Chavismo marchó en honor a Fabricio Ojeda sin conocer mucho del homenajeado

Entre desconocimiento y confusión transcurrió la marcha oficialista en honor a Fabricio Ojeda, miembro de la izquierda guerrillera venezolana en la década de los ’60, cuyos restos trasladaron este lunes desde el Cementerio General del Sur hasta el Panteón Nacional, por solicitud del presidente Nicolás Maduro.

A pesar de que los manifestantes repetían en numerosas ocasiones que Ojeda “era su líder revolucionario junto a Chávez”, muchos ignoraban las actuaciones y hechos más resaltantes en la vida del dirigente del Partido Comunista de Venezuela (PCV), cuyos militantes tampoco faltaron a la convocatoria del Gobierno nacional.

“Él (Ojeda) luchó por la democracia, y terminó siendo asesinado por los adecos en 1960″, comentó una señora que se encontraba sentada en plena avenida Universidad con una franela especialmente diseñada para esta movilización. Sin embargo, ignoraba un “pequeño” detalle: Ojeda falleció en 1966, seis años después de la fecha mencionada.

El político de tendencia izquierdista jugó un rol fundamental en la Junta Patriótica, movimiento clandestino formado por los partidos URD, PCV, Copei y Acción Democrática (AD), importante actor en la lucha política contra el dictador Marcos Pérez Jiménez.

La señora Flor, vestida de “rojo rojito” con los ojos del expresidente Hugo Chávez estampados en su pecho, también afirmó: “Ojeda luchó contra el corrupto de Carlos Andrés Pérez en 1972”. Sí, confundió a CAP, militante de AD desde su inicio en el mundo político, con el militar Pérez Jiménez.

Victoria Lora, una señora con edad avanzada que había acudido con su familia a la movilización, expresó que “estoy aquí en respaldo de Fabricio Ojeda, un líder revolucionario que luchó contra la dictadura de los adecos”.

Ojeda decidió unirse a la guerrilla venezolana en 1962, año en el cual renunció a su puesto como diputado en el extinto Congreso Nacional, pasando a ser enemigo de los gobiernos de Rómulo Betancourt y Raúl Leoni.

whatsapp-image-2017-01-23-at-1-52-43-pm

“Ojeda fue asesinado sin derecho a la defensa. No solo lo mataron, lo torturaron vilmente, sino que dieron la falsa noticia que él se había suicidado; es decir, lo asesinaron físicamente y  pretendieron asesinarlo moralmente”, dijo el defensor del pueblo, Tarek William Saab, momentos antes de iniciar la marcha.

El recorrido comenzó a las 11 de la mañana. Resguardado por una comisión de la guardia de honor de las Fuerzas Armadas, junto a los diputados Héctor Rodríguez, Diosdado Cabello y Pedro Carreño, el alcalde Jorge Rodríguez y el vicepresidente Ejecutivo, Tareck El Aissami, los restos de Ojeda eran trasladados en una camioneta negra descapotable, que tardó más de cinco horas en llegar a su destino: el Panteón Nacional.

Durante el trayecto, algunos manifestantes no conocían la ruta de la movilización. “Yo creo que vamos cerca de la Asamblea Nacional, por ahí”, expresó con inseguridad un trabajador de la empresa estatal Pequiven. Otra persona, esta vez un funcionario de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) que resguardaba el lugar, comentó con confianza “esta es la avenida Bolívar“, cuando en realidad custodiaba la avenida Universidad a la altura de la estación del metro de La Hoyada.

whatsapp-image-2017-01-23-at-3-19-52-pm-1

Por su parte, Petra Gutiérrez, quien reposaba frente a la sede del Ministerio del Poder Popular para Educación Universitaria, aseguró que la marcha ya había terminado “porque los restos de Ojeda no terminan de pasar por aquí”.

La marcha se desarrolló con mucha lentitud. Fue a las 4:15 de la tarde, bajo un cielo nublado, que los manifestantes llegaron al Panteón Nacional. “Ya estoy cansada. Busca la lista para firmar. Me quiero ir”, se oyó cuando una persona le pedía a otra “la asistencia”, minutos después de arribar.

whatsapp-image-2017-01-23-at-4-32-12-pm-1

Algunos, con mucho apuro, se asomaron en la baranda que permitía ver hacia el pasillo principal donde caminaría el presidente Nicolás Maduro. Allí, resguardado por los funcionarios de seguridad, el Jefe de Estado saludó a sus seguidores, quienes respondían con gritos de “así, así, así es que se gobierna”.

Otro grupo, casi todos de trabajadores públicos, decidieron retirarse del lugar “porque ya habían cumplido”.

(Visited 3 times, 1 visits today)

Comentarios

No Comments Yet

Leave a Reply