Si el Delta quedara en Gaza

Fernando Pereira | @cecodap | @fernanpereirav

Educador. Fundador de Cecodap.

El 37 ° período de sesiones del Consejo de Derechos Humanos (CDH) tendrá lugar en Ginebra del 26 de febrero al 23 de marzo de 2018. Contempla la realización del denominado Día Anual sobre los derechos del niño y la adopción de una Resolución anual sobre los derechos del niño. Este año se centrarán en el tema de la protección de los derechos del niño en situaciones humanitarias. El Día Anual tendrá lugar en Ginebra el lunes 5 de marzo y esta semana se están realizando importantes reuniones preliminares.

Se compartirán las lagunas existentes entre los debates sobre la ayuda humanitaria y lo que implica el respeto y protección de los derechos humanos de los niños en situaciones de emergencia humanitarias. Se presentarán las propuestas de expertos y de organizaciones que mostrarán buenas prácticas de cooperación internacional en contextos de conflictos armadas, étnicos, desastres naturales.

Con certeza se debatirá sobre la situación de la niñez en Siria, Gaza, Myanmar, Burundi (países y regiones donde nadie pone en duda que los niños la están pasando mal y deben ser atendidos prioritariamente); pero no la de Venezuela porque el Estado ha insistido (hasta la saciedad) que no hay tal crisis.

¿Dos países diferentes?

Un rápido chequeo de la información reciente arroja:

“Unicef sobre Venezuela: Desnutrición infantil aumenta por crisis económica (Panorama, 26-1-18).

“Entre 5 y 6 niños con desnutrición habrían muerto semanalmente en 2017, advierte Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)” (Efecto Cocuyo, 2-2-18)

“Mueren 12 niños por desnutrición en el hospital de Maturín”, (Efecto Cocuyo, 1-2-18).

Siete niños warao perdieron la vida en menos de 48 horas en el Delta, según denuncia del Observatorio de Derechos Indígenas Kapé Kapé (Aporrea, 1-2-18).

“En las parroquias más pobres se registra 72 % de desnutrición”. Por su parte, 16 por ciento de los desnutridos se encuentra en estado grave con alto riesgo de morir, según Cáritas de Venezuela.

“En lo que va del año aumentó a un 72 por ciento. Caritas de Venezuela registró para diciembre de 2017 unos índices de desnutrición representativos para los sectores más pobre de Venezuela con un total de 56 por ciento”. (La Verdad, 4-2-18)

“Matrícula baja a la mitad cuando no hay comida” (La prensa, de Monagas, 4-2-18).

“Denuncian 62% de malnutrición en población escolar de Vargas. Asopadres, indicó que a las madres se les dificulta poder alimentar a sus hijos” (El Nacional, 5-2-18)

¿Cuál es la respuesta de las autoridades?

Le piden cuentas a Unicef: “El Ministro de Planificación y vicepresidente del Consejo de Ministros de Planificación, Ricardo Menéndez, aseguró que se ha hecho un exhorto a la Unicef por la publicación de una nota de prensa denunciando “elevados niveles de desnutrición entre los niños venezolanos” a causa de la crisis económica que atraviesa el país, sin datos que lo corroboren, reseñó Unión Radio.

Se pide información fidedigna; se descalifica la información procedente del resto de fuentes y organizaciones argumentando que responden a intereses políticos; pero los organismos del Estado no han publicado los datos actualizados y confiables sobre la realidad de la niñez venezolana aduciendo razones de Estado o intereses políticos.

Lástima que Tucupita no está en Gaza. Si los niños warao fueran palestinos contarían con la solidaridad de los representantes de los poderes públicos, quienes pedirían la cooperación internacional para atender sus evidentes necesidades insatisfechas.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de la entera responsabilidad de sus autores.