Desde 1989 viven en Venezuela etarras deportados por España

Efecto Cocuyo /@EfectoCocuyo

Foto cortesía: Elconfidencial.com

La Casa Amarilla, sede del Ministerio de Relaciones Exteriores de Venezuela, estaba entonces, 1989, bajo la directriz de Enrique Tejera París, quien llevó adelante el acuerdo entre los presidentes  socialdemócratas Carlos Andrés Pérez y Felipe González, de España, que se tradujo en la llegada al país de los primeros 11 etarras deportados.

“¿Por qué no le preguntarán a Felipe González por qué hizo ese convenio con Carlos Andrés Pérez por el cual llegó un grupo de personas que eran de la ETA y ahora son venezolanos? Tienen hijos y nietos y estamos seguros de que no están participando en ninguna actividad de terrorismo”, dijo el presidente Hugo Chávez en marzo de 2010, cuando el juez de la Audiencia Nacional de España, Eloy Velasco, interpuso un acto judicial contra Arturo Cubillas,  responsable de tres asesinatos en la península ibérica y señalado de ser una pieza en la presunta “cooperación gubernamental venezolana en la ilícita colaboración entre las FARC y la ETA”, como se registra en informaciones de prensa. Esa solicitud contra Cubillas fue desestimada por el gobierno venezolano.

De acuerdo con Lainformación.com, 25 años luego “ya son unos 50 los etarras que viven en Venezuela” y detalla que varios residen en Caracas y son funcionarios “que trabajan en ministerios públicos, principalmente en el de Agricultura y Tierras. Es el caso de María Asunción Arana Altuna, viuda de José Miguel Beñarán Ordeñana Argala; y de Arturo Cubillas Fontán. Otros han montado su propias empresas, muchas relacionadas con la hostelería, o trabajan para empresas constructoras y pesqueras”.

También viven en los estados Anzoátegui y Falcón, donde, según el diario español El Mundo, está José Ignacio de Juana Chaos,  uno de los responsables del atentado con coche bomba en la Plaza República Dominicana de Madrid, en el que murieron 12 guardias civiles y otras 32 personas resultaron heridas, uno de los crímenes más sangrientos de la ETA. Ocurrió en julio de 1986.

A este etarra se le atribuyen –apunta Lainformación.com– 25 muertes cometidas entre 1985 y 1986, por las que se le condenó a pagar 3.000 años de prisión, pero solo cumplió 19.

Desde marzo de 2010 se desconocía su paradero, tras salir de prisión en 2008, luego de una prolongada huelga de hambre, y huir a Irlanda.

Hasta este lunes,  16 de febrero, cuando El Mundo asegura en un reportaje que el etarra se encuentra en Chichiriviche, donde  está residenciado desde finales de 2014 y administra una licorería. Allí habría sido recibido inicialmente por  Xabier Arruti Imaz, uno de los refugiados desde 1987. Lainformación.com señala también que ha sido delegado chavista en esta población,  ex director general de la alcaldía del municipio Iturriza y propietario de un restaurante playero.

El juez Velasco pidió a la Interpol España que verifique si el etarra fugado De Juana Chaos, acusado del presunto enaltecimiento del terrorismo, vive en la referida población costera.

(Visited 14 times, 1 visits today)

Comentarios

No Comments Yet

Leave a Reply