Diputados clamaron “¡Libertad para Gilber Caro!” a 252 días de su reclusión

Sobre las curules se exhibían pancartas con la imagen del diputado Gilber Caro, preso desde hace 252 días. “Diputado Gilber Caro en huelga de hambre” destacaba en los carteles que minutos después levantaron los parlamentarios para denunciar las torturas psicológicas y físicas que padece Caro en su celda.

Carolina Caro relató que a su hermano lo encerraron por más de cuatro días en una habitación oscura con solo una bolsa para que hiciera en ella sus necesidades fisiológicas. “La bolsa se pudrió, se llenó de gusanos y los gusanos se le trepaban en el cuerpo”, expresó desde la tribuna de oradores acompañaba por la abogada del político Theresly Malavé.

Malavé describió a un Caro peligrosamente delgado –la defensa estima que perdió cerca de 12 kilogramos-, desorientado y con padecimientos de ansiedad aguda por el aislamiento al que ha sido sometido 6 de los 8 meses que lleva en prisión.

“Según el Protocolo de Estambul, el aislamiento continuo es una tortura blanca con consecuencias irreparables (…) no exageramos cuando decimos que la vida de Gilber está en peligro”, advirtió el diputado y compañero de partido de Caro Juan Andrés Mejía.

“¡Libertad, libertad, libertad!”, clamaban los opositores en el hemiciclo de sesiones este 19 de septiembre, con carteles en las manos.

La bancada aprobó integrar una comisión que acudirá al centro de formación para el hombre nuevo El Libertador, donde se encuentra privado de libertad Caro, para constatar su estado de salud.

La comisión estará integrada por los legisladores: Delsa Solórzano, Edgar Zambrano, Adriana Pichardo, Richard Blanco, Rafael Guzmán y Stalin González.

El peligro de muerte de Caro revivió la denuncia de muerte por negligencia del concejal de Guasdualito Carlos Andrés García, quien perdió la vida en una celda del Sebin hace dos días debido presuntamente a un ACV.

Luis Lippa pidió un minuto de silencio en memoria del dirigente de Primero Justicia que fue aprobado por la presidencia de la Asamblea Nacional.

En la sesión también discutieron el informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), según la cual 4,1 millones de personas padecen desnutrición en Venezuela.

“No es que la gente se muere de hambre, es que nos están matando de hambre (…) en Venezuela mueren seis niños cada semana”, lamentó la parlamentaria Manuela Bolívar.

El diputado Carlos Varelo propuso invitar al director de la FAO en Venezuela para discutir la crisis alimentaria que atraviesa el país.

Se aprobó también un proyecto de acuerdo en rechazo al decreto N° 3.074 mediante el cual se prorroga, por décima vez, el Estado de Excepción y de Emergencia Económica en todo el territorio nacional.

El legislador Alfonso Marquina acusó al Gobierno de generar hambre, pobreza y miseria con la promulgación de este decreto. “El decreto de emergencia económica es una receta que solo aumenta la crisis económica (…) hay más de 1.800% de inflación acumulada desde que Maduro implementó este decreto de emergencia”, rechazó.

Marquina calculó que el consumo de alimentos en Venezuela es de 11 millones de toneladas por año y en 2016 el déficit fue de 2.578 millones de toneladas. En 2017, el déficit superará 3,5 millones de toneladas.

Mientras los diputados salían del hemiciclo, los constituyentes entraban al salón conjunto, el hemiciclo protocolar, del que se apropiaron desde que fue instalada la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) el pasado 4 de agosto. Algunos saludos se cruzaron entre los adversarios políticos.