“Precios acordados” no es la solución

Tadeo Arrieche Franco | @arriechet

Abogado (UCV 2001). Profesor de Derechos Reales en la Escuela de Estudios Jurídicos y Políticos de la Universidad Metropolitana (UNIMET). Fue miembro de la Comisión de Acuerdos Programáticos (Políticas Públicas) de la Mesa de Unidad Democrática (MUD) entre los años 2009 y 2010.

La instrumentación de las políticas económicas durante la vigencia del sistema económico plasmado en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela de 1999, está marcada por la alta penetración del Estado en las relaciones productivas.

El supuesto rol del Estado en el desarrollo armónico de la economía, según el artículo 299 de la Carta Magna, sirve de excusa para imponer severos límites de orden político y económico desde el control cambiario a la regulación de precios, ya no sólo de la denominada cesta básica, sino de otros bienes y servicios de uso y consumo cotidiano de los ciudadanos.

El control sobre la economía responde a un andamiaje legal contemplado en el Plan de Desarrollo Económico y Social de la Nación 2013-2019 que contiene, como aspecto esencial “la transformación del sistema económico, en función de la transición al socialismo bolivariano”, la cual busca como objetivo estratégico “desarrollar un sistema de fijación de precios justos para los bienes y servicios”.

Ante tal concepción de la economía se establecieron regulaciones para controlar precios, obtener información sobre estructuras de costos, limitar ganancias y configurar supuestos para la determinación de ilícitos administrativos y delitos, que luego de varias reformas, están contenidas en la Ley Orgánica de Precios Justos.

La vigencia de este cuerpo normativo y su aplicación selectiva va a la par de una inflación galopante y un inocultable desabastecimiento de productos esenciales, que por supuesto incide en el ritmo de determinación de precios de los mismos.

Esa circunstancia pretende ahora ser atacada a través de un instrumento dictado por la denominada Asamblea Nacional Constituyente en el cual se establece un mecanismo de fijación de precios llevado a cabo por el Poder Ejecutivo en acuerdo con los sectores privados, de trabajadores y otras figuras asociativas.

Paradójicamente, las formalidades contenidas en este instrumento solapan la normativa contenida en la Ley Orgánica de Precios Justos en cuanto al sistema de adecuación continua de precios y la determinación del margen máximo de ganancia, que en principio no debe superar el 30% de la estructura de costos de un bien o servicio.

El mecanismo es la reedición del análisis de costos de bienes y servicios, que están sometidos a diversos elementos según los rubros y la determinación de los márgenes de ganancias apegados a unos conceptos no determinados técnicamente, margen que ahora pudiera ser superior a ese 30% establecido en la ley especial pero también pudiera estar fijado por debajo de un punto de equilibrio.

Todo instrumento que intente fijar los precios de los bienes y servicios obstruye el desenvolvimiento del mercado y afecta directamente a la libertad económica al regular las ganancias del productor de bienes o prestador de servicios, lo que en conjunto contribuye a desvirtuar a uno de los elementos de una sana economía como lo es competencia.

El establecimiento de controles en materia económica es una receta errada, basta con revisar el control de cambio vigente desde hace más de una década y aún no resuelve la fuga de capitales ni la inflación. Las economías controladas están destinadas al fracaso y en consecuencia al empobrecimiento de los ciudadanos.

La realidad de la escasez de productos vitales en la nevera de los venezolanos nos lleva a la necesaria tarea de repensar el modelo económico, teniendo que pasar al establecimiento de reglas que coadyuven a evitar la intervención del libre mercado y promover el Derecho de propiedad, para aumentar la producción de bienes y servicios y disminuir los índices de inflación.

Foto: Diario de Los Andes.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de la entera responsabilidad de sus autores.

 

  • LUIS

    CUALES SON LOS PRECIOS ACORDADOS,,,,,,,,,,SI COMPRAS A DOLAR LIBRE DE 100.000 BS TODO SE VENDE A DOLAR LIBRE,,,
    MAS LAS GANANCIAS,,,,, ESOS PRECIOS NO LOS VA A AGUANTAR EL PUEBLO,,,,CUANDO SE DEN CUENTA NO TENDRAN COMO COMPRARLOS,,, HAY QUE DOLARIZAR EL SALARIO EN VENEZUELA,,,,,,,,,,,,,DE LO CONTRARIO NO SE AGUANTARA LA HIPER INFLACIÓN,,,,,,,,,,Y LA HIPER DEVALUACIÓN,,, EL PAÍS VENEZUELA CAYO EN UN ABISMO DEL COMUNISMO SOCIALISTA,,,

    SE ACABO LA VACA LECHERA,,,,,,,,,,,,,NO HAY DOLARES PARA TANTA GENTE,,,,,, DOLARIZAR VENEZUELA,,,, FRENA LA HIPER INFLACIÓN,,,,,,Y LA HIPER DEVALUACIÓN,,,,,,,,LA SALIDA,,,,,,,,,,, SI NO SE APLICA SEGUIRÁ EL DESASTRE DEL PAÍS,,,,,,Y VENEZUELA SEGUIRÁ REGALANDO SUS RIQUEZAS,,,,,,,,,,,

    https://youtu.be/yqi1rIfdpik