Prioridades en investigación

Paulino Betancourt Figueroa | @p_betanco

Profesor-Investigador Universidad Central de Venezuela • Miembro de la Academia Nacional de Ingeniería y Hábitat • Editor de la Revista Catálisis • Presidente (H) de la Sociedad Venezolana de Catálisis.

La mayoría de los programas gubernamentales de financiamiento de la investigación se orientan ostensiblemente por un conjunto de prioridades, principalmente basadas en las Prioridades Nacionales de Ciencia, Tecnología e Innovación o vínculos potenciales con la Industria. Ahora bien, ¿quién decide? ¿cuáles áreas son prioritarias? En última instancia, ¿por qué se debe elegir? Desde distintas perspectivas, considero que todas son igualmente importantes.

Nuestro país tiene una escasa experiencia identificando prioridades de investigación en ciencia y tecnología aun cuando desde la pasada década se inició un plan para identificar prioridades de investigación, entendiendo por tales las que resultan de un ejercicio ordenado de ponderación, basado en una valoración juiciosa de problemáticas sociales cuya respuesta y solución puede lograrse en gran parte por medio de conocimientos y procesos de investigación.

Sin embargo, en la última década se han disminuido los grupos de investigación así como los recursos destinados a la investigación en ciencia y tecnología debido principalmente a las desacertadas políticas en el sector, esto se ha visto lamentablemente reflejado en los presupuestos, hecho que afectó seriamente la realización de actividades esenciales para la ciencia nacional, tales como los proyectos de investigación fundamental, las becas de doctorado, fortalecimiento de centros de investigación y los programas de formación de recursos humanos. Esta inminente escasez de recursos podría sumergir a la ciencia venezolana en un abismo difícil de superar y generar un desequilibrio entre la urgente solución a los problemas y los recursos de investigación que se le dedican.

Pese a que el desequilibrio es dramático, es necesario implementar medidas para fomentar la investigación. Se deben poner en práctica trayectos metodológicos: por una parte, el diseño y aplicación de un método para ponderar u ordenar, de manera cualitativa y cuantitativa, las problemáticas de investigación; por otra parte, la construcción de consensos con participación de líderes de la industria y representantes de la comunidad científica nacional. Una vez identificadas las problemáticas, estas deben ser valoradas por políticos y decisores, de manera que el Gobierno destine o incremente la inversión en áreas de importancia inmediata y crítica para Venezuela.

Dependemos de la ciencia y la investigación para aumentar la productividad, lograr un crecimiento económico sostenible, crear empleos y acrecentar el bienestar nacional. La ciencia venezolana también debe contribuir al stock global de conocimiento en una amplia gama de áreas.
El fundamento básico para definir prioridades es el reconocimiento que el presupuesto de investigación es finito, por lo que los gastos deben dirigirse a áreas donde se considere que Venezuela tiene una ventaja comparativa, real o potencial. Esto permitirá que se construya una masa crítica de actividades en investigación -formación, infraestructura y otros– que facilite el estatus de liderazgo mundial que nos corresponde.

Con el tiempo, se esperaría que la aplicación de las prioridades dé a lugar una proporción cada vez mayor de la inversión de investigación asignada en una base estratégica a las esferas de la necesidad crítica y de importancia nacional. Esto no significa que la financiación debe dirigirse únicamente a la investigación aplicada, excluyendo otras formas de investigación. Incluso en las áreas prioritarias, una cantidad significativa de la investigación tendrá que ser de fase inicial, es decir: investigación básica.

Para abordar las prioridades y los desafíos en investigación se requerirá un esfuerzo de todo el espectro de las disciplinas de investigación, incluidas las ciencias físicas y de la salud, la ingeniería, la tecnología de la información y las comunicaciones, así como las ciencias humanas y sociales. También se requerirá un enfoque coordinado de todas las dependencias y organismos gubernamentales. En este sentido, las propuestas relacionadas con ciencia y tecnología pudieran integrarse en una o más de las muy amplias Prioridades Nacionales de alto nivel para toda la economía. Estos incluyen la creación (y el mantenimiento) de puestos de trabajo, el crecimiento económico, el desempeño de las exportaciones, la mitigación del cambio climático, etc.

Indiscutiblemente, Venezuela necesita identificar, publicitar y celebrar donde se encuentran sus fortalezas de investigación existentes y potenciales, faltando solo animarnos a emprender la tarea.

  • Roberto Hidalgo

    Muchas felicitaciones al profesor y amigo, Paulino Betancourt por tan excelente y oportuno artículo. En estos momentos estoy en un proyecto para identificar necesidades de investigación para el motor agroalimentario con enfoque de cadena, en carnes, huevos y leches. Sus planteamientos los vamos a considerar para tomarlos en cuenta en nuestro trabajo.