Imagen de Almagro quedó “debilitada” ante Consejo Permanente de la OEA, opinan politólogos

Con un gesto y la frase “lo que tenga que decir, que lo pase por escrito”, el presidente pro tempore de la comisión permanente de la OEA, Juan José Arcuri, le negó el derecho de palabra al jefe de gabinete del secretario general, Gonzalo Koncke. Así cerró la maratónica sesión de este miércoles 1 de junio con la aprobación de una resolución que le da un espaldarazo a los esfuerzos de diálogo en Venezuela.

Esta acción tiene varias lecturas en opinión del politólogo Ricardo Sucre. “Cuando el director de debates le quitó el derecho de palabra al jefe del gabinete de Almagro fue muy visible que (Luis) Almagro quedó un poco deslegitimado, en el debate varios países le reclamaron el tono de la carta que le escribió a (Nicolás) Maduro”, manifestó.

La resolución tampoco hace referencia a la invocación de la Carta Democrática que el Secretario General insiste en que urge discutir. Este punto llama la atención de Sucre, aun cuando esta sesión no fue convocada para discutir la aplicación de este mecanismo como tal sino para abordar la crisis venezolana.

“Que se haya aprobado esta resolución no invalida la posible activación de la Carta Democrática; dependerá de si se produce al menos una comunicación entre el Gobierno y la oposición que evite que empeore la crisis. La oposición construyó una expectativa sumamente alta para satisfacer las demandas de un público opositor exigente, en torno de la activación de este mecanismo y obtuvo una resolución que no incluye este punto y que tampoco habla del referendo revocatorio”, señaló.

El analista destacó que aunque la oposición no hizo un buen uso del “control de daños” al criticar duramente al gobierno argentino de Mauricio Macri por “bloquear” las iniciativas de Almagro, tuvo importantes avances en esta primera sesión.

Creo que este primer round lo ganó el Gobierno, pero los opositores lograron una posición frontal de varios países, entre ellos Paraguay, EEUU y Canadá, para que tocaran el tema del revocatorio por la calle del medio. La resolución también plantea una salida constitucional, como lo propone la oposición y habla de democracia representativa, lo que empodera al Poder Legislativo, porque la Asamblea Nacional es un espacio de representación nacional”, resaltó.

Sucre considera que la resolución tendrá un efecto de corto plazo porque ninguna de las partes involucradas está dispuesta a negociar. “El reto de los mediadores es precisamente lograr una comunicación efectiva en este contexto”, dijo.

Pero opina que el acuerdo genera una obligación internacional sobre los actores políticos. “Si la crisis se agrava, el actor que haya pateado la mesa de diálogo quedará deslegitimado y descalificado ante la opinión pública internacional”.

El politólogo Nicmer Evans afirma que el debate en el Consejo Permanente evidenció una desaprobación de la postura parcializada que asumió Almagro. “Ayer privó la buena voluntad de poner en primer plano la función de la OEA, que es promover el diálogo y no activar la Carta Democrática para sancionar. Lo que se colocó de primer plano es que Almagro respondió a la oposición de la Unidad Democrática de manera sesgada”, dijo.

A su juicio, el secretario general de la OEA cometió “un error estratégico” e intentó influir una decisión con la entrega del informe que elaboró sobre la crisis.

Una fuente directa que trabajó en el consejo permanente de la OEA indicó a Efecto Cocuyo que nadie ha ganado ni ha perdido todavía. “En términos diplomáticos, lo que importa es que el tema Venezuela se discute en el Consejo Permanente, algo que no ocurría desde 2014″.

Foto: BBC