Ser mujer…. ¿Un don?

Susana Reina | @feminismoinc

Psicóloga. Magister en Gerencia de Empresas. Coach Ontológico Empresarial. Directora Fundadora de feminismoinc.org Venezolana. Feminista. IG: @feminismoinc

Me entrevistan para que dé mi opinión acerca del “don que significa ser mujer”. Bromeo: ¿más bien será doña, no? (mal chiste). Esta una afirmación común y frecuente que se hace desde el machismo condescendiente: la mujer es lo mejor del universo, una bendición, ni con el pétalo de una rosa, son superiores a los hombres…Pero eso, dicho y celebrado sobre todo por muchas mujeres ¿realmente nos ayuda?

Como Simone de Beauvoir, creo que: “No se nace mujer, se llega a serlo”. Ser mujer o ser hombre es un acto de construcción cultural. Un hecho biológico como el sexo, puede derivar en género o hecho social, hacia la masculinidad o feminidad. Por lo tanto, no se trata de un don o algo innato con lo que uno viene al mundo.

Los agentes de socialización, padres, escuela, iglesia, amigos… van moldeando el ser humano en que nos convertimos, en medio de un proceso dinámico y transformador. Se trata de una elección.

Yo elegí ser mujer. Y lo hago a conciencia todos los días. Soy humana y por lo tanto tengo mis aciertos y mis fallos, como cualquier ser humano. Abrazo la vulnerabilidad, o la capacidad para no sentirme todopoderosa, venciendo el mito de las mujeres “todo terreno”, “las 4×4”, “las superwoman”, sin sentirme menospreciada o poca cosa o débil o frágil, ni necesitada de la protección de un macho que decida por mí.

Hemos aprendido como mujeres a llevar la carga doméstica y familiar, al mismo tiempo que estudiamos, trabajamos y construimos nuestro particular imperio. Lo hacemos porque no nos queda otro remedio, no porque seamos la gran cosota. Es una distribución desigual, injusta y causante de que muchas abandonen sus trabajos, sacrificando sueños y proyectos. Tuvimos que aprender a hacerlo, tal y como un hombre hubiese hecho, de haber tenido la oportunidad.

Las que elegimos carrera abandonamos parcialmente a nuestras familias con la consecuente culpa que no nos suelta. Pero esto no debería ser así. ¿Por qué nosotras tenemos que elegir entre carrera o familia y ellos no? ¿Es esto parte del “don natural” que viene con el combo cuando se anuncia “es una niña”?
Sermujeresundon enmascara una serie de renuncias terribles, sacrificios a veces inútiles por los demás, sobrecarga de tareas y responsabilidades, escasez de tiempo libre y de ocio que podrías usar para tí misma… es como un consuelo trágico del que muy pocas nos damos cuenta.

Ser mujer es un don aplica a aquellas que encajan en el molde de la buena esposa, la buena madre, la buena hija, la buena mujer. La que no sigue la consigna es una mala mujer, una no-mujer. Pierde el derecho a recibir el tratamiento deferencial. Ser mujer es un don, suena a piropo estilo migaja que te lanzan para que te lo creas. Y díganme si lo dicen el Día de la Mujer, o peor aún el de la madre.

Soy hija del patriarcado, luchando contra los estereotipos de género machistas que nos enseñaron desde que se supo nuestro sexo, aún antes de nacer. Enseño a muchas a verlo, a vivenciarlo, a sentirse indignadas, a que les dé rabia y actúen contra todos estos juicios desempoderadores que nos limitan la existencia.

Soy una rebelde y una atrevida que dice NO a los abusos basados en el género, a los privilegios reservados a los hombres solo por haber nacido hombres. También digo NO a la asociación mujer- autosuficiencia – echada palante- mujer con bolas.

No es una posición fácil esta, porque dices estas cosas y se te quedan viendo con cara de “entonces, ¿qué es lo quieren Ustedes las feministas?”, “amargadas” y otros epítetos similares. Ser mujer y sobre todo, ser mujer feminista, exige fijar posición, aun frente a otras mujeres machistas, misóginas y patriarcales, que viven la ilusión de la igualdad creyendo el manido cuento del “privilegio de ser mujer”, en medio de una sociedad que nos deja por fuera de todos los espacios decisorios, donde la exclusión de la política y la economía es la norma.

Soy una mujer en búsqueda de una sociedad de iguales, donde los derechos se respeten en la vida real, y donde las nuevas generaciones de mujeres sepan que ellas pueden elegir lo que quieran ser, sin creerse la historia romántica y rosada de que ser una mujer adorable, bajo mandatos y lógicas patriarcales, es su única opción. Lucho por esto.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de la entera responsabilidad de sus autores.

 

 

(Visited 282 times, 1 visits today)

Comentarios

1 Comment

Leave a Reply

¡Suscríbete!