12 horas de lluvia, sol, hambre y sed aguantaron los opositores en Caracas #15Mayo

Una victoria. Eso significó “el plantón” para los caraqueños que estuvieron por 12 horas en la avenida Victoria de la parroquia San Pedro. También lo fue para quienes completaron la maratónica jornada en el distribuidor Altamira. Tanto en el oeste como en el este de la ciudad, los capitalinos aguantaron lluvia, sol, hambre y sed este lunes 15 de mayo a punta de partidas de dominó y de futbolito.

“Más vale un día de lluvia, sol y trasnocho que una vida sin libertad“, sentenció Elízabeth, una de las manifestantes y residente de Los Chaguaramos que estuvo desde las 9:00 am plantada en la avenida.

Mientras los jóvenes jugaban volibol, los adultos mayores jugaban dominó. También desde las 9:00 am, un grupo de hombres estuvieron lanzando fichas bicolor sobre una mesa de plástico. Alcanzaron a jugar 30 partidas hasta las 5:00 pm. La solidaridad también se plantó en la avenida Victoria: el agua y los mangos corrieron por cuenta de los vecinos.

Los juegos de mesa fueron protagonistas este 15May

A las 5:00 pm, cuando una nube descargaba unas cuantas gotas sobre los manifestantes, se realizó una oración grupal dirigida por el padre Wilfredo Corniel de la parroquia San Miguel Arcángel en El Cementerio.

“Hay que orar por la paz y la reconciliación, porque la gente se está llenando de odio y violencia. Cuando esto termine, el otro seguirá siendo tu vecino, compañero de trabajo  y un ciudadano venezolano. Es inmoral que las familias estén divididas por una posición política”, dijo.

Al otro lado de la ciudad, en Altamira y Chacao, las nubes negras volvieron a amenazar con “aguar” la jornada. Sin embargo, los cantos de la gente ayudaron a aliviar las horas de resistencia y a ahuyentar el mal tiempo. Azier Cazalis, el vocalista de Caramelos de Cianuro,  entonó desde las dos tarimas dispuestas en el sitio varias canciones mientras pasaban las horas.

Otros, para no estar muy pendientes del reloj, mataron la impaciencia a punta de notas musicales. Con cuatro, maracas, violín y clarinete, unos jóvenes improvisaron gaitas y llaneras para los presentes. Cuando se decidieron por tocar el himno, los celulares de los manifestantes se alzaron más alto y las lágrimas empezaron a brotar.

“Felicitaciones porque son unos resteados. Tienen 10 horas resistiendo”, dijo el diputado Freddy Guevara desde una de las tarimas a las 5:00 pm. Tras superar una prueba maratónica, el parlamentario aseguró que la población está en condiciones de permanecer en la “calle 1, 2, 3, 4 días o hasta que caiga la dictadura”. Cuando preguntó si la gente estaba cansada, los opositores gritaban “¡No!” o negaban con el dedo índice.

Las pancartas de los manifestantes se mojaron con la lluvia, pero la gente no se movía

Las últimas horas fueron las más largas, pero los manifestantes esperaron hasta el último minuto. No se habían cumplido las 12 horas cuando recibieron con aplausos la próxima convocatoria hecha por el diputado Carlos Paparoni.

Para el miércoles 17 de mayo los opositores harán una “marcha de las antorchas“; partirán a las 5:00 pm del Parque del Este y del Centro Comercial La Villa (en Montalbán) hasta Las Mercedes.

“Ya veremos si el jueves o el viernes volveremos a marchar al centro de Caracas“, dijo el diputado Juan Requesens. Los gritos y los aplausos opacaron sus palabras. “Yo confío en ustedes y gracias por salir con nosotros a la calle”, añadió.

A las 6:20 pm empezaron a retirarse los manifestantes. Bolsas, carpas, sillas, banquitos, cavas eran solo algunas de las cosas que llevaban en las manos; pero el señor Henrique, de 74 años, y su bandera siguieron plantados en el distribuidor hasta que el reloj marcara las 7:00 pm.

“Llegué a las 10:00 am. Me traje solo un agua y unas galletas. Recorrí todo el sector, escuché a oradores que estuvieron muy bien, me distraje con algunos actos y grité mucho. No me voy de aquí hasta cumplir con mi jornada”, sentenció.

Texto y fotos: Vanessa Moreno y Julett Pineda