. “Las requiere para maquillar su cara autoritaria, tal como lo está haciendo con el diálogo”.

Magdaleno admite que el diálogo genera predisposición en algunos sectores. Advierte que no hay que descartar una negociación con factores de la coalición dominante para restituir garantías violadas. Una negociación podría restituir la democracia”.

(Visited 12 times, 1 visits today)

Comentarios

1 Comment

Leave a Reply