"Los venezolanos" - Efecto Cocuyo

“Los venezolanos”

Persecusión de venezolanos en Ibarra, Ecuador
Leoncio Barrios | @Leonciobarrios

Leoncio Barrios, psicólogo y analista social. Escribidor de crónicas, memorias, mini ensayos, historias de sufrimiento e infantiles. Cinéfilo y bailarín aficionado. Reside en Caracas.

A principio de este siglo, en los inicios de la diáspora venezolana, decir “venezolano” en muchos de los países a donde llegaban, significaba buena formación profesional (lomito ya preparado y gratis para las empresas e instituciones), dinero detrás (CADIVI o subsidio gubernamental disponible) y hasta calidad humana, “son bien educados”, se decía.  Los venezolanos éramos, en general, apreciados.

Con la agudización de la crisis económica en Venezuela y la pérdida de esperanzas en el país, la emigración se hizo masiva y como toda producción a gran escala, perdió calidad, no la humana, por supuesto, sino la de la formación profesional y la disposición de dólares.  Emigraron, en decenas de miles, los más pobres, los menos estudiados, entre ellos, algunos problemáticos.  Los venezolanos pasamos a ser, en general, despreciados.

El grueso de los más necesitados que emigraron ya no pudieron tomar aviones, viajaron en buses y hasta a pie llegaron a pedir refugio en los países fronterizos y en los de un poquito más allá.  Esos países de donde, en los años 70 y 80, muchos de sus connacionales, habían venido a Venezuela por las mismas razones por las que los venezolanos ahora emigran: buscando cómo resolver la vida.

Ese sector de los parias de la tierra ha hecho que los venezolanos considerados como “una oportunidad” por muchos gobiernos en cuanto a política migratoria, hayamos pasado a ser “un problema” y los Estados de todo el mundo, pero particularmente, los fronterizos, escandalizados, han decidido actuar de diferente manera.

De “el venezolano” con títulos académicos, experiencia, talento de todo tipo, dinero para invertir (incluido el mal habido, que a la hora de las chiquiticas, eso poco importa para el país que los recibe), pasamos a ser “los venezolanos”, los pata en el suelo,  los pedigüeños, los infectados,  los problemáticos, los indeseables.

En este contexto, un crimen machista cometido en Ecuador por un venezolano ha prendido el fuego xenófobo.  Ocurre en un país, históricamente, de emigrantes.  Los ecuatorianos viven por decenas de millares en Madrid, Nueva York, inclusive en Caracas, y no se reporta violencia generalizada hacia ellos aún cuando, por ejemplo, un ecuatoriano haya cometido uno de los primeros crímenes machistas del 2019 en España.

Tampoco los venezolanos pensamos que los ecuatorianos, peruanos, dominicanos, mexicanos, españoles, sean criminales porque varias venezolanas migrantes han sido asesinadas por ciudadanos de esos países en aquellas tierras.

El repudiable crimen cometido por un venezolano -como todos los crímenes, como todos en los que una mujer es agredida por ser mujer- exige una respuesta de la  justicia del Ecuador y de cualquier otro país donde se cometiera uno semejante.

Hay que tener presente que  la violencia machista es uno de los problemas sociales más extendidos en el mundo, muchas veces,  ante la indiferencia de las autoridades y de la sociedad.   País que esté libre de culpa ante ese problema, que lance la primera piedra.  ¡Todos tendrán que esconder las manos!

Avivar la xenofobia

Ante el crimen machista de un venezolano en Ecuador, el Presidente de ese país ha emitido una declaración política y humanamente incorrecta. No es que haya prendido la mecha xenófoba contra los venezolanos en su país pero la avivó.

La apresurada y descontextualizada declaración del mandatario ecuatoriano al conectar el abominable crimen cometido por un venezolano a la inseguridad de su país y con ello acusar, tácitamente, a los venezolanos de tan grave problema es mostrar una incapacidad grave en un mandatario: miopía social.

Además, la estigmatización de los venezolanos que está generando esa declaración  Presidencial en el Ecuador pareciera una de las metidas de pata más grandes que un Jefe de Estado haya cometido públicamente.

Lee también:

http://efectococuyo.com/politica/canciller-arreaza-lenin-moreno-ha-incitado-una-persecucion-fascista-contra-los-venezolanos-en-ecuador/

http://efectococuyo.com/internacionales/lenin-moreno-ecuador-abrio-las-puertas-a-venezolanos-pero-no-sacrificara-seguridad/

https://www.elcomercio.com/actualidad/mujeres-murieron-ecuador-violencia-machismo.html

http://efectococuyo.com/opinion/las-venezolanas/

* * *

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores

Comentarios

No Comments Yet

Comments are closed

¡Suscríbete!