Los pasos sexuales de la iglesia - Efecto Cocuyo

Los pasos sexuales de la iglesia

Sínodo de la iglesia
Leoncio Barrios | @Leonciobarrios

Leoncio Barrios, psicólogo y analista social. Escribidor de crónicas, memorias, mini ensayos, historias de sufrimiento e infantiles. Cinéfilo y bailarín aficionado. Reside en Caracas.

El reciente sínodo de obispos de la iglesia católica ha recomendado al Santo Padre acoger a homosexuales que deseen ser sacerdotes.  Esto pudiera ser un paso de avance en una institución que por hacerse la ciega y sorda durante siglos ha sido cómplice de los abusos sexuales que sacerdotes “enclosetados” han cometido con niños y adolescentes, según las denuncias de víctimas.

El asunto es que esa recomendación como una medida a futuro no ve lo que está cerquita, es una propuesta miope: el problema es los curas homosexuales que están dentro de la iglesia, algunos haciendo de las suyas a diestra y siniestra. Y atención, esos curas han abusado y abusan sexualmente de feligreses no por ser homosexuales sino por ser hombres reprimidos.

El primer paso, entonces, que debería dar la iglesia católica es eximir del voto de castidad a quienes desean cumplir en la tierra con la misión de Dios.  Aún a curas heterosexuales se les puede pasar la mano o pueden meter la pata ante la necesidad de satisfacer un deseo natural. Es posible que algunos se aguanten pero otros, no.

Sin embargo, pareciera que la iglesia católica está abriendo los ojos y  pudiera admitir que los sacerdotes (y las monjas) son seres sexuados como cualquier otro ser humano.  Eso le permitirá admitir que en su seno hay curas homosexuales y podrán ingresar más, entonces, lo deseable sería aceptarlos, apoyarlos.

Si la iglesia católica se flexibiliza en materia sexual haría un gran aporte a la humanidad porque el problema no ha sido el que hayan sacerdotes homosexuales sino que las sociedades homofóbicas han hecho de la iglesias un excelente refugio para unos hombres que no han podido aceptar/expresar públicamente su deseo por otros hombres.  De hacerlo corrían el riesgo del ostracismo en esta vida y, según sus creencias, el sufrimiento eterno en las pailas del infierno, en la otra. Es como mucho.

Una posible explicación de lo que pasa dentro de la iglesia con los curas homosexuales es que allí llegan tratando de salvar su alma, de “librarse del deseo corporal”, pero resulta que el ambiente eclesiástico es más represivo que el seglar y el deseo se incrementa, llevándolos a cometer actos pecaminosos e ilegales.  Lo hacen en secrecía, como la iglesia obliga, pero se les pasa por alto que, según ellos mismos, Dios está en todas partes con los ojos bien abiertos y los oídos bien parados y, además, que sus victimas son de carne y hueso, tienen memoria, lengua y mano para denunciar.

Doblemente reprimidos

Los curas homosexuales están doblemente reprimidos pero con el poder que da una sotana pueden abusar sexualmente de quienes son más fáciles de manipular y dominar: niños y adolescentes.  Digo abusado porque esas son las denuncias que se conocen; los amoríos, las pasiones consentidas, que también deben darse en el seminario o en la sacristía, no son problema porque de eso se trata; de aceptar el deseo sexual y afectivo entre hombres como parte de la realidad y  encontrar un cauce para esas pasiones.

Queda por ver, también, en el caso de que las instancias superiores del Vaticano admiten la propuesta del sínodo, cómo van a hacer el examen de admisión a los seminaristas.  La administración de Clinton cuando decidió admitir homosexuales en el ejército aplicó la regla de “No preguntes, no digas”, una forma estimular el ocultamiento de una realidad, como lo hace por principio la iglesia, pero ojalá no aplique métodos violatorios de los derechos humanos como lo está haciendo, en pleno siglo XXI, el gobierno de Túnez.

La iglesia católica tiene que darse cuenta de que la época del silicio ya pasó.  Si tiene ojos, que vea, si tiene oídos, que oiga; dijo el profeta.

Aunque este escrito sobre la iglesia pareciera tocar aspectos de teología, por supuesto que no ha sido esa la intención, eso lo harán quienes saben del asunto, yo me he referido a la sexualidad, a otras necesidades divinas dentro de la iglesia pero más carnales.

 

Lee también:

http://efectococuyo.com/opinion/acuso-abuso/

http://contrapunto.com/noticia/el-sinodo-recomienda-favorecer-acogida-en-la-iglesia-de-homosexuales-231445/

http://contrapunto.com/noticia/human-rights-watch-denuncia-practica-de-examen-anal-a-homosexuales-en-tunez-233013/

 

* * *

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Comentarios

No Comments Yet

Comments are closed

¡Suscríbete!