¿Pax tecnológica?

Paulino Betancourt Figueroa | @p_betanco

Profesor-Investigador Universidad Central de Venezuela • Miembro de la Academia Nacional de Ingeniería y Hábitat • Editor de la Revista Catálisis • Presidente (H) de la Sociedad Venezolana de Catálisis.

Cada época viene con una visión de paz global, generalmente llamada así por el hegemón reinante de la época. La Pax Romana durante la época del Imperio Romano; Pax Mongólica cuando los mongoles gobernaron parte del mundo y en la actualidad, Pax Americana. Ninguno de estos fueron períodos particularmente pacíficos, por supuesto. La gran potencia reforzó su dominio mediante, entre otras cosas, avances en la tecnología militar, que intimidaron a sus enemigos y estimularon las carreras armamentísticas y la competencia. Los romanos tenían armas de bronce y catapultas gigantescas; los mongoles usaron estribos metálicos con los que galoparon por Eurasia; las máquinas de vapor y los rifles permitieron a los militares británicos construir su imperio global y los EEUU de América aún tienen ventaja en armas nucleares, portaaviones y bombarderos, entre otras tecnologías.

No es sorprendente, entonces, que algunos analistas vean patrones históricos de competencia entre los imperios, como ocurre en la actualidad con el ascenso de China. El poder asiático se está comportando de alguna manera como un imperio mercantilista clásico, bloqueando los recursos naturales que requieren otros paises, mientras inunda los mercados globales con sus bienes de menor costo. Algunos de sus superávits se han destinado a inversiones militares, como una armada, armas en el espacio y seguridad cibernética.

Desde el surgimiento de la Dinastía Song, hace un milenio, se podría decir que ha habido una transición de poder hegemónico en algún lugar del mundo aproximadamente una vez cada siglo. Esa no es una fórmula científica, por supuesto, pero ciertamente indica que China algún día podrá superar a los EEUU en la jerarquía global.

Dado que el mundo enfrenta potencialmente un nuevo ciclo de competencia, hay un factor que está impulsando a los poderes, tanto grandes como pequeños, a ser más cooperativos: la tecnología. A medida que los estados se vuelven más poblados, urbanos e interconectados, dependen más de la tecnología: medicina, agricultura, comunicación, etc. La tecnología requiere largas cadenas de suministro para construir y de cooperación transfronteriza para desarrollar, las cuales son más fáciles si los estados cooperan en lugar de competir. Incluso cuando la tecnología evoluciona para adaptarse a objetivos militares y a menudo es guiada por los militares, como el Internet que comenzó con financiación del Departamento de Defensa de EEUU. Por tanto, podríamos estar a punto de ingresar a una especie de Pax Technologica de estabilidad global mediante, la tecnología.

Fue la constatación de que el poder económico es la base de la seguridad geopolítica que llevó a los académicos, a finales de la década de 1980, a hablar de “geoeconomía” como un enfoque alternativo a la política mundial. En Auge y caída de las Grandes Potencias, de Paul Kennedy, se advirtió que la mala salud económica en casa es la causa principal de la “agitación imperial” en el exterior. Además, Samuel Huntington señaló que “la economía es la fuente más importante de poder y bienestar”.

Desde el final de la Segunda Guerra Mundial, y especialmente desde el final de la Guerra Fría, el conflicto global ha estado disminuyendo rápidamente a medida que aumenta la integración económica y la cooperación. Esta interdependencia, según la teoría, promueve la paz. La geoeconomía nunca desplazó realmente a la geopolítica, un término acuñado hace un siglo, pero ahora entendemos que ambos son complementarios. Si la tecnología dirige la economía (en vez de ser al revés), entonces debemos elevar la noción de geotecnología sobre la de geopolítica y geoeconomía. China no es una superpotencia hoy debido a que tenga más cabezas nucleares que hace dos décadas. No mucha gente sabe o le importa cuántas armas nucleares tiene China; las ha tenido desde la década de 1960, sin embargo, no considerábamos a China como una superpotencia en ese entonces. El ascenso de China como superpotencia es atribuible a su estrategia tecnológica de dominar la fabricación a bajo costo, acumulando enormes excedentes y reservas y reinvirtiendo ese capital en tecnologías más avanzadas, así como en equipo militar. ¡Todo comienza con la tecnología!

Ahora, la difusión rápida y global de la tecnología está acelerando estos cambios. China, por ejemplo, enfrenta enormes desafíos ambientales, pero el país no puede conquistar su camino hacia la sostenibilidad y ya está sufriendo las consecuencias ecológicas de la contaminación. Eso es parte del porqué se ha convertido en el mayor fabricante de celdas solares del mundo, y tal vez algún día de autos eléctricos. Los EEUU, que alguna vez dependieron del petróleo del Medio Oriente y se enredaron en su política, finalmente pudieron salir de este problema no a través de una mayor fuerza militar o de un mayor poder adquisitivo, sino a través de la tecnología. Eso significó el desarrollo de nuevas (y menos peligrosas) formas de capturar gas de esquisto, de combustión más limpia o explotar el gas natural bajo el casquete glacial del Ártico. Mientras, en el mundo en desarrollo, los medicamentos genéricos y los alimentos genéticamente modificados podrían mejorar drásticamente la salud y la distribución de la riqueza, ayudando a sacar a muchas personas de la pobreza y quizás mitigando algunas de las causas del conflicto.

Algunas de las variables más importantes que determinan la estructura de poder del mundo en la actualidad siguen siendo económicas: ¿se recuperará la economía de EE. UU.? ¿Se unirá Europa o se separará? ¿Continuará o se detendrá el crecimiento de China? Un número creciente de esas variables son tecnológicas, lo que significa que el rumbo y el crecimiento de la tecnología en sí, y la cuestión de quién la domina, jugarán un papel más importante en la geopolítica.

El mundo se ha vuelto demasiado complejo para que la Pax Americana simplemente sea seguida por el próximo imperio hegemónico.

Foto: agendapolitica.com

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de la entera responsabilidad de sus autores.

 

 

(Visited 21 times, 1 visits today)

Comentarios

No Comments Yet

Leave a Reply

¡Suscríbete!