“OEA olvidó que no estamos en 1962, cuando bloquearon a Cuba”, Ministro de Exteriores

cuba venezuela - globovision

De “histérica, torpe y nada ética”, calificó el Ministerio de Relaciones Exteriores cubano la actuación de Almagro al invocar la Carta Democrática Interamericana a Venezuela. “El Secretario Ge­neral de la OEA intenta a ultranza servir a oscuros intereses”.

En la comunicación, publicada en portada del diario Granma, el Gobierno cubano aseguró que Venezuela  “libró una dura y victoriosa batalla diplomática (…) contra el plan injerencista del imperialismo y las oligarquías”, y que hizo valer el principio de no intervención en los asuntos internos de los Estados y el derecho de estos a elegir, sin injerencias externas.

Criticó que se haya intentado aplicar la carta, invocando el artículo 20 (dirigido a lidiar contra las rupturas o alteraciones graves del or­den constitucional), por la crisis del país, pero que no se haya hecho en el golpe de Estado de 2002.

Respecto al procedimiento, señaló que “con ayuda de elementos de la oposición golpista venezolana y de otros personajes reaccionarios de dudosa reputación, escribió un calumnioso e injerencista informe que, en violación de procedimientos, hizo público”, pero que “los burócratas de la OEA y sus truculentos mentores olvidaron que no vivimos en 1962, cuando con vergonzosa complicidad se juzgó y condenó a Cuba so­cialista”.

“Los serenos ar­gumentos de los que han elegido el diálogo, el respeto entre naciones y la paz como normas de su diplomacia”, de parte de los países miembros de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América – Tratado de Comercio de los Pueblos, marcaron la diferencia para la cancillería de la isla caribeña.

Aseguró que lo ocurrido en Washington es la muestra de que “la OEA siga siendo un instrumento irreformable de dominación de Estados Unidos sobre los pueblos latinoamericanos y caribeños” y reiteró que no hay forma de que Cuba regrese a integrarla. Citaron la frase Raúl Castro en el 2008: “Antes de que Cuba regrese a la OEA se unirá el mar del Norte al mar del Sur y nacerá una serpiente de un hue­vo de águila”