Cinco claves de la carta de la Fiscal General contra la Constituyente

Negativa. Así fue la respuesta de la fiscal general de la Repúbica Luisa Ortega Díaz ante la invitación hecha por Elías Jaua, presidente de la Comisión Presidencial para la Asamblea Nacional Constituyente, para participar en una reunión que se celebró en Miraflores esta semana. A través de una carta con fecha del 17 de mayo, la funcionaria dio una respuesta tajante a la propuesta hecha por el presidente Maduro: “no es necesario, pertinente, ni conveniente”.

A continuación, cinco claves de carta de la Fiscal contra la Constituyente:

1.- Ortega Díaz responde a una invitación hecha por Jaua el pasado lunes 15 de mayo para discutir los métodos de elección directa, universal y secreta para conformar una Asamblea Nacional Constituyente. En la comunicación, la Fiscal pide al representante de la comisión que extienda su agradecimiento al Presidente de la República y añade: “es para mí imperativo manifestarle las razones por las cuales he resuelto no participar de la referida actividad”.

2.- Más adelante, la funcionaria ratifica su apoyo a la Constitución de 1999, la cual calificó de “inmejorable” y de ser el “mayor legado del presidente Hugo Chávez“. Su apoyo a la Carta Magna vigente, indicó, radica en el “amplio proceso de consultas y participación de variados sectores de la sociedad” que supuso aquel proceso constituyente, el cual tildó de algo “inédito” en la historia constitucional venezolana.

3.- La máxima autoridad del Ministerio Público también citó el artículo 347 de la Constitución, el cual indica que el propósito de una Asamblea Nacional Constituyente es “(…) transformar el Estado, crear un nuevo ordenamiento jurídico y redactar una nueva Constitución“. Fundamentándose esto, rechazó la iniciativa presidencial y dijo que “para resolver la crisis indudable y sin precedentes que atraviesa el país, no es necesario, pertinente, ni conveniente, llevar a cabo una transformación del Estado en los términos que podría suponer una Constitución”.

4.- Añade que una Constituyente está lejos de generar un clima de paz y posiblemente “aceleraría la crisis, visto además el carácter sectorial o corporativo -de representación indirecta- que asoma el Decreto dictado por el Ejecutivo y que funge de líneas matrices para la elaboración de las bases comiciales del proceso de convocatoria”.

5.- Ortega Díaz termina la carta poniéndose a disposición de “coadyuvar en la búsqueda de mecanismos que nos permitan garantizar los valores superiores de nuestro ordenamiento jurídico, en una patria libre, soberana e independiente, donde priven la libertad, la igualdad, la justicia y la paz”. Además, advierte que en vez de promover la reconciliación nacional, una Constituyente generaría un alto grado de incertidumbre en la población.