La libertad le llegó un año tarde a Yon Goicoechea #Perfil

El tribunal 7 de control del área metropolitana de Caracas dictó una orden de excarcelación a Yon Goicoechea el 20 de octubre de 2016. Tres meses después de su detención, el sistema judicial venezolano admitía que no había pruebas que inculparan al otrora líder estudiantil. Pero el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) lo liberó un año y quince días después de esa sentencia: este viernes 3 de noviembre.

Goicoechea es un abogado venezolano que inició su carrera política en 2007. Ese año, cuando era estudiante de derecho de la Universidad Católica Andrés Bello, lideró numerosas marchas estudiantiles contra la reforma constitucional que propuso el entonces presidente de la República Hugo Chávez.

El movimiento de estudiantes del que formó parte Goicoechea, y que integraron otros dirigentes que hoy se desempeñan en importantes puestos de poder como Freddy Guevara, logró la única derrota electoral que tuvo Chávez en el Gobierno y la reforma constitucional fue rechazada en las urnas de votación.

En 2008 recibió el premio Milton Friedman para el Avance de la Libertad otorgado por el Instituto Cato de Estados Unidos, un galardón que se entrega cada dos años a un individuo “que haya realizado una contribución significativa a la libertad humana”.

Se fue del país por un lapso de tres años (2013-2016) y a su retorno fue acusado por el ministro de Interior y Justicia, Néstor Reverol, de poseer material explosivo (cinco centímetros, detonadores, así como también, un explosivo denominado cordón detonante, 1.335 gramos de material explosivo denominado ANFO, niples y otros componentes subversivos) y de ser parte de una conspiración para generar muertes y caos en la marcha antigubernamental convocada, por partidos de oposición, para el 1 de septiembre de 2016 denominada “La Toma de Caracas”.

Por este supuesto delito “fue interceptado por 15 funcionarios de inteligencia encubiertos y dotados de armas de guerra que, con mucha violencia, le ataron las manos con cinta plástica y le cubrieron la cabeza con un saco negro y lo transportaron a El Helicoide”, según narró su esposa Rosaura Valentini ante la Organización de Naciones Unidas.

En su primer día detenido Valentini afirma que Goicoechea fue encerrado en una celda sin luz ni ventilación natural que además tenía la puerta sellada con bolsas negras de basura para crear una sensación más aguda de aislamiento. “En el suelo había comida descompuesta con gusanos y trozos de ropa con excrementos humanos. Hacía un calor asfixiante, Yon dice que sintió que lo estaban enterrando vivo”, dijo su cónyugue.

El dirigente también recibía otra clase de castigos como la prohibición de visitas, aseguraron sus familiares.

“Agente de la CIA”

En algunos sectores del chavismo, Goicoechea es acusado de ser un agente de la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA) y promotor de actos desestabilizadores para intentar derrocar el gobierno del presidente Nicolás Maduro.

Este viernes 3 de noviembre, Goicoechea se reunió nuevamente con su esposa, sus dos hijos y su madre al ser liberado con medidas cautelares tras cumplir 431 días en prisión por cargos que no fueron probados.

Foto: eluniversal.com