Stephen Hawking y el buen humor

Edward Rodríguez | @edwardr74

Periodista y Consultor Político.

La semana pasada sorprendió al mundo la partida de Stephen Hawking, todos sabíamos que iba ocurrir en cualquier momento por su condición de salud. Como él mismo lo dijo, “mis expectativas se redujeron a cero cuando tenía 21 años. Todo desde entonces ha sido un extra. Aunque no me puedo mover y tengo que hablar a través de una computadora, en mi mente soy libre”. No se imaginaba que ese extra y Dios le permitieron vivir hasta los 76 años.

Su conocimiento y enseñanza quedaron en la historia y su aporte a la humanidad lo palpamos con sus teorías sobre el funcionamiento del universo y las respuestas a las inquietudes sobre lo que nos rodea.

El humor fue una característica resaltante en el científico británico, y que a mi modo de ver fue una especie de tabla en la que surfeó las olas de la esclerosis lateral amiotrófica que le fue diagnosticada cuando apenas tenia 21 años y que se fue agravando con el pasar del tiempo hasta dejarlo prácticamente paralizado.

No tuvo temor de burlarse de sí mismo y de su discapacidad; sin el humor es posible que Hawking no hubiese tenido el éxito que tuvo, lo usó como vehículo para que sus enseñanzas transcendieran los canales científicos.

El actor Eddie Redmayne, quien interpretó a Stephen en la película La teoría del todo, tras conocer la noticia de su deceso escribió en su twitter “hemos perdido a una mente hermosa, a un científico increíble y al hombre más gracioso que he tenido el placer de conocer en toda mi vida”.

Cuentan que en una de sus visitas a España, paseaba por las Ramblas de Barcelona vio cómo uno de sus libros era expuesto en un quiosco junto a revistas pornográficas. Lejos de indignarse, Hawking dijo con mucha gracia: “Me resultó gratificante, porque eso demuestra que la ciencia puede ser tan popular como el sexo”.

El ejemplo sobre la superación de las barreras lo daba a diario y en cualquier escenario. Stephen se interpretó a sí mismo en Los Simpson, grabó todos y cada uno de sus diálogos y asistió a las lecturas del guión; también lo hizo para los episodios en Futurama y Family Guy.

Fue un referente de la cultura pop, series de televisión, programas, películas sobre su vida, documentales y video juegos.

Quienes tuvimos la oportunidad de ver el film sobre la vida y obra de Hawking nos identificamos con el personaje, sufrimos sus dolencias; pero también fuimos testigos cómo aceptando las vicisitudes se pueden superarlas rompiendo las barreras y creyendo que si se puede vivir, crear y cambiar el mundo desde la condición más dura que lo toca a cada uno vivir pero, sin duda alguna, el humor es pieza fundamental en ese esfuerzo.

Entre las frases célebres del físico británico, considerado la mente más brillante después de Albert Einstein, con las que me tropecé cuando investigaba para redactar este artículo y que considero nos viene como anillo al dedo a los venezolanos está la siguiente:

“Los agujeros negros no son las cárceles eternas que se pensaban que eran. De un agujero negro pueden salir cosas hacia el exterior y, posiblemente, hacia otro universo. Así que si sientes que estás en un agujero negro, no te rindas; hay una salida”.

Esta semana decidí escribir sobre Stephen Hawking y su aporte a la humanidad, y no sobre la política venezolana y del análisis que semana a semana desarrollo en esta columna. De algo sí estoy seguro, los venezolanos tenemos un humor natural que no debemos perder en ningún momento.

(Visited 7 times, 1 visits today)

Comentarios

2 Comments

Leave a Reply

¡Suscríbete!