Los tiempos de la política desesperan - Efecto Cocuyo

Los tiempos de la política desesperan

Los tiempos de la política.
Oscar Morales Rodríguez

Economista con un Magister en Políticas Públicas. Colaborador de varios medios nacionales.

A pesar de que la catástrofe humanitaria impone tantas transformaciones inmediatas, es impresionante cómo siguen atornillados al poder los responsables de la destrucción nacional. Así,  lamentablemente, los tiempos de la política para resolver las injusticias, desigualdades y carencias no son los que uno desearía; los tiempos de la política no van al mismo ritmo de las demandas ciudadanas, y sobre todo, cuando se requieren soluciones duraderas y verdaderas, los tiempos de la política desesperan.

Más allá de todos nuestros dramas como sociedad, aquí no habrá desenlace si no pasamos por una solución política negociada. Y no debe ser un escándalo  mencionar la palabra “negociación”, si es que se quiere llegar a ciertos arreglos institucionales perdurables. En caso contrario, nos quedaría el extermino del otro, pero creo que en ese escenario la confrontación sería “por los siglos de los siglos”.

Para resolver nuestras diferencias, se debe tener sentido de responsabilidad, ser consistentes y coherentes, porque si tiramos a la basura el sentido de la responsabilidad, entonces tendremos una disputa indefinidamente.  Por ello, debemos establecer mínimos comunes civilizatorios y creer con fuerza en la política de los acuerdos, porque los atajos sólo nos llevan a prolongar nuestras miserias. Aunque cueste, se debe creer en la política en todo momento y no sólo cuando es conveniente.

Reitero, la solución es política y debe ser guiada por una negociación que les garantice espacios de participación al chavismo democrático (sí, sí existe), evitar la exclusión en todos los aspectos, tender puentes que eviten pugnas radicales y esquivar todo lo que pueda ser contraproducente para concretar una paz estable.

El foco está puesto en desenredar la crisis política, dado que es fundamental para llevar a cabo los planes de recuperación de la actividad petrolera, inversión en los servicios públicos, creación de empleo y mejores salarios. En otras palabras, sin final del lío político, no se va a poder superar la hiperinflación o la oscuridad en la cual vive el país.

Tiempos de la política y salida negociada

Nadie ha dicho que se va a omitir la violación a los derechos humanos ni que no habrá reparación a las víctimas, pero esto debe ser bajo un acuerdo sólido que enmarque una reconciliación nacional, y para ello se necesitan millones de venezolanos tomados en consideración, nadie debe sentirse marginado o rechazado, porque serían unos posibles insurrectos más tarde que no permitirían la gobernabilidad futura.

Pese a que demore la construcción de capacidades y la agrupación de fuerzas ciudadanas, se debe insistir en esa estrategia. Aunque irrite la frase “salida negociada”, desafortunadamente tendrá que ser así porque los que usurpan el poder no van a renunciar a sus privilegios, tienen fanáticos y varios de ellos conforman organizaciones criminales. Por más que aflija pensar que debemos proponerle garantías a quienes han cometido tanta crueldad, al menos consideremos que es de forma transitoria y por el valor preciado de la libertad.

Mientras tanto, intentemos acelerar un poco los tiempos de la política que a más de uno tiene tomando manzanilla y valeriana.

* * *

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores

Del mismo autor

Ellos juegan al caos, nosotros a la resistencia

 

Comentarios

No Comments Yet

Comments are closed

¡Suscríbete!