Así fue la noche más triste del comando de Clinton

El martes 8 de noviembre, la ciudad de Nueva York mostraba más dispositivos de seguridad que de costumbre. ¿La razón? Por primera vez los dos comandos centrales  para la noche final de las elecciones estaban ubicados en esta ciudad. A escasas cuadras en Manhattan,  mientras los seguidores de Hillary Clinton se reunían en el Javits Convention Center, los de Trump lo hacían en  un hotel de la cadena Hilton, en total los separaban unos cinco kilómetros.

Las expectativas también eran muchas. Esta iba a ser la elección más polarizada en años en Estados Unidos. Apenas unos cuatro puntos porcentuales separaban a Clinton de Trump, y esos puntos entraban en el margen de error de la mayoría de los estudios de opinión. Es decir, que se estimaba que el ganador obtendría el triunfo en algunos estados por una diferencia mínima.

Efecto Cocuyo estuvo en el comando de Clinton. Desde allí esto es parte de lo  que se pudo ver.

  • Al comando de Clinton asistieron unas 50 mil personas. Más de seis cuadras fueron cerradas para dar acceso a la gente y los medios.
  • Hubo personas que llegaron a las 9 am del martes y entraron a las instalaciones a las 3 de la tarde. Allí permanecieron hasta que en la madrugada habló la candidata para reconocer el triunfo de su oponente.
  • En el Javits Center había público dentro y afuera. En la calle 37, en la avenida 11, montaron una tarima externa donde dirigieron palabras de aliento a los asistentes personalidades como  el alcalde Bill De Blasio, Melissa Mark-Viverito, presidenta del Concejo Municipal de la Ciudad de Nueva York y de origen puertorriqueño; el senador demócrata. Charler Schumer, reelecto por abrumadora mayoría de 70% y la cantante Katy Perry.
  • Para las 8 de la noche y luego de las primeras proyecciones, ya se empezaba a respirar angustia en el ambiente. Algunos decían que no prestaran atención sino que se esperara a las 9 pm cuando el panorama estaría más claro, ya que la votación era muy cerrada en Florida y para ese momento en Carolina del Norte.
  • Primero entran los estados rojos, luego venimos nosotros, confiaba una persona del equipo de Clinton.
  • Fueron varias las intervenciones antes de que la candidata hablara. En la tarima externa rezaron y cantaron “I believe she will win” . Yo creo que ella ganará.
  • A las 10 pm ya el chance del triunfo de Trump superaba el 60% según estimaciones de The New York Times
  • En el comando demócrata expresaban confianza en los votos de la costa oeste y esperaban que cerraran las mesas ya que hay una diferencia horaria de unas tres horas respecto al Este.
  • En medida que las proyecciones avanzaban, los  seguidores de Clinton se marchaban, otros se tapaban los oídos cada vez que se anunciaba un “breaking news” desde alguna de las televisoras.
  • Para la medianoche dentro del Javits Center las lágrimas empezaban a correr, no podian creer que lo que pasaba. Esto fue así incluso para miembros del equipo de Clinton.
  • No way” era una de las expresiones más escuchadas
  •  El after party que sería desde la 11 pm hasta las 4 am en un hotel se quedó totalmente frío
  • Aunque se estima que eran miles los movilizados de ambos comandos para apoyar los resultados finales, la ciudad siguió su ritmo normal.

Irónicamente el presidente Barack Obama dijo el martes que no importara lo que ocurriera, “saldrá el sol por la mañana”,  y al menos en Nueva York fue todo lo contrario. La ciudad amaneció este miércoles nublada y con  lluvia en algunas zonas.