Así se vivió el cierre en puntos de validación capitalinos (Galería)

“¡Queremos validar, queremos validar!”, gritaban en el punto de validación de Los Ruices a los funcionarios que llegaban a cerrarlo a las 4:00 pm, como indicó la rectora del Consejo Nacional Electoral (CNESocorro Hernández que se haría. “A mí no me importa cuánto tiempo tenga que esperar, yo no me voy de aquí sin validar mi firma”, dijo Osmarly García, que estaba de última en la cola. “Esto no es nada comparado con que se haga el revocatorio este año y podamos salir de este Gobierno”.

La alegría era la principal protagonista. La gente reía, bailaba y conversaba, sin importar que llevara horas de cola. Cuando validó Jesús Villamizar, la última persona que lo logró, el ambiente se tornó agridulce: gritaban y aplaudían por lo logrado, pero abucheaban por tener que irse. Quedaron cuatro cuadras de personas por validar.

En ese punto se validaron 8.216 firmas, y cerca de 2.000 fueron hoy. Un voluntario comentó a Efecto Cocuyo que si dejaban validar hasta la última persona de la cola, “habríamos logrado mil firmas más”.

El cierre transcurrió sin problemas. “Ya tenemos el 1% y más”, se escuchaba decir a la gente que regresó sin validar.

Un grupo de tambores acompañó el cierre del punto de La Boyera, otro de los 13 puntos del estado Miranda. “A las 2 de la mañana empezó la cola aquí”, dijo Armando Alves, coordinador del centro.

Este viernes 1.632 mirandinos validaron su firma allí. Cerca de 1.500 estaban todavía en cola cuando cerraron el centro. “Hoy fue el día que más se movió. Tuvimos gran afluencia de gente que no pudo venir en la semana y lo dejó para hoy”.

Firmantes contaban que a las 5:30 am, horas antes de que abriera el centro, ya había cinco cuadras de cola. “Vinieron muchos jóvenes, y eso nos llenó de alegría, a pesar de que muchos se quedaron por fuera.

En el oeste de la ciudad la historia se repitió. En San Agustín la gente no se quería ir de las colas sin validar, a pesar de que justo frente al lugar escogido había un punto rojo. “Cuatro pelagatos estaban ahí gritando e insultando, pero nadie les para. ¡Están perdidos!”, dijo una de las vecinas de la zona, que prefirió no decir su nombre.

Acompañados del diputado Tomás Guanipa, los firmantes que se encontraban en el punto de validación al momento del cierre gritaban y aplaudían felices. Aunque muchos no pudieron validar, “estamos seguros de que el revocatorio se va a dar”. En ese punto se validaron 4.093 firmas, 623 de las cuales fueron el día de hoy.

Para los que quedaban por fuera, la Mesa de la Unidad Democrática ideó unas planillas donde verificaban su voluntad de participar en el referendo revocatorio promovido por la tolda opositora. Esperan entregarla el lunes al Consejo Nacional Electoral.

(Visited 3 times, 1 visits today)

Comentarios

No Comments Yet

Leave a Reply