Benigno Alarcón pide definir liderazgo unitario en la oposición

Benigno Alarcón pide definir liderazgo unitario en la oposición

El director del Centro de Estudios Políticos de la Universidad Católica Andrés Bello (Ucab), Benigno Alarcón, emplazó a la oposición a definir un liderazgo unitario, como la vía para poder generar un cambio político en Venezuela.

“El sector democrático del país está obligado a definir un liderazgo unitario que tenga la capacidad de ganar una contienda electoral sin las condiciones y garantías ideales, y tenga la legitimidad necesaria para desarrollar las tareas propias de una transición durante un periodo que nunca podría ser menor a dos años”, dijo Alarcón.

Aunque no quiso responsabilizar a ningún dirigente en particular, llamó la atención sobre la falta de toma de decisiones que se prolonga en el tiempo, lo que considera hace a todos corresponsables de la debacle en el país.

“En lo personal, y hasta que alguien pruebe de manera fehaciente e irrefutable lo contrario, creo que líderes como Henry Ramos, Julio Borges, Leopoldo López, Henrique Capriles, Tomas Guanipa, Omar Barboza, Freddy Guevara, Antonio Ledezma, María Corina Machado y Andrés Velásquez, entre otros muchos, son hombres y mujeres de esta causa y no fichas del Gobierno”, mencionó Alarcón al rechazar los ataques contra estos dirigentes.

Consideró que las dificultades para alcanzar acuerdos en la oposición tienen más que ver con condiciones estructurales de la situación, que con los actores mismos.

“A fin de cuentas, se está ante una situación en donde los costos potenciales para los actores son muy altos, como lo demuestran casos como el de Leopoldo López o el de Juan Requesens, quienes están hoy entre las caras más visibles de cientos de héroes, unos más conocidos y otros anónimos, que han sido privados de su libertad o han pagado con su propia vida el costo de luchar por nuestro país”, mencionó.

Alarcón alertó sobre el hecho de que mientras los venezolanos dejen de presionar un cambio político en el país, se habrá logrado el objetivo del Gobierno de desmovilizar a los ciudadanos.

Sin embargo, advirtió que volver a movilizar a la gente sin una estrategia y liderazgo, será un error. “Lo que no puede hacerse es volver a movilizar a la sociedad nuevamente sin una estrategia y objetivos claramente definidos, convirtiendo, de manera errónea, a la movilización en un fin en si misma y no en el medio a través del cual producir una transición democrática”.

Por ello insistió en la necesidad de que se articule un liderazgo, ya que eso permitirá seguir apostando a una salida democrática en el país, por lo que ve una ventana a partir de enero de 2019 cuando la comunidad internacional con más fuerza pueda desconocer al presidente Nicolás Maduro, cuando le corresponde asumir para un segundo período después de las elecciones del 20 de mayo.

“Sin tal liderazgo resulta prácticamente imposible lograr avances significativos en ninguno de los componentes descritos. Sin un liderazgo único o unitario es imposible lograr el nivel de coordinación para movilizar a la sociedad de manera masiva y coordinada para generar los niveles necesarios de presión interna“, sostuvo.

Alarcón plantea que una transición democrática solo será posible si se plantea una ruta estratégica que debe considerar, al menos, cinco componentes básicos: Presión interna, presión internacional, reducción de los costos de tolerancia, tener un plan para un Gobierno que atienda la gobernabilidad durante la transición, y prepararse para una elección presidencial.

Comentarios

No Comments Yet

Comments are closed

¡Suscríbete!