A punta de helados mataron el calor de la marcha

Ibis León / @ibisL

Los militantes esperan, algunos se impacientan. A las 10:00 de la mañana el autobús que los llevará desde Catia la Mar (Vargas) a la marcha en Caracas no llega. –¡Si Chávez estuviera vivo aquí no entraría ni un alma! –grita uno del grupo de 12. Otros dos asienten.

IMG-20150501-WA013 (1)

Más temprano, sobre las lozas tricolores de la Plaza Mayor de Catia la Mar, pasearon algunos trabajadores del Saime, del Instituto Aeropuerto Internacional de Maiquetía, del Instituto Nacional de Servicios Sociales y del Ministerio de la Juventud.

 

IMG-20150501-WA014 (1)

–Uno viene porque está contratado –se le escuchó decir a una de las asistentes. Pero Yubisay Córdoba asegura que ella sí fue por convicción. Sobre su camisa está prendida, cerca del corazón, una imagen de Hugo Chávez. –Nosotros somos y seguimos siendo militantes de Chávez, hay que clarificar eso. No somos maduristas, somos chavistas porque el presidente Maduro es chavista también, él sigue los planes que dejó el comandante para transitar hacia la construcción y consolidación de nuestra patria –dice tajante.

Gustavo Mujica agrega que a estas convocatorias siempre asiste la militancia dura.

Al montarse en el autobús, Córdoba se recuesta sobre la ventanilla, marchará desde la casa de la Juventud del Psuv, en Plaza Venezuela, hasta la Plaza O´leary, en Capitolio.

El calor arrecia en la Libertador. Lanzan gorras adornadas con el bigote de Maduro desde un camión. La gente se asoma desde los edificios de la Misión Vivienda construidos a lo largo de la avenida.

IMG-20150501-WA018

Un vendedor despacha sus vasos de papelón con limón para resfrescar a los sedientos que pagan un “precio socialista” de Bs. 35. Otros se sientan en la acera y buscan refugio bajo los pocos árboles que hay en los costados de la carretera.

Los raspados (Bs. 30) y los helados caseros (Bs. 40) también se venden por montón.

Otros no se dejan intimidar por el sol del mediodía y bailan al son del tambor o al ritmo de Chávez Corazón del pueblo, una de las canciones de la campaña presidencial de 2012.

“El diablo está en casa. El Diablo, el propio Diablo está en casa”, es el remix que se escucha de fondo entonado por Chávez. Se trata de un extracto de su famoso discurso ante la Organización de Naciones Unidas, en 2008.

Otro de los camiones reproduce el último discurso de Chávez en el que ordena elegir a Nicolás Maduro como presidente de la República.

IMG-20150501-WA023

A la altura de la avenida Universidad, Marlene Vanegas, la caperucita roja del chavismo, sostiene un mango mientras saluda a los marchantes. Viste prendas rojas de pies a cabeza.

IMG-20150501-WA022

Más adelante, las cámaras también se levantan cerca de Miraflores para fotografiar a un grupo de militares que, con boina roja en la cabeza, ondeaban la bandera nacional desde la terraza del palacio para replicar la señal de victoria de 2002, después del fallido intento de golpe de Estado.

IMG-20150501-WA021

Ya en la O´leary las expectativas por las medidas económicas con las que el presidente Maduro –quien regresaba de Cuba- daría el revolcón económico arreciaban.

-En revolución nos acostumbramos a recibir el aumento del sueldo mínimo todos los primero de mayo. Yo espero que elPpresidente lo anuncie para que aumente la pensión también -comentó Miriam Perdomo de 52 años de edad, quien hizo el rrecorrido desde la sede de Cantv, en la avenida Libertador.

Un grupo de trabajadores de Empresas Polar también esperaban aumento salarial. Denunciaban que el contrato colectivo discutido en Turmero, estado Aragua, no se ajustaba a las peticiones de los trabajadores.

A las 2:34 de la tarde, cuando el presidente Maduro comenzó su alocación, algunas marchantes abandonaron la concentración y caminaron hacia la estación Capitolio . -Maduro comenzó a hablar y la gente se fue pa´l carajo -bromeó una persona ataviada de rojo.

Otros intentaban atravesar la barrera metálica que bordeaba la tarima dispuesta en la plaza, pero los guardias nacionales lo impedían.

Los helados para apagar el calor también se vendieron mucho la O´leary a falta de agua mineral. Al final, los 37 grados terminaron con la actividad en la capital.

 

 

 

(Visited 5 times, 1 visits today)

Comentarios

1 Comment
  1. Yubisai Cordoba, es la estupidez personificada, Yubi, quien es el arquitecto de este caos que estamos viviendo? aterriza mija!

Leave a Reply