América Latina en pleno condena amenaza militar de EEUU contra Venezuela

Varios países de América Latina, incluidos algunos críticos con el Gobierno de Venezuela, rechazaron hoy sábado 12 de agosto que la crisis que enfrenta el país  se solucione a la fuerza, luego de que el presidente de EE UU, Donald Trump, haya dicho que no descarta una “opción militar” ante esta situación.

El mandatario estadounidense aseguró este viernes que tiene “muchas opciones” para Venezuela, incluida la militar, ya que “no está muy lejos” y “la gente está sufriendo y están muriendo”.

El Gobierno de Colombia, que ha sido crítico con su par venezolano tras la agudización de la crisis que ya se salda con más de 120 muertos, criticó esa posibilidad, sin mencionar directamente lo dicho por Trump y en la víspera de una visita al país del vicepresidente de EE.UU., Mike Pence.

Rechazamos medidas militares y el uso de la fuerza en el sistema internacional. Todas las medidas deben darse sobre el respeto de la soberanía de Venezuela a través de soluciones pacíficas”, indicó la Cancillería, que, sin embargo, insistió en “su condena a la ruptura constitucional” en Venezuela.

Perú, cuyo Gobierno también ha chocado con el del presidente venezolano, Nicolás Maduro, al punto de expulsar este viernes al embajador en Lima, se sumó a la voz de rechazo de “todo intento interno o externo para recurrir a la fuerza” en esta situación.

Para la Administración de Pedro Pablo Kuczynski “la única vía aceptable para recobrar la democracia” es el diálogo, sin dejar de reiterar su condena a la ruptura del orden democrático en ese país.

La crisis en Venezuela no puede resolverse mediante acciones militares, internas o externas”, rehusó, por su parte, el Gobierno mexicano, que expresó su rechazo “al uso o amenaza de uso de la fuerza en las relaciones internacionales”.

México recordó que el pasado 8 de agosto 12 países adoptaron la Declaración de Lima y en ella, además de condenar la situación que vive Venezuela, “rechazaron de manera enérgica la violencia y el uso de la fuerza”.

Estas voces coincidieron a las de los tradicionales aliados de Venezuela, entre ellos Nicaragua, que se solidarizó con el Gobierno de Maduro al asegurar que “nuevamente la voz de los imperios se manifiesta contra nuestra América Latina caribeña”.

“Nuestra América, que está hecha de vigor y de gloria, que está hecha para la dignidad, se alza en reclamo urgente de respeto y, sobre todo, en exigencia de reconocer el derecho de nuestros pueblos a la paz, a la seguridad, y a modelos propios para el desarrollo político, económico y social”, dijo el Gobierno de Daniel Ortega.

También el presidente de Bolivia, Evo Morales, acusó a la derecha internacional de guardar un “silencio cómplice” ante la “amenaza de intervención” realizada contra Venezuela por Trump y el “afán intervencionista armado” de EE.UU.

Estas declaraciones del mandatario estadounidense son el primer amago de utilizar a las fuerzas armadas como “opción” en Venezuela, contra cuyo Gobierno había liderado una ofensiva diplomática desde que llegó al poder.

El más reciente episodio de choque se protagonizó este viernes, cuando Trump rechazó la propuesta de Maduro de mantener una conversación telefónica hasta que el líder chavista “restablezca la democracia en el país”.

EFE