Revocatorio 2016: siete miedos del Psuv

Alfredo Infante

Director de la revista SIC, sacerdote jesuita, miembro del Centro Gumilla

Como ciudadano que observa el acontecer político nacional en esta agitada atmósfera pre-revocatorio, observo algunos indicadores de miedo en los personeros del estatus quo político y sus seguidores. El miedo es la única razón de sus estratagemas para impedir el revocatorio en 2016. Jorge Rodríguez, su vocero más visible, viene insistiendo hasta la saciedad que “no habrá revocatorio ni en 2016, ni en 2017” ¿A qué le temen? Veamos:

1.El gobierno teme medirse en las urnas al hambre del pueblo. Saben que la realidad de Juan no es como la pinta VTV y su “hegemonía comunicacional”; pura ficción. La propaganda oficial no alimenta y, por el contrario, termina siendo una burla para la gente que día a día lucha por sobrevivir.

2.Todas las encuestas indican una pérdida arrolladora de respaldo popular al gobierno ante un eventual referendo revocatorio 2016. Todo indica que el Psuv perdería la consulta y, en consecuencia, el Presidente Maduro cesaría en sus funciones.

3.Las elecciones parlamentarias del 06 de diciembre demostraron, entre otras cosas, que el chavismo tiene “poder de facto” pero muy poca legitimidad. En palabras sabias de Monseñor Diego Padrón, presidente de la CEV: “las elecciones legislativas fueron un auténtico referendo”.

4.De perder el ejecutivo perderían el control de las dos instancias de elección popular como lo son el Poder legislativo (ya con mayoría opositora) y el Poder ejecutivo.  El control de estos dos poderes le permitió desde 2005 al partido de gobierno coaptar  los demás poderes de no elección popular: CNE, Poder Ciudadano, TSJ. Con los resultados del revocatorio temen Perder la venia inconstitucional de los tres (3) poderes de no elección popular.

5.Como efecto dominó la derrota se evidenciaría también en las próximas elecciones de alcaldes y gobernadores. En estos eventos ya no contarían con la plataforma del Estado que les ha permitido hasta ahora acceso discrecional a los recursos públicos,  poder de chantaje y la plataforma  de las instituciones del Estado como maquinaria del partido.

6.Al perder el revocatorio mostrarían su desnudez pues se evidenciaría su pérdida  de legitimidad (respaldo popular) y  quedaría anulada  su capacidad  de privatizar para sus intereses de grupo las instituciones públicas como hasta ahora se ha venido haciendo.

7.El referendo es una crónica de una muerte política anunciada para el partido de gobierno. De perderlo, como indican las encuestas y la intuición sensible de quien está en la calle, el Psuv no contaría con  la maquinaria clientelar del Estado y se debilitaría a consecuencia del destete. Algo así pasó en su tiempo con Acción Democrática, correría la misma suerte, porque son siameses en sus modos de hacer política aunque no en sus contenidos ideológicos.

En resumen: todas las estratagemas descaradas del TSJ, del CNE, unidas a la creciente militarización  del Estado, son señales claras de que el partido en el poder  tiene miedo y se resiste a morir para dar paso a un nuevo ciclo político que esperamos sea concertado por el bien del país.

(Visited 4 times, 1 visits today)

Comentarios

No Comments Yet

Leave a Reply

¡Suscríbete!