Gobierno culpa a la oposición del desabastecimiento de medicinas

Venezuela 2

La respuesta del Gobierno ante las preguntas del Comité de la ONU, referentes al desabastecimiento de medicamentos fueron directas, culpando a la oposición de la problemática de salubridad.

“Uno de nuestros desafíos es la dotación de medicamentos. Esto se debe a las políticas que hacen partidos políticos que han apostado por la desestabilización del país”, indicó Asia Villegas, viceministra de Salud de país.

La ministra dijo que en Venezuela “el derecho a la salud es un derecho fundamental que se garantiza como parte del derecho a la vida”.

Tras delinear los avances logrados en los últimos años, como la creación de 24 hospitales, la apertura de centros odontológicos o la aplicación de programas de proximidad sanitarios como Barrio Adentro, asumió que aún existen varios retos.

Respecto a la escasez, Villegas dijo que el Gobierno hace todo lo necesario para “controlar e identificar las fallas del sistema” y que esto lo hacen “mano a mano del sector privado”.

Asimismo, la ministra recordó que los precios controlados de los medicamentos “para evitar la especulación” provocan que haya quien los usa para “contrabandearlos a otros países”.

Otro de los desafíos delineados por la ministra fue la facilitación de los trámites a la importación de medicamentos.

Finalmente, ante las críticas vertidas por el Comité sobre la escasez de antirretrovirales, se informó de que en 2014 se facilitó tratamiento contra el VIH a 42.400 pacientes.

Por otra parte, el jefe de la delegación, el vicepresidente y ministro del Poder Popular para la Planificación, Ricardo Menéndez, se refirió a la corrupción, y dijo que en los últimos años se han inhabilitado 920 cargos públicos, “algunos de alto rango como exmiembros del Gabinete Nacional o Gobernadores de Estado”.

“En la concepción bolivariana la lucha contra la corrupción es una doctrina, no una consigna”, zanjó.

Los 18 expertos que integran el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de la ONU precisaron que no les interesan los “grandes logros de la revolución”, sino, más bien, datos precisos sobre la problemática que afecta a la mayoría de la población. Precisamente, una pregunta que realizó el belga Olivier De Schutter, relator especial sobre el Derecho a la Alimentación, fue por qué en Venezuela no se produce suficiente maíz para hacer arepas.

“Guerra económica”

El comité cuestionó que Venezuela achaque la mayoría de los problemas internos del país a la “guerra económica” a la que supuestamente está sometida.

“Cuando hay progresos, éstos se deben a la Revolución, pero cuando hay problemas ustedes los achacan al concepto de ‘guerra económica'”, dijo en la sesión de hoy Rodrigo Uprimny, uno de los miembros del Comité.

Otro de los expertos, Mohammed Ezzeldin Abdel-Moneim, pidió esclarecimiento sobre a qué se refiere exactamente el concepto de “guerra económica” y ejemplos concretos.

Similar postura mantuvo la experta Shiqiu Chen, quien preguntó específicamente quién lleva a cabo dicha “guerra económica” y contra quién.

El jefe de la delegación venezolana, el vicepresidente y ministro del Poder Popular para la Planificación, Ricardo Menéndez, fue quien respondió a los expertos, pero antes les pidió “ser respetuosos”, “no hacer juicio de valores” y “no banalizar la guerra económica”.

Acto seguido dijo que la “guerra económica” se concreta en las manipulaciones que se hacen en los mercados internacionales para que baje el precio del crudo, para desestabilizar la moneda nacional, y para elevar el “riesgo país” de Venezuela.

El vicepresidente no señaló específicamente a ninguna persona, nación o institución, pero pidió encarecidamente “no negar el cerco económico” al que está sometido su país.

Aclarado, a su entender, este aspecto, Menéndez enfatizó que a pesar de esta situación, su país no ha disminuido la inversión social.

“A pesar de que los ingresos por el petróleo han caído un 60 por ciento, hemos logrado mantener los niveles de gasto social”, dijo.

Durante los dos días, los miembros del Comité intentaron, casi siempre en vano, obtener respuestas concretas a sus preguntas, dado que si bien la nutrida delegación venezolana aportó mucha información, ésta no respondía a lo preguntado.

Venezuela se sometió el martes 2 de junio y miércoles 3, al escrutinio del Comité de la ONU sobre Derechos Económicos, Sociales y Culturales, un ejercicio regular que hacen los países miembros de Naciones Unidas que han ratificado la Convención sobre dichos derechos.