“La lucha que tenemos es la de David contra Goliat”, voceaban manifestantes

Desde las ventanas o desde las aceras, los manifestantes eran vitoreados por los vecinos y transeúntes que este 20 de abril observaban la marcha de la oposición pasar por la avenida Francisco de Miranda. Sin duda fue la más nutrida en la capital pues el este es un tradicional bastión opositor.

Quienes marchaban en este días soleado agitaban los brazos, ondeaban la bandera y otros grababan imágenes con sus teléfonos celulares. Algunos hasta rezaban el rosario, lo cual confería a la marcha cierto aire de procesión, aunque los objetivos no eran políticos sino religiosos. El movimiento se inició en La California y se repitió en toda la avenida hasta Altamira y Los Dos Caminos, pese a que las estaciones de Metro fueron cerradas desde tempranas horas.

“Esto es una batalla de David contra Goliat”, vociferaba el animador de los manifestantes desde el camión que animaba la movilización. A su alrededor, había tanta gente como para llenar unas cinco cuadras de distancia.

La frase caló. Helga Ovalles es maestra de preescolar, pero este jueves no asistió a clases. “Estoy cansada, es verdad. Pero más cansada estoy de que los hijos se vayan del país. Mi único hijo se fue y hoy salgo a defender el futuro de mis niños del preescolar. Hay que venir, hay que seguir. No nos van a vencer, prefiero esto a vivir con miedo”, expuso.

Los que asistieron a la octava convocatoria de la Mesa de la Unidad Democrática en protesta por las sentencias del Tribunal Supremo de Justicia también acudieron a la séptima, sexta e incluso a todas las que realiza el grupo opositor al Gobierno.

Tal es el caso de Elma Mendoza, de 56 años de edad, quien aseguró que no se “ha perdido ni un día” de manifestación convocada por la oposición. “Me siento cansada, mas no derrotada. La impotencia de ver cómo nos reprime este Gobierno es una de las cosas que me tiene parada aquí firmemente. Vale la pena luchar por Venezuela, necesitamos un cambio de Gobierno ya”, expresó Elma, quien llegó a La California desde Caucagüita un barrio popular.

Luis Goncálvez está en silla de ruedas pero eso no le impidió recorrer ayer -19 de abril- toda la Francisco de Miranda hasta Bello Monte, donde fue reprimida la marcha que abarcó el este y oeste de Caracas. Tampoco limitó su deseo de volver a la calle este jueves porque -según él- el país se está cayendo a pedazos.

“Hoy tenemos que resistir. Esto es una lucha de todos los días, hasta que se rompa el cántaro. Tenemos que exigir que se cumplan los mecanismos que establece la Constitución”, exclamó el diputado Rafael Guzmán.

Los líderes que estuvieron en este punto de concentración fueron el alcalde del municipio Sucre Carlos Ocariz y los diputados Miguel Pizarro y Julio Borges, además del diputado Guzmán.

Borges precisó nuevamente que las exigencias de la MUD son la realización de elecciones, liberación de presos políticos, instauración de un canal humanitario y respeto a la Asamblea Nacional. “Llegó el momento de que el Gobierno cumpla la Constitución, que den las fechas de las elecciones en Venezuela y se permita que el pueblo escoja su futuro con libertad  y plenitud”, dijo el presidente de la AN.

A las 2:00 de la tarde, la marcha que había salido dos horas antes de La Californa llegó completa a Altamira y siguió su curso hacia Chacaíto, donde fue reprimida nuevamente. El David de la historia sigue sin lograr derrotar al Goliat.

 

(Visited 7 times, 1 visits today)