Elisa Trotta: Represento a los venezolanos en Argentina, no solo a Guaidó - Efecto Cocuyo

Elisa Trotta: Represento a los venezolanos en Argentina, no solo a Guaidó

Elisa Trotta Gamus nunca desempeñó un cargo diplomático ni tampoco militó en algún partido político venezolano. Fue el 29 de enero de 2019 cuando asumió formalmente como representante diplomática de Venezuela en Argentina. Ella forma parte del nuevo grupo de emisarios designados por el Poder Legislativo venezolano para manejar en el exterior los intereses de la gestión del presidente encargado Juan Guaidó. Aunque su principal rol es fungir como puente comunicacional entre el gobierno de transición de Venezuela y Argentina, la abogada prioriza las necesidades de los venezolanos en el país austral.

Trotta Gamus llegó en 2011 a Buenos Aires para colocar a disposición sus conocimientos en derecho internacional, derechos humanos (Ddhh), y desarrollo internacional sustentable. Desde entonces su trabajo en La París de América se orientó a visibilizar la crisis social, política y las violaciones a los derechos humanos durante los gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro, siempre como migrante, pese a que su padre es porteño de nacimiento.

Ser extranjera no fue una novedad para ella pues, desde el seno de su familia, la migración es un concepto arraigado: su papá llegó a Venezuela en 1975 como exiliado, mientras que sus abuelos maternos son de origen sirio y su madre venezolana.

La principal enseñanza de su núcleo se materializa en uno de sus mantras de trabajo: “poder desarrollarnos en los distintos países que nos ha tocado vivir y adoptarlos como propios para poder aportar siempre a la sociedad en la que estemos”.

La representante diplomática de Venezuela en Argentina conversó unos minutos con Efecto Cocuyo sobre su nuevo rol. La “caraqueña de pura cepa” -como se define así misma- disertó sobre los cambios políticos que atraviesa el país, la migración venezolana y los siguientes pasos que darán en suelo argentino.

-Eres Ucevista. También formaste parte del movimiento estudiantil previo al de Guaidó. ¿Cómo vinculas a los estudiantes con la política de Venezuela?

-Fui representante estudiantil ante la Unión Nacional de Estudiantes, ante el Consejo de Escuela de la Escuela de Derecho y posteriormente representante de egresados de la UCV. Que el presidente Guaidó venga de ese movimiento estudiantil es comprobar el compromiso que él ha asumido desde siempre con el país. Fue sobreviviente de la tragedia de Vargas, asumió un compromiso tan férreo con el movimiento estudiantil del año 2007. Eso demuestra que los estudiantes han sido, y seguirán siendo, parte importante en la historia de nuestro país. Se ha comprobado en la historia venezolana: basta con recordar a la generación del 28 y la lucha anti Pérez Jiménez.

-Durante su tiempo de estudio en Estados Unidos ya había comenzado la debacle social en Venezuela, ¿por qué no quedarse allí como migrante?

-Inicialmente no podía continuar en Estados Unidos porque tenía una beca Fullbright. Esa beca le solicita a sus becarios regresar a sus países antes de poder pensar en establecerse en Estados Unidos, debía regresar al menos por dos años a Venezuela antes de regresar. En ese sentido devolverme a Venezuela fue una decisión muy dura. Hice un paso corto por Venezuela para estar en familia, para organizar. Luego tuve una experiencia estudiantil de un mes en España: un curso de ayuda humanitaria.

-Pero no se quedó los dos años en Venezuela, se mudó a Argentina…

-La decisión de no volver a Venezuela fue una decisión muy dura que tal vez tomé pensando que era algo solo momentáneo, que era lo mejor para ese momento. Pensé que pasarían los años y yo pudiese desarrollarme profesionalmente en Argentina y regresar cuando las cosas mejoraran en Venezuela. Yo estudié desarrollo internacional sustentable. Me apasionó siempre la vida parlamentaria y diplomática, desde el punto de vista de derecho internacional y derechos humanos. Cuando vine a Argentina vine como cualquier inmigrante  buscando trabajo. Pude trabajar en temas relacionados a los derechos humanos.

-Cuando se conoció su nombramiento, algunos sectores de la opinión pública cuestionaron su figura pues aseguraban que es militante del partido político Cambiemos, que representa Macri

-No soy del partido Cambiemos. Fui directora de programas instituciones de la Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires en 2018, que hoy es presidida por alguien del factor de Cambiemos. Desarrollé un área  muy importante en la cámara en todo lo que tiene ver con los vínculos internacionales y algunos programas desde la parte de desarrollo sustentable y cultural

-¿Cuál ha sido el enfoque de su trabajo durante estos 8 años en Argentina?

-Continué haciendo lo que siempre hice: defender y tratar de evidenciar lo que estaba pasando en Venezuela, principalmente con la violación de los derechos humanos. Siempre me planteé, desde un principio, solo un trabajo de manera individual sin tener mayores lazos. Poco a poco fui conociendo a otras personas y organizaciones: Unidos por Venezuela, Venezuela Es Una; también a los diferentes partidos venezolanos que tienen participación en Argentina; A organizaciones como Un Mundo Sin Mordaza. Todos los eventos que se fueron desarrollando nos sirvieron para tejer vínculos para trabajar en conjunto, siempre con el mismo objetivo para colaborar con la restitución de la democracia en Venezuela.

-¿Cómo fue posible visibilizar la crisis política, económica y social de Venezuela durante el mandato de Cristina?

-Nos costó mucho. Nunca lo pudimos hacer con el gobierno oficial. Nunca nos tomaron en cuenta. Incluso buscamos algunas organizaciones que históricamente son defensoras de los derechos humanos que tampoco nos tomaron en cuenta. Entonces intentamos hacerlo con periodistas. Les pasamos datos de lo que estaba sucediendo en esta materia en Venezuela. Aunque había un Gobierno que no nos tomaba en cuenta, sí existían factores de oposición que replicaban el mensaje. Hoy están en el gobierno esos factores que nos tomaron en cuenta, con quienes comenzamos a tejer algunos lazos.

-Parte de su trabajo en Argentina se materializó con Alianza por Venezuela…

-En el año 2018, dado el gran flujo migratorio de venezolanos a Argentina, decidimos en una primera instancia un grupo de personas, y algunos diputados, formar una red de asociaciones de organizaciones para estar mejor. Así es como nace Alianza por Venezuela que es una red de organizaciones que ayudan a los venezolanos a Argentina.

-¿Cuáles crees que son los motivos por los cuales la designaron como representante diplomática del gobierno de Guaidó en Argentina?

-Entiendo que tuvo que ver con el rol que he encabezado durante el último tiempo tejiendo vínculos con distintas organizaciones, con el Gobierno y sobre todo presidiendo Alianza Para Venezuela. Es un honor, es un gran desafío, pero en mi cabeza solo recae un esfuerzo conjunto. La designación es un logro de muchos que han colaborado a lo largo de los años y que ahora recae en mí. Al ser un logro compartido pensamos seguir trabajando de esa manera.

-¿Considera que sus relaciones con el Parlamento argentino se ponderó al momento de barajar su nombre como candidata diplomática de Guaidó?

-Desconozco ese tipo de decisiones. Las relaciones que tengo yo con el Parlamento argentino son las que vengo tejiendo, al igual que muchas otras personas, desde hace mucho tiempo en esta lucha que hemos venido dando en poder evidenciar las violaciones de los derechos humanos que dan en Venezuela. Y supongo, esto no me atrevo a contestarlo por ellos, pero creo que valoraron no solo mi experiencia, sino que puedo entender el terreno, cuál es la dinámica de la política argentina y cuál es la situación real de los venezolanos en Argentina.

-Entonces, ¿qué valoró el equipo de Guaidó para escogerla?

-Creo que se valoró mucho la experiencia, eso se puede decir. La experiencia que tengo trabajando en pro de los venezolanos con los distintos gobiernos argentinos y trabajando en el terreno con los venezolanos que viven en Argentina.

-Sin ser embajadora oficial, el presidente Mauricio Macri la recibió en Casa Rosada en menos de 24 horas, luego de conocerse la decisión del Parlamento venezolano de nombrarla representante diplomática. ¿Qué lectura le podemos dar a este gesto político?

-Fue un encuentro muy ameno. Fue el primer presidente que recibió a la representación diplomática designada por el gobierno del presidente Guaidó, por lo cual fue un símbolo inequívoco del apoyo del presidente Mauricio Macri a esta lucha. Fue un encuentro corto pero en donde tuve la oportunidad de agradecerle en nombre del presidente Guaidó y de  los venezolanos todo el apoyo que nos ha dado.

-El proceso diplomático indica que el país anfitrión debe “dar el visto bueno” a las credenciales del posible embajador. En este caso, actualmente solo están aprobados los documentos de Carlos Martínez, el embajador del Chavismo-Madurismo. ¿Será usted la sustituta de Martínez? ¿Han negociado con el gobierno de Macri quién asumirá la batuta en la embajada de Venezuela en Argentina?

-Sí, ya esto se ha conversado con ambos Gobiernos y la idea es que yo sea designada embajadora de Venezuela en Argentina.

-Una vez que Guaidó asuma formalmente la presidencia interina…

-Estamos trabajando al respecto.

 -¿Han conversado con la embajada venezolana en Argentina?, ¿Han tenido algún tipo de acercamiento?

-No lo hemos hecho. Estamos abiertos al diálogo como lo hemos venido demostrando. Esperamos que se puedan acercar, que puedan reconocer al presidente Guaidó como presidente legítimo y sobre todo que se puedan poner del lado de la constitución y del pueblo venezolano. Bienvenido sea el diálogo y la reconciliación bajo los términos que se han establecido, principalmente desde la Ley de Amnistía.

-¿Qué opinión le merece la gestión de la embajada venezolana con sus connacionales?

Se ha descuidado a lo largo de los años, lamentablemente, la orientación y la responsabilidad que debe darse a los venezolanos en Argentina y eso se puede evidenciar en las largas colas en la sede del consulado venezolano en Buenos Aires, inclusive desde la noche anterior.

 -En política hay que manejarse con escenarios en períodos de tiempo. Este año se caracteriza por las elecciones presidenciales en Argentina. ¿Qué tienen pensado ante las posibilidades de otra gestión del Macrismo o un cambio de Gobierno con tintes del Kirchnerismo?

-Esperamos haber podido resolver el cese de la usurpación para el momento de las elecciones argentinas y estar encaminados a trabajar en unas elecciones libres y democráticas. En ese sentido suponemos que sea quien sea quien encabece el gobierno argentino, van a reconocer esas elecciones. Así como Venezuela reconocerá las elecciones argentinas.

-¿Cuál es la ruta de trabajo de la representación diplomática de Guaidó acá en Argentina?

-Estamos trabajando con base a las tres fases que ha establecido el Gobierno de Guaidó: el cese de la usurpación, el gobierno de transición y las elecciones libres. En relación a eso desde la misión estamos trabajando en, primeramente, poder asistir y orientar a los venezolanos que se encuentran en Argentina. Poder dar las respuestas y la asistencia que la embajada ha descuidado.

-¿Ya tienen confirmada la logística para el proceso comicial que solicita el presidente encargado Juan Guaidó?

-Con respecto a las elecciones hemos comenzado a delinear un censo que esperamos poder trabajar y sacar como herramienta. Estamos delineando los pasos iniciales para poder hacer el censo y garantizar a todos los venezolanos que se encuentran en Argentina su derecho al voto el día de estas elecciones,  que muy pronto puedan llegar.

-Respecto a la ayuda humanitaria que ingresará el próximo 23 de febrero. ¿Cuál será el rol de Argentina?

-Lo hemos venido conversando con los organismo competentes. En primera instancia Argentina va a colaborar con la organización de los Cascos Blancos y va a seguir colaborando. Estamos trabajando con Cancillería al respecto.

-¿Qué son los Cascos Blancos?

-Es un organismo que depende del Estado argentino que se encarga en asistir en misiones de paz. Prácticamente su trabajo se centrará en la colaboración y veeduría en la entrega de insumos.

-¿Hay también colaboración económica o sólo el aporte de Argentina es en materia logística?

Estamos trabajando en ello.

-Con este cargo diplomático, ¿eres la voz en Argentina de la transición política venezolana que encabeza Juan Guaidó?

-Nosotros consideramos que como representantes diplomáticos no solo tenemos la responsabilidad de representar a los Gobiernos en el extranjero. También debemos representar a los ciudadanos en el extranjero. Vamos a trabajar muy de cerca con los venezolanos atendiendo sus necesidades y facilitando toda clase de procesos que podamos facilitar para que se establezcan en Argentina o para que todos aquellos que quieran hacerlo puedan regresar a Venezuela.

-¿Cómo esperas que culmine la gestión de Nicolás Maduro?

-Esperamos que termine de la mejor manera posible. Esperamos que el señor Maduro entienda que su contrato con el venezolano se terminó el 10 de enero del 2019. Por eso debe dejar de manera inmediata el poder que pretende usurpar. Dar paso a un gobierno de transición y a unas elecciones libres y democráticas. Eso es lo único que el Gobierno venezolano clama y necesita para restablecer la normalidad en Venezuela.

 -¿Cómo te sentirías si el cese de la gestión de la cúpula del Chavista-Madurista termina con el exilio de ellos, sin comparecer ante la justicia venezolana?

-Actualmente Elisa Trotta es una representante diplomática, de un gobierno interino legítimo, que acatará las decisiones que tomen desde el Gobierno, así como desde la justicia independiente.

Lea también:

Designación diplomática de Guaidó eleva “presión moral y política” contra Maduro, según expertos

Comentarios

No Comments Yet

Comments are closed

¡Suscríbete!