“120 personas entregaron su vida para que usted, señor Presidente, no dirija la nación”

El testimonio de balance correspondió hacerlo a Deivis Guillén, a quien solo le quedó 40% de la visión en su ojo izquierdo. Un perdigón de goma disparado directamente contra su cara, le desprendió el iris y le ocasionó una hemorragia interna que casi lo ciega.

Fue herido el 31 de mayo. Ese día salió a protestar en Barcelona, estado Anzoátegui, porque “prefiere luchar por su país que irse”.

Los diputados de la Asamblea Nacional que escuchaban su relato se levantaron de sus curules y lo aplaudieron, este martes, 15 de agosto.

“120 personas entregaron su vida para que usted, señor Presidente, ya no dirija la nación. Tengo 18 años, nací y crecí en esta mal llamada revolución y cuando uno ve que las cosas van de mal en peor es cuando la patria llama (…) estoy seguro que el funcionario que me disparó también pasa hambre”, expresó ante la plenaria de parlamentarios.

Zulimar Villegas también habló desde la tribuna de oradores. La madre de César David Pereira, joven asesinado durante una protesta en el estado Anzoátegui, pidió cárcel para los responsables. “El PNB que asesinó a mi hijo, aun teniendo orden de reclusión del Ministerio Público, sigue libre. Mi familia y yo somos amenazados de muerte y extorsionados”, denunció en el hemiciclo de sesiones.

Una tercera historia conmocionó a los legisladores. Alí Guerrero, hijo del dirigente de Un Nuevo Tiempo, Eleazar Guerrero, narraba visiblemente afligido el secuestro y tortura de su padre. “Secuestraron a mi padre el 27 de abril y el 1 de mayo lo presentaron ante tribunales militares. Es acusado de traición a la patria, rebelión y sustracción de artefactos militares”, afirmó.

Alí Guerrero aseguró que su pariente fue abordado por unas personas que vestían de blanco mientras trabajaba en su taller mecánico y que permaneció varios días desaparecido, hasta que se enteraron que había sido privado de libertad por funcionarios del Sebin.

“Mi padre es un hombre honesto. Su estado de salud se complica, es hipertenso y es muy difícil hacerle llegar sus medicinas”, lamentó.

La bancada de la Mesa de la Unidad Democrática acordó remitir los testimonios al alto comisionado de las Naciones Unidas para que sean anexados al expediente de violaciones de derechos humanos en Venezuela que elabora el organismo internacional y citaron al Fiscal General designado por la ANC, Tarek William Saab, para que rinda cuentas de su gestión como Defensor del pueblo.

La diputada Adriana Pichardo denunció que en el país hay 620 presos políticos y que la desaparición forzada de disidentes políticos es una práctica que ha sido retomada por cuerpos de seguridad del Estado.

Y el director de Humano Derecho y de la ONG Redes Ayuda, Melanio Escobar, alertó que se han registrado más de 5.051 personas detenidas arbitrariamente de las cuales más de 1.000 siguen presos.

La breve sesión culminó tres horas antes de que los constituyentes llegaran a la sede para protagonizar una segunda sesión.

Diputados a la izquierda, Constituyentes a la derecha

Cuando los diputados de la Asamblea Nacional entraron al Palacio Legislativo este 15 de agosto, se encontraron con unas pantallas cubiertas con fotos del fallecido presidente Hugo Chávez en la entrada del hemiciclo. También se dieron cuenta de que las cámaras de seguridad habían sido cubiertas para evitar que grabaran lo que ocurría dentro de la sede.

Las parlamentarias Yanet Fermín y Olivia Lozano quitaron el material que cubría los aparatos para garantizar la seguridad del cuerpo parlamentario, según declararon.

Minutos después, mientras los legisladores opositores se disponían a sesionar en el hemiciclo de sesiones (ubicado en el lado izquierdo del palacio); el equipo de logística de los constituyentes y funcionarios de Casa Militar tomaban el control del hemiciclo protocolar (en el ala derecha del palacio). “¡Me siento como si estuviera en medio de Corea del Norte y Corea del Sur!”, bromeó un funcionario de seguridad de la AN en el pasillo que separa las dos cámaras.

Fotos: Iván Reyes.