Diputados de oposición declararon por segunda vez emergencia sanitaria

La emergencia sanitaria fue declarada por segunda vez en el Parlamento mediante un acuerdo que la bancada opositora votó en el hemiciclo de sesiones este martes 21 de noviembre.

El decreto parlamentario, aprobado por la mayoría de los presentes, recuerda la Ley Especial para Atender la Crisis Humanitaria que fue sancionada el 3 de mayo de 2016 para “obligar” al Gobierno del presidente Nicolás Maduro a recibir ayuda internacional y que fue declarada inconstitucional por el Tribunal Supremo de Justicia un mes después.

“Hoy hablamos en nombre de más de 200 mil venezolanos afectados por el paludismo o por otras enfermedades que resurgen luego de más de 10 años”, manifestó el diputado Luis Silva durante el debate.

Desde su curul la parlamentaria Olivia Lozano acusó al Gobierno de “abandonar” el control sanitario. “El régimen permite que los militares tengan las medicinas para comerciarlas por oro en las zonas mineras”, señaló.

La diputada exigió a la Organización Panamericana de la Salud publicar informes sobre la deuda de compra y distribución de los medicamentos.

“En 2016 presentamos un Acuerdo en relación a la epidemia de malaria en Bolívar y el Gobierno se hizo el sordo. De los 451 mil casos de malaria en Latinoamérica, la mitad está en Bolívar. Sólo por vergüenza el régimen debería renunciar”, sentenció Américo de Grazia.

La bancada de la MUD aprobó por unanimidad un Acuerdo que declara la emergencia sanitaria en Venezuela y que exige al Gobierno la implementación de planes para combatir enfermedades epidemiológicas.

En el debate también se abordó la reducción de la producción de barriles diarios de petróleo. “Pdvsa está quebrada y ha dejado de producir aproximadamente 930 mil barriles diarios (…) En los últimos 3 años dejamos de percibir $ 9 millones que pudieron haber atendido la crisis de salud y alimentación”, alertó Jorge Millán.

El diputado agregó que Pdvsa debe más de $40 mil millones.

“Es tan grande y tan imposible disimular el desastre que el Fiscal ilegítimo tuvo que iniciar investigaciones a los gerentes de la industria petrolera”, aseveró Francisco Sucre.

 

  • LUIS

    EL PARLAMENTO VENEZOLANO DEJO CORRER EL TIEMPO Y TODOS ESTAN AHOGADOS,,,,,,,,,EL GOBIERNO Y LA OPOSICIÓN,,,
    QUIEN VA A SALVAR AL PUEBLO,,,,,,,,,,,,VIENE DÍAS MUY DIFICILES PARA EL PUEBLO VENEZOLANO,,,,,LA CRISIS PERFECTA APLICADA POR NICOLAS MADURO MOROS ,, LOS BANQUEROS Y EMPRESARIOS ESTA HACIENDO DAÑO LETAL EN LA POBLACIÓN,,,

    LA INFLACIÓN , LA DEVALUACIÓN ,, LAS ESCASEZ DE ALIMENTOS Y MEDICAMENTOS,,,LA PERDIDA DEL SISTEMA FINANCIERO,,,
    ESTA DESTROZANDO EL PAÍS,,,,,,, ((((( crisis perfecta )))))…..– aplicada para justificar el saqueo y los gastos de la nación,,,,,,,

    el gobierno esta en otro planeta,,,,,,no vive en VENEZUELA,,,,,,,,,,,,,,gobierna para los ricos y poderosos del mundo y los que viven en Venezuela,,,,,, el pobre esta arrodillado a estos vampiros del trabajo del hombre,,,,,,,la esclavitud moderna,,,,,,,

  • LUIS

    CARACAS

    Venezuela tiene las mayores reservas de petróleo del mundo pero sufre una escasez de combustibles sin precedentes y su petrolera estatal PDVSA acaba de ser declarada en default, en el contexto de la sostenida caída de la producción y las exportaciones de crudo en los últimos años.

    El gobierno del presidente Nicolás Maduro atribuye el desabastecimiento de combustibles a las sanciones económicas impuestas por EE UU, mientras analistas independientes sostienen que se debe a que el circuito local de refinerías funciona al 30% de su capacidad.

    BAJA EN LA PRODUCCIÓN

    “Las dos procesadoras del crudo extrapesado venezolano, Amuay y Jose, han dejado de recibir inversiones en mantenimiento y la impericia del personal gerencial ha deteriorado sus instalaciones”, afirmó Nelson Hernández, miembro de la Academia Nacional de Ingeniería.

    El experto sostuvo que la situación actual “es producto de años de destrucción de PDVSA y empezó en 2003, cuando (el entonces presidente) Hugo Chávez expulsó a 20.000 profesionales y técnicos de la industria, luego de un paro cívico nacional de 72 días”.

    “La baja producción de crudo hace que no tengamos qué procesar, y el racionamiento del combustible es expresión de la crisis de la empresa más importante del país”, indicó.

    Hernández recordó que Amuay era el segundo mayor complejo refinador del mundo en 2012, cuando se registró una explosión “con pérdida de vidas y de instalaciones medulares de procesamiento de combustible que no se han recuperado”, y subrayó que “eso agrava la crisis”.

    En 2009, Venezuela había comenzado a importar combustibles de EE UU para atender la demanda del mercado interno y abastecer a los socios de Petrocaribe, una alianza creada por Venezuela para venderle petróleo en condiciones ventajosas para los compradores a 16 países vecinos.

    Aunque fue anunciada como transitoria mientras se fortalecía el sistema refinador local, “esa política permanece en tiempos de crisis económica” aun cuando “el gobierno de Maduro no tiene cómo pagar por adelantado las importaciones, como exigen los operadores internacionales”, advirtió Hernández.

    En Venezuela se consumen unos 200.000 barriles diarios de naftas y 150.000 de gasoil -de uso industrial-, que se despachan desde seis centros de distribución, todos manejados por el gobierno.

    El monopolio estatal de distribución es “un esquema comercial que evita el sabotaje de parte del sector privado, que ha atacado consistentemente al gobierno bolivariano en 18 años”, dijo Robert Colina, a la vez ejecutivo y sindicalista de la empresa de transporte de combustibles.

    Colina admitió que hay “casos puntuales” de desabastecimiento y los atribuyó a “una interrupción leve en el ciclo de distribución” porque “tras el paso de los huracanes en la zona del Caribe” se presentaron “dificultades en el transporte de buques de combustible”.

    COLAS PARA CARGAR NAFTA

    Entretanto, la prensa local e internacional viene registrando largas filas de autos en estaciones de servicio, para cargar combustible.

    El ministro de Petróleo y Minería, Eulogio del Pino, afirmó que los problemas en el abastecimiento de combustibles son consecuencia de las sanciones impuestas por Washington al gobierno venezolano.

    “Las sanciones del presidente norteamericano Donald Trump quieren acabar con la revolución”, se quejó Del Pino semanas atrás.

    En ese contexto, dos calificadoras de riesgo crediticio declararon la semana pasada a PDVSA en default, por haber cancelado con demora vencimientos de capital de dos series de bonos de deuda. Venezuela sigue siendo el país con la mayor cantidad de reservas probadas de petróleo, de 297.000 millones de barriles, pero, tras haber sido históricamente uno de los tres principales productores y exportadores de crudo, desde 2015 no figura entre los primeros diez. (TÉLAM)