“El sectarismo sería peligroso para la MUD”, advierte Guillermo Tell Aveledo

“El sectarismo sería peligroso para la Unidad. Ningún sector puede darse el lujo de ser sectario, pues estaría comprometiendo las posibilidades de triunfo electoral de la oposición venezolana”. La afirmación pertenece al politólogo Guillermo Tell Aveledo quien conversó con Efecto Cocuyo sobre las elecciones primarias realizadas el domingo 10 de septiembre.

“Los partidos tienen que hacer una tarea muy delicada para enmendar todas las discordias manifestadas en la etapa previa a las elecciones regionales“, sugiere Aveledo, quien asegura que en escenarios de campaña “es normal que se caldeen los ánimos”, pero que pasada la contienda, debe “fortalecerse la unidad”.

Al politólogo le preocupa que los resultados favorables alcanzados por algunas organizaciones políticas de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) generen una lectura equivocada por parte de los líderes políticos.

“El opositor no es partidista, no se trata de la vitoria de un partido”, sostiene Aveledo, quien asegura que el tema de la unidad es más popular y aglutina a más opositores que el tema de la militancia partidista. A su juicio, esto debe entenderlo la dirigencia opositora si desea capitalizar el apoyo de la ciudadanía.

Dentro de la MUD, explica, los bloques históricos (centro-derecha y centro-izquierda) se mantienen, sin embargo, “la victoria parcial de uno de los bloques no puede entenderse como la hegemonía de un sector sobre otro”.

En cuanto a la participación en el proceso electoral, aseguró que normalmente en elecciones de este tipo es poca la participación de la gente: “No es inusitado esta proporción de participación en una elecciones de este tipo”, pero, a su juicio, hay elementos que deben revisarse.

“Aunque ciertamente las primarias no se llevaron a cabo en todos los estados del país, se dieron en estados importantes para la oposición venezolana, en los estados más grandes. En ese sentido, no se puede relativizar el porcentaje de participación”, sostiene.

Guillermo Tell Aveledo

Para el politólogo, lo ocurrido en la zona mirandina del Área Metropolitana de Caracas, por ejemplo, hay que tomarlo en cuenta: “El descontento del electorado se evidenció en una gran abstención“. Manifiesta que es muy pronto para abordar las causas de la baja participación, aunque el descontento de los opositores y el llamado a la abstención por parte de algunos líderes opositores pueden haber influido.

Para Aveledo, es prematuro hacer una lectura de la situación del liderazgo opositor a partir de estas elecciones primarias dado que “hay estados en los cuales la elección no es pura, porque los candidatos más relevantes están inhabilitados”. Tales inhabilitaciones no permiten ver cuál es la situación del liderazgo opositor en ciertas regiones.

A juicio del politólogo, el escenario de elecciones regionales sería propicio para determinar el estatus en el que se encuentra actualmente el liderazgo opositor en el país.

Foto cortesía Blog Venezuela y su historia

  • José Diaz Lozada

    Luego de la consulta en primarias para seleccionar candidatos a gobernadores en el país ha dejado entrever un gran brecha, disonancia en muchos casos convertida en aventura personal, dando en el filo desagradable de la agalludez primitiva de ser poder a como dé lugar.
    Individuos que sin tener mayor trascendencia se abrogan vocerías que ni le han conferido o que no han ganado en lid justa. El caso de Aragua y Zulia ha puesto en escena la torpeza de dirigentes acabados que la voluntad del electorado rechaza. Igual el caso de Voluntad Popular en todo el país, su descarrilamiento obedece a un discurso ambiguo no ajustado a la necesidad ni aspiración de los venezolanos hastiados de insultos oficiales y de la poca consecuencia de quienes pretenden ser sus voceros que nadie ha autorizados. Por ello se ha develado que no cuentan con simpatías populares, son aborrecidos, expulsados de las preferencias de los ciudadanos.
    Sin duda, el fortalecimiento social demócratas arrojado en los comicios da luz sobre el comportamiento de la ciudadanía, ello apunta que no se está dispuesto a incurrir en la necedad de la improvisación y el populismo barato, apuesta a la experiencia de líderes regionales curtidos en la arena política, aunque parezca que lo arcaico y viejo es nocivo, lo que resulta de las primarias dice lo contrario. Igual ocurre con liderazgos emergentes de otras organizaciones que han mostrado seriedad y comportamiento adecuado a las adversidades y obstáculos que le pone el régimen comunista.
    Otro aspecto de enseñanza a considerar el papel de la MUD, su función de plataforma electoral indica su buena labor, no así la que se le ha querido criticar para conducir la resistencia a la dictadura comunista y los francos tiradores internos que la atacan. Ahora más que nunca, huelga en ser responsable con el país, la lección está dada.