Bajo amenazas y sin acuerdo terminó la primera sesión de calle de la AN este #10E

Las mesas se quedaron vestidas y las sillas del auditorio vacías. Los puestos que habían sido reservados para el presidente del Parlamento, Julio Borges; el primer vicepresidente Freddy Guevara y la segunda vicepresidenta Dennis Fernández, estaban ocupados por miembros de colectivos que habían rodeado el anexo del Hospital Vargas desde la media noche del lunes.

El cuadro lo completaba una bandera venezolana que agitaba, en señal de victoria, uno de los autoproclamados defensores de la revolución. Antes de salir del espacio alguien expresó: “¡Si quieren plomo hay que darles plomo!”

No había forma de que los diputados de la Mesa de la Unidad Democrática atravesaran, ilesos, el cinturón de personas, algunas vestidas de rojo, otras de negro, que afirmaban impedirían a toda costa la primera sesión de calle convocada por la Asamblea Nacional este 10 de enero.

colectivos-en-la-maternidad

A duras penas, un equipo de Capitolio TV logró ingresar al Hospital, pero tuvo que retirarse luego de que le robaran los equipos, según denunció el diputado José Manuel Olivares (MUD).

A medida que los minutos corrían, los rumores sobre presuntos destrozos y el saldo de un estudiante de medicina herido cobraban fuerza. Pero el director del hospital Iván Muro negó los supuestos hechos violentos.

director-del-vargas

Daniel Vásquez es vecino de la zona y declaró que “defendía el espacio porque la pretensión de la oposición era generar violencia”. Aunque negó los destrozos, admitió que en la mañana forcejearon con algunos estudiantes para ingresar al hospital y así impedir la sesión. El Vargas es uno de los dos hospitales que funcionan como escuela de la Facultad de Medicina de la Universidad Central de Venezuela en Caracas.

Mientras los colectivos se mantenían en las inmediaciones, en el Palacio Federal Legislativo, los diputados se decidían si subir a la camioneta van que los transportaría o no. Al final lo hicieron, pero a mitad de camino cambiaron de destino: la Maternidad Concepción Palacios sería la nueva parada.

Ya en la Maternidad, los diputados esperaron menos de 10 minutos al presidente de la AN, quien llegó aparte, en un vehículo doble cabina de color oscuro, y fue recibido por todas las cámaras de los medios de comunicación que habían logrado llegar.

“Nosotros habíamos convocado para ir al Hospital Vargas porque es nuestro deber, eso no era ninguna provocación, ninguna jugada política. Lamentablemente, gente violenta, llevada por el gobierno, fue a impedirlo (…) Queremos dejar claro que saldremos a la calle todas las veces que sean necesarias a escuchar los testimonios de un país que sufre”, declaró Borges.

La aglomeración de medios y de curiosos dificultaba la movilidad de los diputados que en un principio se dirigían a la sede del anexo de Negra Matea de la Maternidad Concepción Palacios, y que finalmente decidieron no entrar al hospital. Las diputadas Tatiana Montiel y María Gabriela Hernández fueron algunas que se quedaron esperando en la entrada del anexo.

“Ojalá que los diputados de Maduro salgan del TSJ a hablar con los que sufren de la crisis. Cree Nicolás Maduro que con la violencia dejamos de discutir los problemas de la gente”, manifestó Olivares.

Antes de retirarse, Borges expresó: “¡Hay quorum, para que sepan!” y la diputada Marialbert Barrios cerró la improvisada sesión instando a sus compañeros de bancada a levantar las manos con la señal de costumbre, aunque el acuerdo, que exhorta al Gobierno a aprobar el ingreso de medicinas al país, no pudo ser aprobado formalmente.

senal-de-costumbre

La bancada del chavismo no apareció por ningún lado. La anterior directiva: Enrique Márquez, Simón Calzadilla y Henry Ramos Allup tampoco estuvo presente.

Fotos: Asamblea Nacional / Iván Reyes.