Instalación de base militar rusa en Venezuela “entregaría la soberanía”, advierten analistas - Efecto Cocuyo

Instalación de base militar rusa en Venezuela “entregaría la soberanía”, advierten analistas

La Comisión de Política Exterior de la Asamblea Nacional investiga la supuesta instalación de una base militar rusa en la isla La Orchila, luego de que la agencia rusa TASS informara sobre la presencia militar extranjera en territorio venezolano.

El abogado y analista internacional Daniel Merchán advierte que, de confirmarse la instalación de esta base militar, el hecho constituiría “un acto de entrega de soberanía”.

“No hay presencia rusa militar formalmente desde hace muchos años en el continente americano. De hecho, la conocida crisis de los misiles en 1962 se da precisamente por la colocación de equipo militar ruso en Cuba, uno de los hechos de mayor tensión en medio de la guerra fría”, recuerda el internacionalista.

En 1962 el mundo estuvo al borde de una guerra nuclear entre Estados Unidos y Cuba provocada por la presencia de bases de misiles nucleares soviéticos en la isla caribeña. Este hecho es conocido como “la crisis de los misiles en Cuba”.

Merchán subraya que la Constitución vigente prohíbe la instalación de bases militares extranjeras en Venezuela.

El artículo 13 establece que:

“El territorio no podrá ser jamás cedido, traspasado, arrendado, ni en forma alguna enajenado, ni aún temporal o parcialmente, a Estados extranjeros u otros sujetos de derecho internacional.

“El espacio geográfico venezolano es una zona de paz. No se podrán establecer en él bases militares extranjeras o instalaciones que tengan de alguna manera propósitos militares, por parte de ninguna potencia o coalición de potencias.

“Los Estados extranjeros u otros sujetos de derecho internacional sólo podrán adquirir inmuebles para sedes de sus representaciones diplomáticas o consulares dentro del área que se determine y mediante garantías de reciprocidad, con las limitaciones que establezca la ley. En dicho caso quedará siempre a salvo la soberanía nacional.

“Las tierras baldías existentes en las dependencias federales y en las islas fluviales o lacustres no podrán enajenarse, y su aprovechamiento sólo podrá concederse en forma que no implique, directa ni indirectamente, la transferencia de la propiedad de la tierra”.

 “Con esta acción gana el Gobierno, no el país. Para el Gobierno representa su interés de permanecer en el poder a cualquier costo, así eso incluya utilizar a Venezuela como boca de playa en América, favoreciendo estrategias militares rusas. Sin embargo, para la gran mayoría de la nación es una gran pérdida porque es transformar a nuestro Estado en la principal zona de peligro para un posible conflicto de gran escala, lo cual nos deja en el centro de la discordia”, señala el analista.

En su opinión, el presidente Nicolás Maduro busca enviar un mensaje a Estados Unidos, Colombia y Brasil, a quienes considera sus enemigos geopolíticos, según el cual Rusia “como aliado fuerte” actuaría ante posibles intervenciones militares.

“Tenemos un cóctel de elementos muy negativos: un Presidente no reconocido por la mayoría de la comunidad internacional, además con posible presencia militar rusa en el territorio; la mayor crisis migratoria del continente; un desajuste hiperinflacionario sin freno, lo cual forma características para llegar a algún tipo de estallido interno o externo que en todo caso sería muy traumático para Venezuela”, expresa.

El internacionalista Juan Francisco Contreras considera que la presencia militar rusa en el país “sería la más flagrante violación de la soberanía nacional”.

“Venezuela es un peón más dentro del tablero de ajedrez de Rusia, que busca una especie de expansionismo en América Latina, lo cual es inaceptable porque la incursión de potencias extranjeras en la región se había superado desde el siglo XIX”, apunta.

A juicio de Contreras, Maduro no gana nada por permitir la instalación de una base militar extranjera. “Esto lo que hace es crispar más la posición de la comunidad internacional y acelerar la búsqueda de una salida política del Gobierno venezolano que se ha convertido en un dolor de cabeza”, concluye.

Invasión en Venezuela

Para la politóloga y analista internacional, María Teresa Romero, la confirmación de la instalación de una base militar de este tipo precipitaría una invasión en Venezuela porque “obligaría” a Estados Unidos a reaccionar.

No obstante, la profesora universitaria ve improbable que las fuerzas militares rusas operen desde la isla venezolana. “El Gobierno venezolano busca ganar tiempo y hacer creer que es fuerte porque tiene potencias que lo respaldan y, aunque no creo que sea fácil reproducir una crisis de los misiles como sucedió en el pasado, porque Estados Unidos tiene un poderío muy superior al de Rusia hoy en día, ganaría tiempo”, explica.

La profesora considera que Rusia también busca que Estados Unidos no rompa el tratado nuclear que tiene desde 1987.

Para Romero, las implicaciones geopolíticas de una operación militar extranjera en Venezuela serían “muy fuertes”. “Haría que se percibiera mundialmente a Venezuela como un enemigo no solo por ser una dictadura antidemocrática, sino que también se consideraría como una pieza geopolítica contra los Estados Unidos y la democracia latinoamericana”.

Foto: RCN

Comentarios

No Comments Yet

Comments are closed

¡Suscríbete!